Publicidad

Actualizado hace 81 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Curiosidades
04:00 PM / 09/10/2019
A 10 años de la misión “suicida”, la Nasa tiene sed de “agua lunar”
Reuters
Reuters

Una década después de que la Nasa envió un cohete a estrellarse en el polo sur de la luna para levantar una columna de sedimentos que reveló enormes reservas de hielo bajo la árida superficie lunar, la agencia espacial estadounidense quiere retomar su poco recordado proyecto.

El miércoles se cumplen 10 años de la llamada misión LCROSS, una compleja danza orbital de dos astronaves “suicidas” y un satélite de cartografía. Fue un hito por el descubrimiento de un recurso natural lunar que podría ser clave para los planes de la NASA de reanudar la exploración humana de la luna y eventualmente visitar Marte y otros destinos más lejanos.

“La misión LCROSS cambió el juego”, dijo el jefe de la Nasa Jim Bridenstine a Reuters, agregando que una vez que se halló agua, Estados Unidos “como país debió cambiar de inmediato su dirección hacia la Luna para resolver cómo utilizarla”.

La agencia ahora tiene la opción de continuar con la precursora misión, luego de que el vicepresidente Mike Pence ordenó en marzo a la Nasa llevar humanos a la superficie lunar para 2024, acelerando la meta de colonizar el satélite como base de preparación para eventuales misiones a Marte.

Bridenstine dice que la Luna tiene miles de millones de toneladas de hielo, aunque sigue sin saberse la cantidad exacta y si está presente en grandes trozos o combinado con el suelo lunar. Para determinarlo antes de la llegada de astronautas, la Nasa está trabajando con varias compañías para poner exploradores en la superficie del satélite antes de 2022.

“Lo próximo que necesitamos es llegar a la superficie con un explorador para buscar agua, perforar y determinar si es apta para su extracción”, dijo Jack Burns, director de la Red para Exploración y Ciencia Espacial de la Universidad de Colorado.

En lugar de lanzar costosos cargamentos de combustible desde la Tierra, los científicos dicen que se podría extraer agua desde la Luna y separarla en sus principales componentes, hidrógeno y oxígeno, lo que potencialmente convertiría al satélite en un depósito de combustible para misiones a otras partes del Sistema Solar.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS