Lo que hay que saber sobre la Semana de la Moda de Londres

El evento está dedicado a las colecciones otoño/invierno 2020-2021.

Por:  AFP

Exploración del estilo británico, colecciones más responsables ecológicamente y  participación china en fuerte descenso son elementos que marcan el resumen de la Semana de la Moda de Londres, dedicada a las colecciones otoño/invierno 2020-2021.

- La sombra del nuevo coronavirus 

La participación de los minoristas y los medios de comunicación chinos en Londres se redujo considerablemente debido a las restricciones de viaje impuestas por la epidemia de nuevo coronavirus.

Un duro golpe para la industria de la moda, ya que los chinos son los mayores consumidores de lujo del mundo.

Esta epidemia tiene un "impacto negativo importante" en la demanda de lujo, advirtió el 7 de febrero Burberry, obligado a cerrar temporalmente 24 de sus 64 tiendas en China. El resto funciona con horarios reducidos.

Mientras los contagios superan los 72.000 casos en China continental y alrededor de 900 en unos 30 países, el British Fashion Council, organismo que representa a la moda británica, tomó medidas de precaución con una limpieza a fondo del principal lugar de desfile y la puesta a disposición de gel desinfectante.

Sin embargo, los participantes en los desfiles permanecieron flemáticos, ya que sólo unos pocos llevaban máscarillas sanitarias sobre el rostro.

- Estilos optimistas -

¿Le preocupa el coronavirus? ¿El invierno le parece interminable? Observe las coloridas colecciones de la serbia Roksanda o de la británica Molly Goddard para animarse. 

Entre las piezas más destacadas de Roksanda, un voluminoso vestido de fiesta de seda naranja fluorescente con una cola violeta.

Los emblemáticos vestidos de tul de Molly Goddard se superponen a tejidos jacquard, para un look infantil y alegre.

Texturas y volúmenes es el "nuevo estilo", explica por su parte JW Anderson. Para su nueva temporada quería "algo optimista". En buen irlandés, se inspiró en la famosa cerveza Guinness para los colores y el diseño de algunos vestidos. "Había algo bonito en la tipografía de Guinness, había oro, negro, un pequeño toque de plata", explica el creador.

¿Quiere ser la reina de la noche? Opte por un traje de lentejuelas de Halpern con pantalones patas de elefante o bien por un traje con cristales, con capucha haciendo juego de Richard Quinn.

- Exploración del estilo británico -

En una época de introspección para el Reino Unido, sobre el trasfondo de Brexit, los creadores recurrieron a materias típicamente británicos como el tweed Harris en Vivienne Westwood, con rombos beige clásicos iluminados con toques de violeta.

Margaret Howell, que celebra este año los 50 años de su marca, se mantuvo fiel al estilo británico, con una gabardina corta con las piernas desnudas, faldas plisadas y corbatines anudados en las blusas. Un estilo colegial chic.

Con tartanes escoceses, pantalones beige de jinete y capuchas de lana, las modelos están listas para un fin de semana en Balmoral, la residencia de Elizabeth II en Escocia.

Para Burberry, el director creativo Riccardo Tisci sigue revisando la gabardina que hizo famosa a la marca, para rejuvenecerla y hacerla más sexy. En su cuarta temporada, creó abrigos híbridos entre la manta y el tapado y mezcló audazmente diferentes estampados cuadriculados.

- Conciencia medioambiental -

Ya no es posible para los diseñadores ignorar el impacto medioambiental de su industria, que los militantes de Extinction Rebellion les recordaron durante un encuentro el sábado.

Utilización de materias renovables, "upcycling" (nueva vida de la ropa y accesorios), los diseñadores innovadores fueron destacados en una exposición del British Fashion Council sobre la "moda positiva". 

Las grandes marcas también están cambiando. Burberry anunció que su desfile estaba certificado como "neutral en emisiones de carbono" y Tommy Hilfiger presentó su colección primavera 2020 como la más respetuosa del medioambiente jamás producida.

La Semana de la Moda también propuso este año traer trajes de alta calidad para intercambiarlos. 

El irlandés Richard Malone, uno de los jóvenes diseñadores más avanzados en el ámbito del desarrollo sostenible, recibió el premio internacional Woolmark el lunes por la noche, mientras que el primer premio Karl Lagerfeld a la innovación recompensó a la estadounidense Emily Adams Bode, una verdadera as del "upcycling".

Más Noticias