Cuestionan posible triunfo de Polanski en los César en plena era del MeToo

El ministro de Cultura francés asegura que sería una mala señal.

Por:  Reuters

El ministro de Cultura francés, Franck Riester, se involucró en la polémica el viernes por la nominación de Roman Polanski como mejor director en los Premios César, al decir que el éxito de un cineasta que enfrenta una acusación de violación enviaría una señal equivocada en la era del #MeToo.

La última película del director franco-polaco, “An Officer and a Spy”, fue un éxito de taquilla en Francia y recibió 12 nominaciones, entre ellas a mejor película y mejor director, para un premio equivalente al Oscar francés.

Polanski, de 86 años, quien huyó de Estados Unidos a Francia a fines de la década de 1970 después de admitir haber tenido relaciones sexuales con una niña de 13 años y que enfrenta acusaciones más recientes de agresión sexual, dijo que no asistirá a la ceremonia por temor a un “linchamiento público”.

“Enviaría un mal mensaje”, dijo Riester a la radio franceinfo cuando fue consultado sobre la perspectiva de que Polanski gane el premio a mejor director.

Las categorías

Las nominaciones de Polanski han dividido las opiniones en Francia, un país donde al movimiento #MeToo contra el acoso sexual le ha costado ganar terreno.

El directorio de la Academia César renunció en masa en febrero después de que la película de Polanski sobre la persecución de un oficial judío del Ejército francés, Alfred Dreyfus, en la década de 1890, surgiera como favorita para ganar el premio a mejor filme.

La ministra de Igualdad de Género, Marlene Schiappa, dijo que el cine francés no había “asumido totalmente” la revolución del #MeToo.

Adele Haenel, quien a fines de 2019 dijo que había sido abusada por otro director cuando era una niña, dijo al New York Times que Francia había “perdido el barco” sobre el #MeToo y criticó a los Premios César por honrar a Polanski.

“Distinguir a Polanski es escupir en la cara de todas las víctimas. Quiere decir que violar mujeres no está mal”, afirmó.

Polanski dijo el jueves que no asistirá a la ceremonia, a la que grupos feministas de protestas pretenden apuntar, para proteger a él y a su familia.

Los críticos del movimiento #MeToo en Francia dicen que es puritano y está alimentado por el odio a los hombres.

Antes de los César, la exestrella del cine francés Brigitte Bardot salió a apoyar a Polanski.

“Deberíamos estar agradecidos que Polanski está vivo y está salvando el cine francés de la mediocridad”, dijo Bardot en Twitter. “Lo juzgo por su talento, no por su vida privada”, agregó.

Más Noticias