Urge inversión “rápida” y respaldo de los privados para “surfear” la crisis eléctrica

Este sábado 7 de marzo se cumple un  año del “blackout”. El Zulia sigue sufriendo las calamidades de la crisis eléctrica. Expertos proponen una inversión sobre los $ 5 millardos.

Por:  D. Rodríguez

El sistema eléctrico del Zulia sigue carente del “músculo financiero” sólido que le ayude a “surfear” la grave crisis que sigue en la entidad, luego del “blackout” del 7 de marzo de 2019 y que se mantiene causando estragos en el estado más importante del occidente venezolano.

Expertos en la materia coinciden, a una sola voz, en dos puntos que son primordiales: una rápida inversión para atacar los problemas “medulares” y cuellos de botella, además del respaldo de los “privados” para levantar la empresa que lleva las riendas del servicio: Corpoelec.

Los especialistas estiman que con unos $ 5.000 millones en los próximos dos años se podría sacar al Zulia de su oscuridad “perpetua”, siendo el último estado en la cola de todo el SEN y que nace desde la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, conocida como Guri.

Saúl Romero, especialista en el área energética, aseguró a PANORAMA que “todo el país requiere una inversión mínima de unos $ 15.000 millones para los próximos 5 o 10 años solo para el sector eléctrico. En Zulia, siendo el estado más afectado al igual que Mérida, Táchira y Trujillo, necesita con urgencia por lo menos el 40% de esos recursos”.

Insistió en que la “precariedad del sistema” se sigue observando después del evento del pasado 7 de marzo de 2019. “Se necesita el financiamiento internacional para que los trabajos se realicen en poco tiempo y de manera segura, con expertos en las áreas y dejar de un lado las improvisaciones y la burocracia”, apuntó.

El experto eléctrico José Aguilar es otro de los que considera "inevitable" que ocurran nuevos apagones en el país en el corto y mediano plazo.

“Ya es inevitable cuando ocurran los apagones nacionales en Venezuela. Los mismos serán de amplio espectro y apagarán más de medio país. Un apagón es una posibilidad que no se puede descartar y depende del accionar de Corpoelec”, señaló Aguilar en su cuenta en twitter.

Agregó que “el sistema eléctrico venezolano necesita de mantenimiento y recursos para que sus trabajadores puedan arreglar (los sistemas) y operar sin interferencia. El Zulia no está seguro y tiene un sistema descompensado”.

Desde la otra acera, los zulianos siguen clamando por el fin de la crisis. Los racionamientos y bajones siguen siendo el “pan de cada día” de los residentes, que siguen calificando la situación de“un calvario”.

Los expertos plantean las salidas y soluciones para la crisis eléctrica en Zulia:

- Levantar la capacidad operativa de Termozulia

Termozulia cuenta con una capacidad instalada de unos 1.300 Mw. Pero expertos en el  área aseguran que solo está operativa entre un 20% y 30%.

“Si el complejo Termozulia estuviese trabajando al 100%, el sistema eléctrico tuviese un gran respiro y no se dependería tanto de Guri”, dijo el experto Romero.

En febrero pasado, el gobernador Omar Prieto aseguró que había comenzado el inicio del proceso de estabilización del sistema eléctrico regional, con el encendido de la TZ-4, una turbina para generar 150 megavatios.

Freddy Brito,  ministro para la Energía Eléctrica, también informó, el pasado 9 de febrero,  a través de su cuenta en Twitter que entraron en funcionamiento tres unidades de la planta Termozulia (TZ-4, TZ-7 y TZ-11) para aportar 340 megavatios al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

El exdirector de la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis), Miguel Lara Guarenas, expone que Zulia tiene una capacidad eléctrica instalada de 2.300 Mw, y Maracaibo posee una demanda de 1.600 Mw; pero no sirve porque “no funcionan ni 300 Mw. Lo poco que funciona es en Termozulia”.

- Alianzas con el sector privado

Los especialistas recomiendan la descentralización de las empresas eléctricas venezolanas. Que Corpoelec, compañía rectora, dé paso al capital privado y de participación “mixta” para tomar las riendas del sector.

Daniel Castillo, experto en temas eléctricos, insiste en esta área. “El Zulia sigue esperando por un órgano rector autónomo que vele por el buen funcionamiento del sistema eléctrico. Vengo de trabajar en Enelven y su modelo funcionó por mucho tiempo. Al fusionar todas las empresas y crear Corpoelec se quitó la entidad del sistema y se cayó en la burocracia, que es parte del desastre que se ve hoy”, opinó.

Insistió en que “no hay que aborrecer el respaldo del capital privado, eso no hace mal y debe evaluarse. El Zulia hace más de 20 años generaba más de 2.000 Mw y ahora casi nada, solo dependemos del Guri. No es solo recuperar a Termozulia, es meterle mano a todo el engranaje, las subestaciones, el cableado, las plantas, los transformadores (…) y eso lo hace una empresa eficiente y que cobre lo justo para su autofinanciamiento”.

Para Castillo, la solución más rápida es “que la empresa privada, con alianzas con el Estado, tome el control de la administración del sistema. Y de seguro que los cambios serán más que evidentes y en poco tiempo”.

- Recuperar el parque eólico

Para Jesús A. Rondón, conocedor del tema eléctrico regional, la recuperación del parque eólico en la Guajira es clave para solucionar la crisis del servicio público en el estado, así lo aseguró en una visita a PANORAMA.

“El Parque Eólico de la Guajira es clave, incluso ya se cuenta con una inversión realizada, que puede ser el arranque para disponer de 2.000 Mw en el corto plazo, de los 10.000 que se contemplan en la totalidad el proyecto. Es urgente que las autoridades de Corpoelec realicen una evaluación de las condiciones en las que se encuentra hoy el parque, de manera que se pueda estimar los costos de reactivar el proyecto”, dijo.

Para Rondón, “impulsar el parque eólico permitiría generar un equilibrio en el sistema eléctrico nacional y estabilizarlo, y en el caso particular del Zulia ya no seríamos la cola dependiente, sino un extremo que aporta. Hacer posible el Guri de occidente no es solo una tarea de ingenieros, especialistas o burócratas, sino de todo el pueblo y de todas las formas asociativas de la ciudad, porque lo que está en juego es un derecho fundamental: una vida digna”.

- Financiamiento internacional para obras de envergadura

El Zulia sigue esperando del financiamiento internacional que le permita levantar obras de envergadura y repotenciar las existentes.

En 2019 se conoció, a través de la agencia Reuters, que el Banco de Desarrollo de América Latina, CAF, y una oficina de Naciones Unidas evaluaban brindar apoyo financiero al Gobierno del presidente Nicolás Maduro para paliar la crisis eléctrica, bajo un mecanismo humanitario que necesita el aval del Parlamento opositor.

En esa oportunidad, se buscaba autorizar un préstamo de 350 millones de dólares de la CAF, pero no se concretó por la crisis política existente en el país.

Los 350 millones de dólares serían los primeros recursos que un ente multilateral como la CAF aprobaría para obras públicas venezolanas tras las medidas del Gobierno de Donald Trump, que intentan presionar por la salida de Maduro del poder.

“Lejos de la diatriba política, el financiamiento internacional es vital para resolver la crisis eléctrica en Venezuela y, en especial, en el Zulia. Para poder levantar el sistema eléctrico nacional hay que buscar financiamiento en el exterior, sea con los rusos, con los chinos; pues el Gobierno no cuenta con los recursos y más en este contexto de sanciones de Estados Unidos”, opinó Castillo.

- Rescatar las plantas y subestaciones eléctricas

Desde la Asamblea Nacional, la diputada Nora Bracho ha insistido en la necesidad de recuperar las plantas térmicas operativas.

A finales de 2019 aseguró, a modo de balance, que  Termozulia cuenta con una capacidad instalada de 1.300 megavatios (Mw) pero solo están disponibles 290 Mw; la planta Rafael Urdaneta posee 270 Mw y genera 40 Mw; Bajo Grande tiene 90 Mw e inyecta 31 Mw; y Guaicaipuro, de 54 Mw proporciona solo 18 Mw.

Mientras tanto, las siete plantas restantes están totalmente fuera de servicio, advirtió Bracho. Son la 'Ramón Laguna' con una capacidad instalada de 860 Mw, San Timoteo con 100 Mw, San Lorenzo 70 Mw, Casima 76 Mw, Antonio Nicolás Briceño 86 Mw, Santa Bárbara 37 Mw, Parque Eólico La Guajira 25 Mw.

“Las once máquinas alcanzan una capacidad de 2.768 Mw, pero apenas están disponibles 379 Mw, es decir, 13,69%; en otras palabras, 86,31% están inoperativas”, dijo en esa oportunidad.

Carlos Alberto Quintero, ingeniero y extrabajador de Enelven, las “principales subestaciones eléctricas del Zulia están en precarias condiciones y eso queda en evidencia cuando caen los aguaceros y empiezan a explotar por sobrecargas. Las líneas de alta tensión también deben ser reparadas. Estamos hablando de unos 70 subestaciones en todo el estado a las que deben meterle la mano rápido, no es solo quitar la maleza y el monte. Son reparaciones profundas para que estén al 100%. La  primordial debe ser la 'Ramón Laguna' con casi 1.000 Mw de generación y que puede aliviar bastante la crisis eléctrica”.

Más Noticias