Publicidad

Actualizado hace 45 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Deportes
11:58 AM / 18/05/2019
“Simplemente no jugué bien”: Woods tras quedar fuera del corte en torneo de la PGA
AP
AP

Lo que prometía ser una batalla para Brooks Koepka pareció más una fuga en la segunda ronda del Campeonato de la PGA el viernes.

Koepka respaldó la tarjeta de 63 golpes _con que igualó su récord_ con una ronda que lo colocó muy por encima del resto. Con tres birdies en un tramo de cuatro hoyos al inicio y al final, el campeón defensor fijó una actuación de 65 golpes, cinco bajo par, que destrozó la tarjeta de 36 hoyos para un campeonato major.

Más importante para Koepka fue una ventaja de siete golpes sobre Jordan Spieth y Adam Scott rumbo al fin de semana. Eso establece otra marca para el Campeonato de la PGA y representa la mayor ventaja en mediados de cualquier major desde que Henry Cotton lideró por nueve golpes en el Abierto Británico de 1934.

Y pese a ello, Koepka consideró no haber tenido una jornada sencilla en Bethpage Black.

“Esto probablemente se oiga mal, pero hoy fue una batalla”, comentó Koepka. “No pegué tan bien. Por la forma en que resistí y di pelea hoy, creo que probablemente fue más impresionante que ayer, por no haber tenido un juego óptimo pero aun así ser capaz de terminar con un grandioso marcador”.

Koepka registraba tarjeta de 128 tiros, 12 menos par, batiendo por dos golpes el récord compartido en todos los cuatro majors, más recientemente por Gary Woodland en el Campeonato de la PGA del año pasado en Bellerive.

El dominio debió resultar familiar para un público vociferante presente en el campo público para la clase obrera.

La primera vez que Bethpage Black albergó un major fue en 2002, en un Abierto de Estados Unidos que Tiger Woods superó el campo con una victoria de principio a fin.

Esta vez, Woods estaba meramente de paseo _y fue uno breve.

Un mes después de su victoria en el Masters que lo hizo el favorito en las apuestas para el Campeonato de la PGA, Woods inició los últimos nueve hoyos con tres bogeys consecutivos y nunca se recuperó, terminando con 73 golpes para no librar el corte por novena vez en un major.

“He disfrutado ser el campeón del Masters otra vez, y el PGA fue un cambio rápido”, señaló Woods. “Y desafortunadamente, simplemente no jugué bien. Como dije, no hice todas las pequeñas cosas que necesitaba hacer correctamente para lograr buenos resultados y colocarme en posición de un buen resultado”.

Koepka hizo todo bien, sin importar cómo lo sintió él.

Spieth esperaba competir en un major por primera vez desde el Abierto Británico del verano pasado, y realizó tiros claves para par y un birdie de 40 pies hacia el final de su jornada de 66 golpes para acercarse a dos antes que Koepka iniciara su recorrido por la tarde. Fue lo suficientemente cerca _al menos en ese momento_ para que Spieth fuera cuestionado sobre la pieza que le falta a una carrera de Grand Slam, el Campeonato de la PGA.

“Si soy capaz de hacer un buen trabajo mañana, estaré en la pelea el domingo. Y en ese punto, solamente será más sobre intentar ganar un torneo de golf”, dijo.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS