Los 62 años de Jorge Ramos los cumple en cuarentena

El periodista guarda reposo en su casa porque tuvo contacto cercano con una persona que estuvo con alguien que fue diagnosticado con el coronavirus.

Por:  EFE

El mexicano Jorge Ramos, considerado el periodista de habla hispana más famoso de Estados Unidos, llega este lunes a los 62 años de una forma muy distinta a lo que tenía planificado, todo gracias al coronavirus.

Ramos tenía desde hace semanas en su agenda viajar al estado de Arizona (EE.UU.), donde estaba previsto para este domingo un debate de los precandidatos presidenciales demócratas Joe Biden y Bernie Sanders.

Él sería uno de los moderadores, el representante de los latinos.

Sin embargo, el periodista se ha quedado en su casa en Miami, en lo que su empleador, la cadena Univision, describió como "una abundancia en cautela".

El conductor no asistirá pues tuvo contacto cercano con una persona que estuvo con alguien que fue diagnosticado con el coronavirus. Su compañera en el Noticiero Univision, Ilia Calderón, le ha sustituido.

En un video publicado en la cuenta de Instagram de su programa Real America with Jorge Ramos, el periodista explicó que los médicos le habían autorizado asistir al debate, pero prefirió prevenir.


Su actitud fue aplaudida por muchos de sus fans, como un ejemplo de "conciencia ciudadana" y una muestra más de las razones por las que es considerado por sus colegas angloparlantes como la autoridad en lo que se refiere a los temas de los latinos.
 

"Jorge Ramos tiene el cabello de plata y los ojos grises, pero dentro de ese anillo de acero late un corazón de oro", escribió en 2015 sobre él la principal periodista y analista de asuntos internacionales de CNN Christiane Amanpour en la revista TIME.

Ese año Ramos estuvo en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de esa publicación y ahora tiene siete premios Emmy, los más prestigiosos de la televisión, y el premio Maria Cabott a la excelencia periodística, entre muchos otros.

Además, es considerado el segundo latino más reconocido en Estados Unidos, según la organización Pew, que lidera estudios sociales.

No es santo de la devoción de todos. Otros en las redes le acusan de "siempre querer llamar la atención", mientras que algunos de sus colegas han asegurado que traiciona a la profesión cada vez que emite opiniones, pero Ramos tiene una respuesta para ellos.

"Si un periodista está del otro lado del poder, es que está bien", afirmó durante una conferencia en la última jornada de la 75 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebrada en octubre de 2019.

Los comunicadores se "equivocan" cuando creen que basta con contar la verdad de lo que ocurre, afirmó.

"Estamos obligados a tomar partido" en "discriminación, racismo, corrupción, mentiras públicas, derechos humanos y dictadores", subrayó el periodista mexicano para defender que no siempre se debe adoptar una postura neutral.

Desde que se convirtió en uno de los conductores del Noticiero Univision en 1986, Ramos ha sido una de las caras más familiares para los Latinos que viven en Estados Unidos.

Hoy en día, cuando la audiencia de los canales de televisión no para de encogerse y los programas de noticias son vistos por muchos como obsoletos, la emisión presidida por Ramos y Calderón mantiene los dos millones de telespectadores.


La audiencia angloparlante se enteró de quién era en agosto de 2015, cuando sostuvo una pelea verbal con el entonces candidato presidencial Donald Trump, durante una rueda de prensa, por sus insultos a los mexicanos y su política migratoria.



Ramos volvió a saltar a la actualidad informativa en febrero del año pasado cuando fue retenido en el Palacio de Miraflores en Caracas y le confiscaron sus equipos, luego de que al mandatario Nicolás Maduro no le gustaran sus preguntas y se levantara de la entrevista.

En los debates políticos tampoco es un extraño, ya que el periodista había moderado un debate de los candidatos demócratas en este ciclo de la contienda electoral y, como es su costumbre, les confrontó con decisiones que han afectado negativamente a los latinos.

Quizá tuviese la esperanza de un momento similar, para comenzar a celebrar los 62 años. Sin embargo, ha debido sacar tiempo para su proclamado amor a su familia.

Jorge Ramos tiene a sus dos hijos, Paola y Nicolás, en Miami, así como a su pareja, la conductora venezolana Chiquinquirá Delgado, y a Carlota, la hija de nueve años de ella.
 

Más Noticias