Publicidad

Actualizado hace 336 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Espectáculos
07:53 AM / 31/05/2015
Las confesiones de Jeannette Rodríguez, la eterna "Cristal"
Nayib Canaán
Panorama
Agencias

Antes que Gaby Spanic y Coraima Torres,  estaba ella.  Era el rostro  de exportación  en nuestras telenovelas, la diva, la más solicitada, la reina de la pantalla chica. Una celebridad que paralizó España, cautivó Italia y enamoró a cuanto país quiso. 


 Jeannette Rodríguez es y seguirá siendo “Cristal”;  aún 30 años después de su transmisión en Venezuela.  El aniversario amerita celebración, y ella lo hace con PANORAMA. Para estas fechas, en 1985, la caraqueña ya habitaba en la piel de Cristina  Expósito, la modelo que desfiló por las pasarelas del drama, del éxito y  de la popularidad, llevándola a la gloria. Sí, esta rubia de 54 años recién cumplidos, le dio la vuelta al mundo con su primer protagónico. Fue la antecesora  de “Kassandra” y  la Gaby Espino de los años 80.

Protagonizó la telenovela junto a Carlos Mata
 

Alejada de los reflectores, contesta desde Miami nuestra  la llamada  para revivir  la mejor época de su vida. Comienza  diciendo que  no hizo casting. La protagonización fue a dedo, pues era parte del contrato con RCTV. “Era artista exclusiva y no podía elegir, ni siquiera leí la historia,  confié en mis jefes”.


   Ya había hecho a Paty en “Leonela” y a  Yolandita en “Topacio”, así que ya le tocaba... Cuando la arropó la fama, ni cuenta se dio. “Era actriz y trabajaba en lo que amaba, así que no tuve tiempo para pensar en que era reconocida. Yo soy del pueblo, de la calle, vengo de a pie, me debo al público por ser una mujer de la televisión”. 
  
 —¿Qué le queda de “Cristal”? ¿la fama, el dinero o el recuerdo?
—Un poco de todo; no vivo de los recuerdos, pero siguen estando. La fama  es inevitable, fue parte de un trabajo que me llevó a muchos países. Y bueno, de dinero no me gusta hablar, pero mi carrera me  ha ayudado a mantenerme en estos años.

La telenovela rompió record de audiencia en Venezuela y otros países
 

 —No vive de los recuerdos, pero debe  tener frescos algunos momentos importantes de aquel “boom”...
—Sí, por supuesto. Tengo frescos varios episodios, por ejemplo, yo vivía metida en un estudio de televisión todo el día; llegué a pasar 16, 18, hasta 24 horas. A veces lo que grabábamos en la mañana era lo que salía a las 9:30 de la noche. Delia Fiallo enviaba los libretos por avión y había que correr para grabar de inmediato.

 —La fama le ocasionó muchos dolores de cabeza. ¿Cuáles fueron los analgésicos que la calmaron?
—La familia, el deporte, la buena lectura, los amigos y  mi fe en Dios porque  soy muy creyente, muy católica. Todo lo he dejado en manos del Señor. 


 —¿Se llegó a convertir en una diva inaccesible por culpa de la fama?
—Más que en una diva, me convertí en un producto.  He vivido momentos difíciles, porque así como me llegó la fama muy jovencita  también hubo gente abusadora que trató de aprovecharse, de hacerme daño, haciéndome  lejana, inaccesible,  pero rompí con todo eso. Ya nadie podrá abusar de mí,  nadie podrá utilizarme. Ahora  nada lo hago obligado, o  forzado.  

 —¿Qué le critica a la televisión?
—El exceso de historias  de narcotráfico. Los latinos no somos solamente eso, al contrario, somos muy apasionados, tenemos capacidad de trabajo, de lucha, somos muy alegres, divertidos, buenos. Por eso no estoy de acuerdo con mostrar tanto ese  sector que no es el que mejor nos deja parados.
 
 —¿Por qué se  alejó de  Venezuela?
—Me retiré por varios trabajos en el exterior. Luego me hice residente en Estados Unidos y después retomé mi carrera en España. Tenía planes para volver a Venezuela, pero cerraron RCTV.

 —¿Es decir que  algún día podría volver a nuestra novelas?
—¡Claro! Me encantaría regresar, ojalá sea pronto. Quiero un personaje bonito, que no tenga que ver  con política, que sea muy divertido; aunque no me desagrada una villana, de hecho, yo me formé haciendo el papel de mala.

 —Antes decía que era impulsiva, terca e intransigente. ¿Ha cambiado?
—(Risas).  ¡Ay Dios! Fui impulsiva, intransigente creo que no. Y bueno, la terquedad aún me persigue.


 —Dicen que es mejor estar sola que mal acompañada. ¿Es su caso?
—Definitivamente. Yo digo que también es hermoso saber estar con uno mismo; es muy importante amarse y respetarse como ser humano. La compañía es para compartir y pasarla bien, no para llenarse de energías negativas, ni para cambiar tu esencia. Por eso trato de estar rodeada de gente positiva, que me aporta algo, que  me enseñe. No me gustan  las críticas, los señalamientos.


 —Muchas mujeres sueñan con la maternidad. ¿Usted no?
—No, no fue mi prioridad, Me encantan los niños, quizás hubiese sido una mamá muy sobreprotectora, pero Dios sabe lo que hace. 


 —¿Entonces nunca se frustró por no haber tenido hijos?
—No.  Lo que pasó fue que nunca llegó la persona indicada. No soy de esas mujeres que solo piensan en tener un hijo para no estar sola. Hubiese sido muy  difícil responderle a un niño cuando me pregunte por su padre. Por eso no me arrepiento de mis decisiones.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
1Comentarios

1

jhon avila 31/05/2015 08:49 AM

Jejejejejejeje que ratota jejejejeeh es verdad esta snr debe tener minimo 60 años


AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS