La pesadilla de Varane

“Quiero dar la cara porque, para mí, esta derrota es mía", dijo el defensor francés..

Por:  EFE

No fue la noche de Raphael Varane. Tardará unos días en olvidar la visualización de dos acciones extrañas, con errores toscos en la entrega, que acabaron con la ilusión del Real Madrid de seguir vivo en Europa.

Varane es fiable casi siempre. Sin embargo, esta noche, no anduvo fino. Sergio Ramos, en la grada por sanción, no podía creerlo. La reflexión de la noche invita a pensar que Sergio hace mejores a los centrales que juegan a su lado. Jugar con Ramos al lado siempre es un colchón, un muro de carga que ayuda a sujetar el equipo en el área.

Un partido con Pep Guardiola en un banquillo y más ante el Real Madrid es un caramelo táctico. Siempre le gusta innovar, dejar su sello, sorprender con Foden por ejemplo en el once titular al lado de Sterling y Gabriel Jesús.

Ver a Sterling cambiar de banda. La hoja de ruta del partido de Pep jamás habría tenido un plan tan diabólico. Ver fallar a Varane, un chico joven, pero experto, campeón del mundo con Francia, de Europa con el Madrid, no es algo normal. Varane siempre está de 7 o de 8, de notable siempre.

La obsesión por recuperar el balón. Es una de las máximas del libreto de Pep Guardiola. Y el City llevó la fórmula Pep hasta sus últimas consecuencias. Como si no hubiera un mañana. Gabriel Jesús robó el balón a Varane y regaló el 1-0 a Sterling. Y de inmediato, en el otro ángulo del área, en la derecha, Sterling casi le pinta la cara a Militao. Hubiera sido un bochorno entregar un segundo obsequio al City.


El Madrid reaccionó tras el descanso. Con Benzema al frente, capitán y espléndido en todos sus movimientos. Firmó el 1-1, estuvo cerca del empate, pero otro balón perdido, un error en la cesión de Varane a Courtois, dejó a Gabriel Jesús con la caña y atento para enviar el balón a la red.

Mea culpa de Varane

“Quiero dar la cara porque, para mí, esta derrota es mía. Lo tengo que asumir. Estoy triste por mis compañeros por el esfuerzo que han hecho y tengo mi responsabilidad en esta derrota. Estábamos bien en el partido, habíamos preparado bien el partido, pero los errores se pagan muy caros a este nivel”, comentó en Movistar+.

“No tengo explicaciones a estos errores. Esto pasa en el fútbol. Es una noche complicada para mí que tengo que asumir. No hay que pensárselo más. Hemos dado todo en el campo y a veces puedes fallar, hoy he fallado y lo tengo que asumir. Hasta con el 1-1- teníamos posibilidad de clasificarnos y al final han salido mal las cosas”, prosiguió.

Un Varane al que se le vio claramente contrariado por sus errores y quiso agradecer el ánimo de sus compañeros en el vestuario tras sus errores: “Me sentía bien en el partido y quizá hemos arriesgado un poco demasiado al principio y lo hemos pagado caro. Agradezco el apoyo de mis compañeros; esto no me ha pasado muchas veces en mi carrera, pero esto pasa. Hay errores en todo el campo, pero en algunas zonas se paga muy caro. No hay más explicaciones”, declaró.


El City jugó siempre por dentro. Buscando De Bruyne el último pase a Sterling o a Gabriel Jesús. Zidane estima a Varane. Raphael tiene en su casa en Madrid una hermosa vitrina con una colección de trofeos envidiable. Varios tesoros como un brazalete de capitán, algunas camisetas inolvidables... Seguro, que de lo sucedido en el Etihad Stadium no guardará nada. Es un gran futbolista. Todo futbolista tiene un día triste en su carrera. Y para Zidane no hay duda. Sigue siendo uno de los mejores centrales del mundo.

Más Noticias