Cómo darle una mayor vida a los cauchos del vehículo

08:00 AM 12/08/2019

Los cauchos del vehículos son uno de los elementos de mayor importancia en cuanto a la seguridad del vehículo, ya que suponen el único punto de contacto con el suelo, es por ello que el mantenimiento de estos es vital a la hora de evitar cualquier incidente durante la conducción

Muchas veces por cuestión de desconocimiento y otros por no contar con el presupuesto para remplazarlos por unos nuevos, hacen que los cauchos pasan más tiempo de lo debido en los vehículos, incluso, en condiciones que pueden poner en riesgo la seguridad durante la conducción.

El dibujo es uno de los principales indicadores que nos dicen que un neumático está llegando al final de su vida útil, aunque por supuesto, no es el único.

Existen medidores para verificar la profundidad del dibujo de los neumáticos, pero existen formas más sencillas de hacerlo. La mayoría de los neumáticos actuales cuentan con indicadores de desgaste, que son unos pequeños resaltes de los canales principales de la banda de rodadura que se pueden encontrar fácilmente ya que que corresponden con las letras TWI que se hallan en los hombros del neumático.

En el momento que esos indicadores empiecen a tener contacto con el asfalto, quiere decir que ya están muy desgastados y debemos cambiarlos. 

Pero como se mencionó desde un principio, a veces cambiarlos no es la primera opción para muchos, es por ello que aquí te presentamos algunos consejos para darle mayor vida a los neumáticos sin dejar a un lado la seguridad del conductor.

Mantener la presión de aire correcta

La presión de aire es uno de los factores clave que afecta en el desgaste del caucho, incluso llegando a provocar un desgaste irregular. Una presión excesiva provocará un mayor desgaste por la parte central del neumático, además de reducir la superficie de contacto con el asfalto y por consiguiente reducir también el agarre. Los mismo ocurre si tenemos una presión demasiado baja, lo cual provocará un desgaste irregular (esta vez por la parte externa del neumático) y reducirá la superficie de contacto.

Es recomendable comprobar la presión de vez en cuando, ya que lo normal es que haya fugas. Que los tapones de las válvulas estén en buen estado también ayuda a mantener la estanqueidad del neumático y evitar fugas mayores.

Evitar las aceleraciones y frenadas bruscas

Junto a la presión de los cauchos, el estilo de conducción es uno de los principales factores que afectan a la duración de los neumáticos. Este tipo de conductas produce un mayor desgaste en la banda de rodadura al aumentar las fuerzas y torsiones, algo que a su vez también provoca un aumento de su temperatura y posterior degradación de la goma. Por lo tanto, si eres de los que les gusta salir quemando rueda y frenar a última hora, tus neumáticos lo notarán.

Evitar los fuertes apoyos en curva

La manera de trazar las curvas es otro factor importante en el desgaste. Si dibujamos una trayectoria menos forzada al trazar las curvas reduciremos el desgaste de los neumáticos, sobre todo en el exterior de la banda de rodadura y hombros exteriores. Esto es algo que se nota especialmente en lugares con muchas rotondas, y es que tomarlas a gran velocidad puede hacer que las ruedas de la parte derecha sufran un mayor desgaste en la parte exterior.

Evitar conducir a alta velocidad

Esta conducta no solo es ilegal si excedemos los límites de velocidad marcados, también provoca un mayor calentamiento del caucho y suele ir asociada a realizar apoyos más fuertes en las curvas y también a fuertes aceleraciones y frenadas. El resultado final será un desgaste de los neumáticos antes de lo deseado.

Una dirección bien alineada

Un bordillo o un bache pronunciado puede hacer que la dirección pierda su correcta alineación. Si esto ocurre, las ruedas comenzarán a apoyar mal, algo que hará que los neumáticos comiencen a desgastarse de forma irregular y prematura. Lo mismo sucede en el eje trasero si hay desajustes u holguras en la suspensión.

Cuidado con los golpes y roces en la carretera

Evitar baches profundos o pasarlos a baja velocidad puede evitar deformaciones o roturas en los cauchos. También es importante tener cuidado con los bordillos a la hora de aparcar, los cuales pueden provocar daños irreparables en el neumático. Además, puede ocurrir que estos daños sean imperceptibles a la vista y no aparezcan al momento, pero pueden manifestarse con el paso del tiempo. Esto es especialmente problemático en vehículos con neumáticos de perfil bajo, los cuales pueden pellizcarse entre el bordillo y la llanta.