Publicidad

Actualizado hace 15 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Deportes
07:15 AM / 11/05/2015
Nado sincronizado, los secretos de su arte
Luis Bravo
Luis Bravo / Agencias

Comparado con otras especialidades deportivas el nado sincronizado puede considerarse incipiente pues su primera aparición como disciplina del calendario olímpico sucedió en Los Ángeles 1984.

Esta modalidad de los deportes acuáticos tiene otra particularidad que viene desde su nacimiento: el carácter artístico. Esto es así porque  surgió, entre fines del siglo 19 y e inicio del 20, como un verdadero ballet acuático.

Luca Del Mastro, entrenador de esta especialidad con formación y especialización en Italia, explica que el deporte “consiste en combinar la natación, la gimnasia y la danza en un espacio acuático por medio de rutinas al ritmo de una música escogida para tal fin”.

Darling Hernández, entrenadora zuliana de este deporte, añade que las técnicas tienen su “origen en los movimientos que realizan  algunos peces, crustáceos y moluscos para desplazarse y flotar en el agua, especialmente lo que se conoce como la brazada. Por eso algunas de las figuras que se realizan en las presentaciones llevan nombre de estos animales”, explica.

“Nosotras —continúa— usamos una brazada que se llama la Americana, que es muy similar al movimiento de las aletas de los peces para mantenerse cabeza hacia abajo e imitamos ese impulso con nuestras manos para realizar las figuras de piernas fuera del agua”

Cuando la atleta tiene los brazos hacia  arriba “realiza un movimiento con las piernas en forma circular, alterno (una pierna primero y otra después), que se llama ‘la batidora’, técnica usada también por los jugadores de polo acuático”, agrega Darling.

 Albany Ávila, máxima exponente del nado sincronizado en el Zulia, campeona suramericana y centroamericana, sostiene que otro de los secretos de esta modalidad es “dominar a la perfección las otras disciplinas involucradas como la natación, el ballet, la gimnasia y la actuación. Nosotras necesitamos mucho de todo esto porque en la competencia, la atleta de nado es una actriz que se mueve en el agua, en vez de las tablas”, señala.
 
 Indica que las sirenas deben ser “flacas fibrosas”, es decir, delgada y con músculos muy fuertes aunque no necesariamente “musculosa” físicamente. “Nosotras bebemos poseer y combinar  la flexibilidad de la gimnasta, la elegancia de la bailarina de ballet, la resistencia del nadador y el histrionismo de un actor”, explica Albany.   
 

Como toda  especialidad deportiva el nado vivió un proceso evolutivo que aun no termina y cada día sus estudiosos develan nuevas técnicas para su enseñanza y perfeccionamiento.

 “La natación sincronizada no se transformó en la que es hoy tan fácilmente. Aún con algunas presentaciones en competencias de natación a lo largo de los años, fue solamente en 1934, en la Feria Mundial de Chicago, que el término ‘natación sincronizada´ fue utilizado por primera vez. A partir de ahí, el deporte tomó forma y los atletas comenzaron a perfeccionarse técnica y físicamente”,  explica el portal Brasil 2016

.

 Con la globalización de la especialidad, el Comité Olímpico Internacional (COI) sumó el deporte a la lista oficial en 1982. El debut por lo tanto, ocurrió en Los Ángeles 1984

Otros de los requisitos para practicar este deporte, además de la disciplina y constancia en el entrenamiento, “es el cuidado  en una alimentación muy balanceada”, añade Darling Hernández.

El fenotipo de la atleta también es clave para el éxito. “la sincronista siempre tiene que ser muy delgada y alta, preferiblemente”, agrega.

 En el nado sincronizado  olímpico se disputan dos modalidades: dueto (dos atletas actúan en forma sincronizada) y por equipo donde compiten simultáneamente cuatro atletas, como mínimo, y ocho como máximo.

Las atletas tienen que hacer dos presentaciones: rutina técnica, donde hacen una presentación de dos minutos 20 segundos para duetos y 2 minutos 50 segundos para equipos y precisan efectuar movimientos obligatorios, establecidos por los árbitros.

 El otro es la rutina libre donde las atletas hacen una presentación de 3 minutos 30 segundos  para duetos y 4 minutos para equipos y efectúan movimientos y formaciones elegidas por el equipo.

La evaluación gira en torno al grado de dificultad de  las rutinas. “Entre más difícil sea, mayor es el esfuerzo y. por ende, mayor la exigencia. La pulcritud en su ejecución determina el puntaje, que los jueces darán a las atletas”, resalta Hernández.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS