Issey Miyake y Schiaparelli llenan de surrealismo la pasarela

Las firmas presentan sus colecciones otoño-invierno 2020/21 en la Semana de la Moda de París.

Por:  EFE

Desde un jersey infinito hasta una chaqueta con botones en forma de ojo, la moda pretende salir de la rutina con detalles surrealistas, como demostraron este domingo 1 de marzo en la Semana de la Moda de París Issey Miyake y Schiaparelli, en la presentación de sus colecciones otoño-invierno 2020/21.

La firma japonesa incoaron ha encontrado su nicho en los desfiles espectáculo y ha comprendido que, si estos son el momento de transmitir la emoción que hay detrás de la colección, la pasarela no puede ser sólo una procesión de modelos.

Abrieron el espectáculo dos artistas que dibujaron sendas siluetas en un muro blanco. Están siluetas fueron luego recortadas y por y el hueco que dejaron en la pared comenzaron a salir las maniquíes con conjuntos de punto en blanco y negro, como si realmente fueran un boceto.

Destacaron los colores tierra, como el terracota y el marrón oscuro, pasando por tonos crema en largos abrigos de lana a modo de capas, mientras que el lila -color de moda para este verano- entra también en la línea invernal de Miyake con abrigos impermeables de estampados gráficos en un tejido tan volátil que parecía papel.

En el carrusel final, grupos de modelos paseaban unidas en jerséis cuyas mangas se prolongaban hasta el siguiente jersey creando una cadena. Una declaración de igualdad y cariño singular en este sector.

"¿Estamos unidos más allá de los idiomas y culturas por las emociones que compartimos?", preguntaba la marca al público en una nota; el mensaje coincide con una Semana de la Moda particular, donde diseñadores, compradores y otros invitados intentan evitar el contacto físico por la epidemia del coronavirus.

A dos días de que termine la presentación de las tendencias del próximo otoño-invierno, también mostró su colección la casa de alta costura Schiaparelli, que con el diseñador estadounidense Daniel Roseberry a la cabeza, ha empezado a trabajar unas líneas muy potentes de prêt-à-porter.

Los códigos de la diseñadora surrealista estuvieron presentes en botones de ojos, candados y cerraduras en chaquetas masculinas y en estampados impresos sobre camisas y vestidos de seda con imágenes directamente escaneadas en los estudios de la marca: pulpos, tarros de perfume y pieles de animales.

En joyería, Roseberry ha dado rienda suelta al surrealismo de la fundadora de la firma, Elsa Schiaparelli, amiga de artistas como Salvador Dalí: una oreja dorada con aros se convierte en un pendiente o una muela sirve para engarzar una perla.

Una tendencia divertida que promete dar mucho de que hablar.

Más Noticias