Gobierno de Bolsonaro carga contra la cineasta brasileña nominada al Óscar

Brasilia acusó a  la directora del documental Democracia em vertigem  de estar "difamando la imagen del país en el exterior con 'fake news". Lula salió en defensa de la cineasta.

Por:  EFE

El Gobierno brasileño, liderado por el ultraderechista Jair Bolsonaro, calificó de "activista anti-Brasil" a la cineasta Petra Costa, nominada al Óscar a mejor documental por Democracia em vertigem, a quien acusó de estar "difamando la imagen del país en el exterior con una serie de fake news".

Las críticas, motivadas por las declaraciones que la documentalista brasileña hizo el lunes 3-F en un emisora pública de los Estados Unidos, fueron publicadas en la cuenta oficial de Twitter de la Secretaria de Comunicación Social de la Presidencia de la República (Secom).

"Es inaceptable que una cineasta cree una narrativa llena de mentiras y pronósticos absurdos para denigrar a una nación solo porque no acepta los resultados de las elecciones", afirma la publicación.

En otro mensaje, el Secom añade: "Sin la menor noción de respeto por su nación y por el pueblo brasileño, Petra afirmó en un guion irracional que la Amazonía se convertirá en una sabana y que el presidente Bolsonaro ordena el asesinato de afroamericanos y homosexuales".

En un vídeo también difundido en sus redes sociales, el Secom rebate las declaraciones de la cineasta, a su parecer infundadas, y cita programas anunciados por el Gobierno, como la creación de un Consejo de la Amazonía.

Estas críticas a Petra Costa generaron respuestas inmediatas de políticos brasileños, como la del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien criticó a Bolsonaro por usar la estructura de Gobierno para atacar a la directora de "Democracia em vertigem".

"Mi solidaridad con Petra por su coraje al narrar los hechos en tiempos de guerra a la verdad", publicó en Twitter el líder del Partido de los Trabajadores (PT).

En la misma línea se manifestó la expresidenta Dilma Rousseff, quien aprovechó para tachar a Bolsonaro de "machista, racista, homófobo, enemigo de la cultura, defensor de dictaduras, de la tortura y de la violencia policial, y amigo de milicianos".

Rousseff defendió a la cineasta brasileña por ser "mujer, talentosa" y hacer "un filme que destapa el golpe del juicio político ilegal de 2016 (por el que fue destituida como presidenta) que llevó el país al desastre llamado Bolsonaro".

De hecho, la obra de Costa nominada a los premios más famosos de la industria cinematográfica narra en primera persona los últimos acontecimientos políticos de Brasil, desde el auge de la izquierda con la llegada al poder de Lula en 2003, hasta la irrupción de la ultraderecha.

En concreto, el documental retrata con un enfoque íntimo el juicio político que en 2016 llevó a la destitución de Rousseff (2011-2016) por irregularidades en el manejo de los presupuestos.

Más Noticias