Video / Ciclista sigue en coma tras espeluznante caída provocada por un rival

Fabio Jakobsen fue sometido a una operación en la cabeza de cinco horas. El responsable del incidente, Dylan Groenewegen, será investigado.

Por:  AFP

El ciclista Fabio Jakobsen, quien sufrió una espeluznante caída en Katowice, en la llegada de la primera etapa de la Vuelta a Polonia, seguía en coma inducido este jueves 6-A mientras el responsable del incidente, Dylan Groenewegen, se disculpó.

El neerlandés de 23 años del equipo Deceuninck-Quick Step, cuyo estado de salud sigue siendo grave pero estable, fue sometido a una operación en la cabeza de cinco horas durante la noche, dijeron los médicos del hospital donde está siendo atendido.

Jakobsen sufrió una fuerte caída poco antes de la línea de meta de la primera etapa de la Vuelta a Polonia el miércoles 5 de agosto. El campeón de Países Bajos se vio cerrado por su compatriota Dylan Groenewegen (Jumbo Visma) en un esprint a toda velocidad, en un falso llano descendente, y salió despedido por encima de las vallas publicitarias.

Groenewegen, que fue operado de una rotura de clavícula, pidió perdón este jueves en Twitter.

"Creo que es terrible lo que sucedió ayer. No encuentro las palabras para describir cuánto lo siento por Fabio y los demás que se cayeron o que se vieron afectados. Ahora mismo la salud de Fabio es lo más importante. Pienso en él todo el tiempo", escribió Groenewegen en la red social.

"Dylan se siente muy mal por lo que ha ocurrido. Está profundamente afectado. Dentro de poco hablaremos en detalle del incidente con él", declaró Richard Plugge, director del Jumbo-Visma.

Eso no ha impedido que Patrick Lefevere, director del Deceuninck, anunciara que iba a interponer una denuncia.

 "Una acción muy sucia"

"Fue una acción muy sucia de Groenewegen. Esas cosas no se hacen. Ya hemos interpuesto una denuncia ante la UCI y haremos lo mismo ante la policía de Polonia. No lo dejaremos pasar", explicó a la agencia Belga.

"He visto el esprint decenas de veces. No comprendo en absoluto la acción de Groenewegen. Un ciclista debe permanecer en su trayectoria", añadió.

La policía de Katowice afirmó que investigaba el caso y que los fiscales locales estudiaban la necesidad de iniciar un proceso.

Aunque los médicos temieron durante un rato por la vida de Jakobsen, finalmente lograron estabilizarle el miércoles por la noche y este jueves intentarían sacarle del coma.

"Se ha hecho un escáner y el cerebro no parece dañado", declaró Pawel Gruenpeter, director adjunto del hospital de Sosnowiec a medios de comunicación polacos.

"Las principales lesiones se encuentran en la cara. Afortunadamente los ojos no están afectados. Su estado es grave pero estable", precisó.

Este jueves por la mañana, el organizador de la prueba, Czeslaw Lang, se declaró "algo aliviado" luego de conversar con los médicos.

"Tras haber visto el accidente nos temimos lo peor, pero ahora sabemos que la situación es grave aunque estabilizada", añadió.

"Un esprint idiota"

Lang también ofreció noticias tranquilizadoras sobre el estado del comisario de carrera golpeado de lleno por Jakobsen: "Ha recuperado la consciencia y su estado es estable".

Si bien se ha visto en general a Groenewegen como el máximo responsable del accidente -fue rápidamente descalificado-, el organizador de la carrera también ha sido señalado por escoger como llegada un falso llano descendente, así como por el tipo de vallas utilizadas.

"Cada año el mismo esprint en descenso idiota en la Vuelta a Polonia", dijo el ciclista alemán Simon Geschke. "Cada año me pregunto por qué la organización piensa que es una buena idea. Los esprints masivos ya son lo suficientemente peligrosos, ¡no hay necesidad de una bajada a 80km/h!".

La caída de Jakobsen tuvo lugar justo un año después de la muerte del joven belga Bjorg Lambrecht (22 años).

Más Noticias