Publicidad

Actualizado hace 20 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Curiosidades
10:00 AM / 14/12/2018
Plagas en las oficinas: cómo erradicarlas de una vez
Pablo Hernández

Las plagas de insectos pueden ser un gran problema para la salud, especialmente cuando estas se encuentran en espacios de uso común, como las oficinas. Por esta razón es importante mantener un buen control y una higiene que permitan mantener a raya a toda clase de animales indeseables. Para lograrlo, es indispensable seguir algunas recomendaciones, como las que se mencionan a continuación.

Identificar el nido

Si ya es desagradable encontrarlas en casa, las plagas en la oficina son una verdadera molestia, sobre todo por los problemas de higiene que acarrean. Sin embargo, para acabar con las plagas de forma definitiva, es necesario comenzar por una inspección profunda y saber de dónde provienen. Ya sea que se trate de insectos que aparecen en colonias, como las cucarachas o las termitas, o de roedores como las ratas y ratones, es necesario identificar las causas de su aparición. Acabar con las plagas en la oficina comienza por una labor de detective donde es necesario encontrar ciertas pistas, como:

  • Focos de infección y proliferación, como restos de basura, papeles viejos o trozos de cartón.
  • Desperdicios orgánicos, como restos de alimentos, verduras en descomposición o restos de dulces, en el caso de las hormigas.
  • Ciertos insectos, como las cucarachas, también pueden sentirse atraídos por el desorden.

Una vez se identifiquen las causas, el siguiente paso es tomar acciones para erradicar la plaga del espacio de trabajo. Existen diversas soluciones, pero la más efectiva es contratar un equipo de fumigación profesional. Sin embargo, existen medidas complementarias para evitar una nueva aparición de insectos, como una limpieza adecuada y un control de plagas preventivo.

 

Eliminar desechos


Antes de contratar cualquier empresa de control de plagas es necesario hacer un de inventario de todo lo que no se necesita y que puede ocasionar la proliferación de los distintos tipos de plaga. Según la especie, estos son los materiales y desechos que deben evitarse al controlar su proliferación.

  • Termitas: Los restos de madera, libros viejos y grandes pilas de papel forman parte del microambiente ideal para la proliferación de este insecto. Los restos de celulosa y los materiales con alto contenido de esta sustancia, como películas viejas o fotografías, también pueden ser un foco de atracción.
  • Roedores: Suelen aparecer con la proliferación de basura, restos de alimentos, o en lugares secos y cálidos, especialmente en las épocas de más frío. Para evitarlos es necesario mantener limpios y en orden lugares como la cocina, los cuartos de máquinas y las áreas comunes.
  • Cucarachas: Son atraídas por el desorden y los restos de desperdicios orgánicos. Para erradicarlas es necesario tener buenos hábitos de limpieza, además de una cartilla de fumigación al día. Por ser insectos muy difíciles de erradicar se recomienda hacer una revisión en oficinas dos veces al año.
  • Hormigas: Su aparición ocurre en lugares donde proliferen las altas concentraciones de azúcar, como las cocinas, ciertos tipos de materiales, como las maderas sintéticas a base de caña de azúcar e incluso ciertas zonas con un nivel de humedad relativamente elevado.

Solicitar un servicio profesional

Al llevar un buen control sanitario de los sitios de trabajo, resulta un requisito solicitar los servicios de un equipo de control de plagas. Esto facilitará a la empresa tomar medidas estrictas para evitar su proliferación, así como controlar cualquier irregularidad que haga que las plagas se reproduzcan. Un control ideal de plagas debe comenzar por un buen servicio de fumigación y continuar con un buen mantenimiento.

Una vez que se fumiga un espacio por primera vez, lo ideal es hacer una revisión preventiva cada seis meses, teniendo en cuenta las áreas más importantes, como la cocina, los cuartos de baño y algunos espacios, como los grandes depósitos donde se almacena material.

También es bueno reducir al mínimo los desechos, ya sea de material orgánico o inorgánico. Evitar la acumulación de residuos en papeleras y mantener organizados los escritorios es también una manera de reducir al mínimo la aparición de estos indeseables huéspedes.

 

Guía: mantener las plagas fuera de la oficina


Existen también otros medios para controlar las plagas en una oficina y a los cuales es posible recurrir una vez termine el proceso de fumigación. El uso de ciertos productos, así como añadir plantas de determinado olor, como la menta, puede controlar la aparición de ratones y ratas. Esparcir ácido bórico puede mantener a raya las cucarachas, y en ocasiones a las hormigas.

Otras alternativas, como controlar los distintos espacios por donde los insectos y ratones pueden hacer su aparición también es de gran ayuda. Sellar las distintas aberturas en las paredes, tapar grietas y tener a mano un insecticida para rociar en esquinas puede ser una ayuda a la hora de controlar la proliferación de insectos y roedores. Un ambiente libre de plagas es posible si se siguen al pie de la letra estas recomendaciones.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DECuriosidades
Ver más