El Museo del Louvre reabrió sus puertas solo para 7.000 personas por día

El museo no había cerrado durante un periodo tan prolongado desde la Segunda Guerra Mundial.

Por:  AFP

Después de tres meses y medio de confinamiento, el Museo del  Louvre de París, el  más visitado del mundo, reabrió este lunes 6 de julio sus puertas, pero con el desplome del turismo debido a la pandemia, la afluencia fue reducida y sobre todo local.

Un puñado de visitantes aguardaba con mascarilla la apertura poco antes de las 9:00 de la mañana, junto a un cartel que avisaba de que ya no quedaban entradas para la jornada.

Por motivos sanitarios, el museo solo prevé “acoger a unas 7.000 personas diarias, frente a las 30.000” que recibía antes de la epidemia de la covid-19, indicó su presidente Jean-Luc Martínez, a los pies de la pirámide de vidrio y metal que sirve de entrada al Louvre.

“¡Lo echaba mucho de menos, hacía cinco meses que no venía!”, afirmó a la AFP, Elodie Berta, guía especializada en obras de "street art". “París no puede vivir sin la cultura”, agregó esta parisina, visiblemente emocionada.

 Ver “al fin La Gioconda”

“Esta es nuestra quinta o sexta visita al Louvre. Pero nunca hemos podido ver 'La Gioconda', ¡esta vez esperamos que sí!”, dijo Helene Ngarnim, habitante de la capital que vino acompañada de sus dos hijos adolescentes.

El 75% del público habitual del Louvre son extranjeros, especialmente estadounidenses, chinos, surcoreanos, japoneses y brasileños. En cambio, en estas primeras semanas, el Louvre cuenta con recibir principalmente a franceses y ciudadanos de los países europeos vecinos, como Juse, una estudiante italiana que se encuentra de vacaciones en la capital gala con su familia.

“Creíamos que el Louvre estaría cerrado. Cuando vimos que reabría hoy, reservamos en seguida”, dijo esta joven en su segunda visita al museo.

El Louvre no había cerrado durante un periodo tan prolongado desde la Segunda Guerra Mundial.

Tras haber registrado más de 40 millones de euros (45 millones de dólares) de pérdidas debido al confinamiento, la dirección prevé tres años difíciles, habida cuenta de que el número de billetes vendidos en 2020 estará muy lejos del récord de más de diez millones alcanzado en 2018 y de los 9,6 millones registrados el año pasado.

El dispositivo para acoger a los visitantes fue estudiado con detalle para evitar cualquier incidente sanitario que pudiera obligarle a cerrar de nuevo. Martínez precisó además que el Louvre podría suprimir algunas franjas horarias si surgiera algún problema.

No obstante, la dirección se muestra confiada debido sobre todo a que se trata de espacios muy amplios.

Todos los visitantes mayores de 11 años deberán llevar mascarilla desde el momento en que se coloquen en las filas para entrar.

La Gioconda, La Victoria de Samotracia, La Libertad guiando al pueblo, La balsa de la Medusa, La Venus de Milo... la mayoría de maravillas del Louvre podrán ser admiradas, mientras que 30% de las colecciones no serán accesibles en un primer momento, como La escultura francesa durante la Edad Media y el Renacimiento y las artes de África, Asia, Oceanía y las Américas.

Pero seguirá habiendo mucho por ver: más de 30.000 obras en una superficie de 45.000 m2. Y sin la masiva afluencia habitual, el público disfrutará de una visita más tranquila.

Sin vuelta atrás

Unas flechas azules indicarán el recorrido a seguir y no se autorizará la vuelta atrás. Habrá señales en el suelo para evitar las aglomeraciones en lugares estratégicos como frente a La Gioconda.

La única exposición temporal abierta es Figura de artista, inaugurada antes del confinamiento y ahora prolongada. Presenta una selección de pinturas, especialmente retratos de los que el Louvre se enorgullece, como de Rembrandt, Dürer, Delacroix y Vigée-Lebrun.

La temporada que debía consagrarse a los genios del Renacimiento, tras el éxito del 'blockbuster' Leonardo da Vinci, fue aplazada. Habrá que esperar a octubre para sus dos grandes exposiciones, El cuerpo y el alma. De Donatello a Miguel Ángel y la consagrada a Albrecht Altdorfer, maestro del Renacimiento alemán.

Con el fin de salir adelante, Martínez adelantó a finales de junio que el museo trabaja en un “plan de transformación” con el Estado, su principal mecenas, que vendrá acompañado de una petición de “ayuda financiera”.

Este plan se preparará con miras a los Juegos Olímpicos de París de 2024. “Tenemos que estar listos (...) Abrir más horas, más salas, esa es la apuesta”, resumió.

Más Noticias