Juventud, divina locura: Billie Eilish en su momento

“Desde siempre, he estado cantando todo el rato. Cantaba tanto que mi familia tenía que mandarme callar” dijo respecto a su infancia.

Por:  EFE

Tiene 18 años recién cumplidos, más de 50 millones de seguidores en Instagram, y una carrera musical que ya querría más de un veterano: Billie Eilish, que ya había hecho historia al conseguir estar simultáneamente nominada a los cuatro Grammys más importantes (álbum del año, grabación del año, canción del año y mejor nuevo artista), ha marcado un nuevo hito.

Y es que no solo es la primera mujer que logra ganar a la vez los cuatro premios, sino la artista más joven en hacerlo.

 Además, nadie lo lograba desde Christopher Cross en 1981, el primero en hacerlo y, hasta hace muy poco, el único. Ahora, Eilish ha realizado esa proeza a una edad mucho más temprana que la de Cross cuando lo consiguió.

Además, a ese “Póker de los Grammy” la artista sumó un quinto premio: el de mejor disco de pop vocal. Y a su vez, su hermano y compañero artístico Finneas, consiguió los galardones a productor del año y mejor ingeniería de un álbum.

¿Y qué dijo Billie Eilish ante tal acontecimiento? Su primera reacción, vino en forma de una exclamada pregunta: “¿por qué?”.

 Y es que si hay algo además de su música, y su peculiar estilo de la moda, por lo que esta joven sea todo un icono es por su personalidad, que puede desgranarse a través de sus declaraciones y su historia.

CANTANDO CASI DESDE LA CUNA.

“Desde siempre, he estado cantando todo el rato. Cantaba tanto que mi familia tenía que mandarme callar” dijo respecto a su infancia, y sus primeros pinitos en el mundo de la música, en una entrevista a Vogue. 

Y es que desde que vino al mundo el 18 de diciembre de 2001, en el seno de una familia de artistas. La actriz Maggie Baird y el músico y guionista Patrick O'Connell son sus padres, y su hermano Finneas también es músico.

 Billie Eilish Pirate Baird O'Connell, de ascendencia escocesa e irlandesa, demostró que iba a continuar con la costumbre de su linaje: ser una artista.

“Con once años empecé a componer” explicó en la misma entrevista, donde también relató que cantaba en un coro.

También aprendió a tocar varios instrumentos, como el piano, la guitarra y el ukelele. Y muy pronto empezó a crear sus propias canciones, porque, para ella “escribir canciones es un buen modo de expresar las emociones”, según dijo a Teen Vogue.

Y es que para Eilish “las cosas deben hacerse, sin más cuestionamientos, simplemente respondiendo a la fuerza de una idea que te pide no quedarse encerrada en la cabeza”, según explicó a The Red Bullet.

“Me he habituado a sentir intensamente el presente” añadió para el mismo medio, algo que ella atribuye a haber crecido con la música: “Si estoy comiendo pienso en esas delicias; si estoy componiendo me conecto con la sensación de la letra, con la esencia de la historia”.

Pero, ¿se imaginaba entonces esa niña que llegaría tan lejos como ahora? La realidad es que no.

Así lo relató: “inconscientemente preferí no tener sueños de grandeza ni nada de eso, sino estar ahí: en mis clases de ballet, sintiendo profundamente mi cuerpo; aprendiendo piano, inmersa en las notas”.

ENTRE LUCES Y SOMBRAS.

Y sin embargo, sin comerlo ni beberlo, aquello que nunca había imaginado se cumplió.

 Fue cuando, en 2016 -Billie tenía catorce años- subió la canción “Ocean Eyes”, compuesta por su hermano Finneas, a internet, para un trabajo de clase. Y aunque ella misma aseguró a Teen Vogue que “no había más intenciones”, el tema se viralizó.

Desde entonces, Billie fue compartiendo otras canciones, que reunió en un primer EP en 2017, “Dont Smile at Me”.

Dos años después vio la luz su primer disco, ese con el que ha logrado triunfar en los Grammy, “When We All Fall Asleep, Where Do We Go?”, compuesto por ella y producido por su hermano Finneas.

Pero la historia de Billie Eilish no es solo la de una niña prodigio en la música. También destaca en Instagram y en sus vídeos y apariciones públicas por sus "looks", que están en boca de todos. Y, de hecho, para ella, “ese era el objetivo”, según dijo a Vice.

Además, su historia es la de una joven luchadora, ya que desde pequeña ha convivido con el Síndrome de Tourette :“Me lo diagnosticaron a los 12, y crecí con ello. Resulta raro, porque forma parte de lo que siempre he sido y soy”, contó a Garage Magazine.

Su lucha también ha sido contra la ansiedad, la depresión, y las tendencias autolesivas, según confesó en una entrevista con Gayle King, en The Gayle King Grammy Special: “No quiero ser demasiado oscura, pero… Hubo una época en la que no pensaba que fuese a llegar a los 17 años”.

Ante la pregunta de King sobre si pensaba hacerse daño, Eilish respondió con un rotundo “sí”, y relató: “recuerdo que en una habitación de hotel había una ventana, y yo... Dios, recuerdo llorar pensando que la forma en la que iba a morir era por mi propia mano”.

LUCHADORA Y COMPROMETIDA.

Por suerte, Eilish pudo superarlo, aunque en su momento no lo creyó: “Nunca pensé que podría volver a ser feliz”, que confesó haber estado “muy infeliz y triste”.

 Pero ahora, con otro chip, trata de animar a los fans y otras personas que se han encontrado en el camino pasándolo como ella: “por favor, cuídate y sé bueno y amable contigo mismo. No des ese paso extra con el que te harás más daño y nunca del que no puedas volver atrás”.

También, como buena nativa de las generaciones digitales, está comprometida con las causas que preocupan a los jóvenes, como el feminismo, el "body positive" o, más recientemente, el cambio climático.

“En los últimos shows tenemos a alguien de una empresa llamada REVERB que nos ayuda a hacer las cosas de la manera más ecológica posible”, dijo en una entrevista con Alfa Radio.

Y ahora, con el triunfo reciente de los Grammy, el mundo sigue esperando su colaboración con otra de las triunfadoras del año, Rosalía.

Para la revista Spin Eilish dijo: “no me gusta trabajar con personas”, admitiendo que la pregunta “¿con quién te gustaría colaborar? me la hacen todo el tiempo”.

Pero Rosalía dejó claro sobre la alfombra roja que puede ser una excepción: “yo grabé una parte vocal y estoy esperando a que ambas -Eilish y ella- tengamos tiempo para volver al estudio y terminarla”, dijo, desvelando que la canción está en proceso de creación.

Sea como sea, Eilish está ahora disfrutando de su regalo atrasado de cumpleaños y Navidad, tan merecido: el triunfo en los Grammy. “He crecido viendo estos premios y me siento muy agradecida y honrada de estar aquí con todos vosotros", dijo durante la entrega.

La trayectoria de Billie Eilish, tan precoz y exitosa, parece apuntar a que esto no ha hecho más que empezar. Al fin y al cabo, tiene toda su juventud y madurez para seguir triunfando. Y, seguramente, sea algo que ella misma vaya relatando, una vez más, en sus propias palabras

Más Noticias