Publicidad

Actualizado hace 19 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Deportes
05:00 PM / 21/06/2019
Infografía: Fernando Torres, de niño a leyenda
Serena Di Zazzo
Agencias

Para nadie es un secreto la importancia que tiene Fernando José Torres Sanz para el fútbol español, especialmente para el Atlético de Madrid. Torres fue la luz en la oscuridad, el ancla que los mantuvo en buen puerto, su orgullo en el extranjero, el referente moral, el líder dentro y fuera, pero sobre todo eso fue hijo y hermano de una afición colchonera que creció con sus goles. Ahora pasa a ser el emblema de una camada de jóvenes que creció idolatrando un niño que hoy se convierte en leyenda.

Fue el autor del gol en Viena que inició el ciclo más ganador de ‘La Roja’ y se convirtió, a sus 19 años, en la referencia del vestuario rojiblanco. Hoy, 18 años después decide decir adiós con más de 800 partidos disputados entre clubes y selección, así como 298 goles que le valieron el reconocimiento del mundo entero.

Sus inicios en el mundo del fútbol fueron deteniendo goles, no marcándolos, pero fue la vida quien lo puso en el camino de los goles a los siete años y desde entonces no paró de dar alegrías con sus tantos.

El 27 de mayo de 2001 en el Estadio Vicente Calderón, ante el CD Leganés, comenzaba una era en el club a orillas del manzanares, uno de los jugadores más prometedores de la cantera rojiblanca hacía su aparición en el momento más duro de la entidad luego de su descenso, corría la jornada 39 de la división y el club se encontraba a cinco puntos de lograr el objetivo.

Una semana después, ‘El Niño’ marcó su primer gol con el equipo de su vida ante el Albacete, de visitante, a pesar de esto el club no ascendió, pero Torres sí.

La temporada 2001-2002, Fernando sería un fijo en el once titular de los colchoneros de la mano de Luis Aragonés, que tenía el objetivo de devolver al club a la máxima competición. Siete goles en 36 apariciones consolidaron una promesa y el ascenso a Primera División, trajo luz a un equipo que pasaba por la oscuridad.

Su debut en la primera división se produjo en septiembre de 2002 y desde ese día cargó con el equipo al hombro anotando 14 tantos en 29 encuentros. Su jerarquía a los 19 años era indudable por lo que fue nombrado capitán del club en la 2003-2004 logrando 19 dianas en 35 partidos, colocándose como el tercer máximo goleador del campeonato.

Las siguientes temporadas no fueron las mejores para los colchoneros que veían el sueño europeo bastante lejos de su horizonte. Su marcha, al Liverpool en 2007 se debió, en parte, a buscar un club con proyección europea para poder soñar con la conquista de títulos continentales.

Pasó cuatro años en el club inglés jugando 142 encuentros, marcando 81 dianas y entregando 16 asistencias, que lo hicieron una figura en los ojos de los aficionados ‘red’, pero se marchó con el palmarés en blanco.

Llegó al Chelsea en 2011, ya hecho un campeón de Europa y del Mundo, disputó 172 partidos y convirtió 45 goles en tres años. Conquistó una FA Cup, una Europa League y la joya de la corona, la Champions League.

Su gol a los 90+1’ el 24 de abril de 2012, ante el Barcelona en el Camp Nou, dio al Chelsea el paso a la final de la Liga de Campeones. Competición en la que  se coronarían el 19 de mayo.

Un año después su racha de goles importantes seguiría aumentando. En la Europa League marcó gol en todas las instancias de fase final del Chelsea, tanto en fase de grupos como en octavos, cuartos en los que marcó dos, semifinal y final.

En ese último partido su gol a los 60’ abriría el camino del título que luego se consolidó con el tanto de Ivanovic al 90+3’.

En agosto de 2014 llegó al Milán, en el que solo disputó 10 partidos para marcharse en enero al club de sus amores en calidad de cedido. Su recibimiento en el Atlético de Madrid fue digno de su legado.

El 4 de enero de 2015 el Estadio Vicente Calderón recibió a 45.000 fanáticos que se mostraban impacientes por ver al niño prodigio de la casa volver convertido en un hombre.

El mismo admitió lo mucho que extrañó el club mientras hacía su carrera. “El tiempo nos ha dado la razón, el club ha ido creciendo, ha construido un equipo sólido y yo, por mi parte, también he conseguido los títulos que estaba buscando, pero siempre me faltaba algo. Quiero ganarlos aquí representando estos valores. Me quedan muchas cosas por ganar y lo intentaré aquí. Ojalá lo consiga”.

Y lo consiguió, 404 partidos y 129 goles después, el ‘Niño’ cumplió su sueño y levantó la Europa League con el Atlético de Madrid el 16 de mayo de 2018 en Lyon.

Luego de cumplir sus sueños emprendió una aventura japonesa en el Sagan Tosu y hoy cuelga las botas casi dos décadas de alegrías después.

Para Torres el mejor reconocimiento a su carrera fue tener ‘su’ estadio. El CF Fuenlabrada cambió el nombre de su estadio que desde el 1 de septiembre de 2011 se llama Estadio Fernando Torres, en honor a su habitante más destacado.

Está casado con Olalla Dominguez desde 2009 y están juntos desde 2002, cuando ella tenía 16 años y el 18. Tienen tres hijos: Nora (2009), Leo (2011) y Elsa (2015).

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS