Hollywood y su cine quieren ser más ecológicos

Algunos científicos han acogido con satisfacción este renovado celo de las estrellas de cine por el cambio climático, otros cuestionan si en realidad son un ejemplo a seguir.

Por:  AFP

Desde brillantes galas veganas hasta trajes reciclados en las alfombras rojas: Hollywood ha intensificado sus esfuerzos en esta temporada de premios para reducir su huella de carbono.

Y aunque algunos científicos han acogido con satisfacción este renovado celo de las estrellas de cine por el cambio climático, otros cuestionan si en realidad son un ejemplo a seguir.

En las galas de los Globos de Oro, los premios del sindicato de actores (SAG) y los de los críticos se sirvieron menús de vegetales en lugar de las cenas típicas en estos espectáculos a base de carne.

Hongos maitake asados con queso vegano fue el plato que degustaron los asistentes al almuerzo que todos los años se celebra con los nominados al Óscar, cuya ceremonia, el 9 de febrero, tendrá un menú "70% vegetal".

Estos cambios fueron "valientes y compasivos", según el actor Joaquin Phoenix, un reconocido activista vegano que dijo que era la primera vez que comía en los Globos. También se llevaron elogios de otros defensores del medio ambiente como Leonardo DiCaprio y Mark Ruffalo.

Dentro de estos eventos llenos de estrellas, pocos se quejaron. Aunque el comediante Seth Meyers observó irónicamente que fue una suerte que los "críticos de comida" no fueran invitados a los premios Critic's Choice.

Científicos como Brenda Ekwurzel, del grupo Union of Concerned Scientists, celebran la postura.

"Es muy importante lo que hizo Hollywood" y "muy emocionante para mí como científica", dijo a la AFP, explicando que convencer a la gente de que cambie su dieta es una de las mejores formas de reducir inmediatamente las emisiones.

Cambiar la dieta de 1.500 invitados pudo reducir la huella de los Globos de Oro aproximadamente 10 veces, ahorrando de 10 a 15 toneladas equivalentes de CO2, según el climatólogo Peter Kalmus.

A modo de comparación, una persona promedio en Bangladés genera una tonelada por día.

Pero una sola estrella que como resultado se convierta en activista contra el calentamiento global puede tener un "efecto dominó" mucho mayor en el público en general o incluso en los políticos, dijo Kalmus.

Más Noticias