Tenistas se dan la gran vida en las suites del US Open

Los jugadores gozan de un ambiente digno de un club exclusivo. Incluso tienen acceso a mesas de billar, pequeñas canchitas de golf, un tablero de ajedrez gigantesco y otros privilegios.

Por:  AP

Las suites corporativas del estadio Arthur Ashe donde se juega el Abierto de Estados Unidos son el sitio al que va la gente a ver y a hacerse ver. Pero este año tienen un aspecto inusual: No están las celebridades y los patrocinadores de rigor, marginados junto con los espectadores por la pandemia del coronavirus. Fueron reemplazados por las estrellas del deporte.

Los 64 jugadores cabeza de serie en las ramas femenina y masculina, y campeones del pasado como Venus Williams, Kim Clijsters y Andy Murray, son los actuales ocupantes de las suites.

Esas salas tienen espacios al aire libre por donde deambulan los jugadores, incluida la hermana de Williams, Serena, que se vino con su perro y se instaló en lo que se puede describir como balcones hacia el patio interior de un moderno complejo de departamentos.

“Es lindo poder ver un partido sin que nadie te moleste”, dijo la campeona del 2017 Sloane Stephens, quien es ahora la 26ta cabeza de serie. “Me encanta esto de ser una jugadora y al mismo tiempo poder disfrutar del torneo como una espectadora”.

Ahí estaba Stephens el miércoles, comiendo semillas de soya de un plato de papel durante la victoria de Novak Djokovic por la segunda ronda.

Se apareció asimismo Dominic Thiem con el pecho descubierto para observar al jugador que le ganó la final de este año en el Abierto de Australia.

Los tenistas Naomi Osaka,  Andy Murray y Yoshihito Nishioka observan la  primera ronda del US Open desde el balón de la suite que le fue asignada.

“¿Te están viendo, verdad? Están allí”, comentó Djokovic, aludiendo a otros tenistas. “Es una carga adicional saber que están allí”.

El martes 2 de septiembre, el primer partido de Murray, campeón del 2012, en un torneo grande en casi 20 meses generó mucho interés al irse a cinco sets y durar cuatro horas y media.

La exnúmero uno del mundo Naomi Osaka se presentó con un tapabocas, lo mismo que el rival de Murray en la segunda ronda, el canadiense Felix Auger-Aliassime, 15ta cabeza de serie.

La hispano-venezolana Garbiñe Muguruza, ganadora de dos torneos grandes, fue vista almorzando. También fue a comer Andrey Rublev, 10ma cabeza de serie.

“Quería ver al menos un par de games. Sabía que iba a haber peloteos de alto nivel”, dijo Rublev.

Murray percibió el movimiento que había en las suites, que contrastaba con el silencio de un estadio con capacidad para más de 23.000 espectadores que estaba prácticamente vacío.

“El que hubiese algunas personas en un estadio muy vacío --el estadio de tenis más grande en el que jugamos-- me ayudó, sin duda”, dijo Murray, quien a su vez siguió desde las suites el partido que su compatriota británico Kyle Edmund perdió con Djokovic.

“A mí no me importa lo que dice la gente. Cuando juego con mucho público, a menudo miro a alguien entre la multitud. Eso me da fuerzas, me ayuda”, dijo Murray.

El griego Stefanos Tsitsipas, 4ta cabeza de serie, comentó que jamás hubiera podido pagar por estos asientos en el pasado. Y se quejó en broma de que no le gustaba la vista desde su suite, en una esquina. “No tiene la mejor vista”, dijo entre risas.

Clijsters instaló un aro de básquetbol para que los jugadores pudieran entretenerse tratando de embocar la pelota de tenis. En su ventana había un cartel que decía: “Gánese un premio”.

“Algunos acertaban bastante”, dijo la belga. “Otros terminaban muy lejos”.

Los tenistas gozan de un ambiente digno de un club exclusivo. Incluso tienen acceso a mesas de billar, pequeñas canchitas de golf, un tablero de ajedrez gigantesco y otros privilegios.

Como atractivo adicional, lasl suites permiten a los tenistas mantener distanciamiento social, lo que en los vestuarios a veces resulta complicado.

“Tener un lugar para una misma, en el que estás sola, es muy lindo”, dijo la subcampeona del 2017 Madison Keys, cabeza de serie número siete. “Me paso la mayor parte del tiempo allí. Como allí. Hago calentamiento allí. Estiramientos. Casi que vivo en la suite. Me gusta espiar a ver qué está pasando”.

Mejor que siga ganando si quiete continuar recibiendo estos privilegios.

Jugador que pierde, debe entregar la suite al finalizar esa ronda, a menos que también compita en dobles, en cuyo caso puede seguir mientras continúe en carrera.

Las suites son limpiadas y desinfectadas. Cuando se desocupa una, es asignada al jugador mejor ubicado en los rankings de la ATP y WTA.

Fue así que la francesa Caroline García se ganó una suite al eliminar el miércoles a la cabeza de serie número uno Karolina Pliskova por 6-1, 7-6 (2).

Más Noticias