Fotos / Polémica por estatua de Medusa frente a tribunal de Nueva York

La obra invierte los papeles del mito clásico: es Medusa la que porta la cabeza de su asesino Perseo. Fue instalada frente al tribunal donde fue juzgado Westein.

Por:  Agencias

Medusa, el monstruo del antiguo mito griego, triunfa en la ciudad de Nueva York, sosteniendo en alto la cabeza de su asesino, Perseo, en una estatua de bronce de dos metros de alto frente al Tribunal Penal del Condado de Nueva York en el Bajo Manhattan.

La obra, que se halla junto al tribunal donde Harvey Weinstein fue juzgado y sentenciado a 23 años de prisión por violación y agresión sexual, ha generado una gran controversia.

'Medusa con la cabeza de Perseo' es obra del escultor argentino Luciano Garbati, quien se inspiró en la trágica historia de Medusa, tal como la contó el poeta romano Ovidio en su Metamorfosis.

El dios Poseidón violó a Medusa, quien luego fue culpada y castigada por Atenea, quien maldijo a Medusa convirtiéndola en un monstruo mortal con serpientes en vez de cabello.

El héroe Perseo derrotó a Medusa decapitándola. Garbati quería humanizar a la mujer detrás del mito y cuestionar su identidad como monstruo. Se basó para su escultura, creada originalmente en 2008, en la obra maestra del Renacimiento Perseo con la cabeza de Medusa, de Benvenuto Cellini, situada en la Piazza della Signoria en Florencia.

Pero la historia es reinterpretada por Garbati, que invierte la imagen que a lo largo de los siglos se usó para representar el mito: ahora es ella la que sostiene la cabeza de Perseo.

Garbati publicó una versión en resina en Instagram en junio de 2018. Con el movimiento #MeToo en pleno apogeo tras las acusaciones de abuso sexual contra Weinstein, la Medusa de Garbati fue adoptada por algunos como un símbolo feminista de igualdad y justicia.

Pero algunos se han ofendido porque la obra presuntamente pretende modificar la historia alrededor del mito. También hay controversia por la falta de vello púbico de la estatua, que dicen refleja las convenciones de belleza idealizada.

"Creo en la necesidad de la igualdad de género y es un honor para mí ser parte de la discusión", dijo Garbati a Artnet News. "La falta de vello corporal fue una elección artística hecha en la tradición de la escultura clásica. Lo mismo ocurre con las representaciones masculinas".

En declaraciones al diario Clarín el artista dice que con su obra no reivindica la venganza, como han criticado algunos: "Medusa no es otra cosa más que una víctima, de una violación, de una maldición, del exilio y, finalmente, de este hombre que fue a matarla para lucirse".

Luciano Garbati comenzó su formación artística en su Buenos Aires natal y la continuó en Roma, donde perfeccionó su técnica y profundizó su amor por el manierismo italiano.

Más Noticias