El fútbol continúa en Bielorrusia con gradas vacías y la ansiedad por el virus

Los clubes dicen que deben cumplir con la decisión de la federación.

Por:  Reuters

 Bielorrusia es el único país de Europa que sigue jugando al fútbol en medio de la pandemia del coronavirus, pero un número creciente de aficionados están boicoteando los partidos de la liga, ansiosos por contraer la enfermedad.

En la ciudad occidental de Grodno, el equipo local, el FC Neman Grodno, empató con el FC Belshina Bobruisk el viernes frente a unas gradas casi vacías. Sólo asistieron 253 personas, comparado con las cerca de 1.500 que asistieron el año pasado.

La liga ha demostrado ser un atractivo poco habitual para los aficionados en el extranjero, hambrientos de partidos en sus propios países. Al elegir permanecer abierta, tomó el ejemplo del presidente Alexander Lukashenko, quien se ha resistido a imponer estrictas medidas de confinamiento.

“Por supuesto, es el principal problema”, dijo el entrenador de Belshina Eduard Gradoboyev, cuando se le preguntó sobre la falta de aficionados.

“Porque el fútbol es para los espectadores. Y cuando llegas a un estadio medio vacío, especialmente uno tan bueno como el del Grodno, es un poco incómodo.”

Incluso los propios fans del Neman Grodno instaron a la gente a mantenerse alejados.

“Quedémonos en casa, reduzcamos los riesgos asociados con la propagación del coronavirus, protejámonos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos”, dijeron en una declaración.

Antes de que el partido comenzara, los jugadores del Neman aplaudieron a las gradas vacías en apoyo a que los espectadores se mantuvieran alejados.

La federación de fútbol de Bielorrusia explicó inicialmente su decisión de continuar porque sólo se había registrado un pequeño número de casos de coronavirus en el país de Europa del Este, pero más recientemente han declinado hacer comentarios.

Las últimas cifras muestran que Bielorrusia tiene 2.226 casos, con 23 muertes.

Los clubes dicen que deben cumplir con la decisión de la federación.

“La federación decidió jugar, así que jugamos”, dijo el entrenador del Neman, Igor Kovalevich, añadiendo que el club estaba tomando las medidas de seguridad adecuadas, como el uso de desinfectantes para las manos y asegurarse de que los aficionados no se sientan cerca unos de otros.

Los seguidores como Vladimir, que vino al estadio, tenían pocas preocupaciones.

“¿Estoy preocupado o no estoy preocupado? Supongo que no”, dijo. “Porque en primer lugar no hay mucha gente que venga a ver el fútbol, no hay multitudes. Y todas las medidas se toman en el estadio”.

Pero otros no son tan optimistas. Nikolay Zolotov es un bielorruso que juega en el club ruso Ural Yekaterinburg.

En una entrevista con tribuna.com, comparó la situación con el accidente nuclear de Chernóbil en 1986 en la antigua Unión Soviética, donde las autoridades ocultaron durante mucho tiempo la magnitud del desastre al público en general.

“Nadie sabe realmente cuántas personas están enfermas, dónde están enfermas, cómo son tratadas”, se le citó decir a Zolotov. “Pensé: ¿realmente nada ha cambiado en 34 años?”

    Zolotov vive en Vitebsk, que ocupa el segundo lugar, después de Minsk, en el número de casos registrados de coronavirus.

Lukashenko, que ha gobernado el país con mano de hierro desde 1994, ha llamado a los temores sobre el coronavirus una “psicosis”, ha prescrito beber vodka e ir a saunas para combatir la enfermedad, y ha dicho que estaba más preocupado por la economía.

En una reunión con dirigentes el 7 de abril, Lukashenko dijo que podría introducir fácilmente medidas de cuarentena en 24 horas.

“Pero, ¿qué vamos a comer?”, añadió.

Más Noticias