Publicidad

Actualizado hace 44 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Ciudad
04:12 PM / 18/12/2017
Padres estiran dinero para buscar los ‘estrenos’ de Navidad
Adriana González
Mónica Guevara

A una semana de  la Nochebuena, los marabinos hacen una pausa para incluir, entre sus prioridades, los tradicionales estrenos de Navidad y Año Nuevo. El movimiento en locales y centros comerciales delata a   esperanzados papás. 

Luchar por mantener vivo el espíritu navideño es el común denominador entre los marabinos. Aún con una crisis económica que dificulta repetir,  a lo grande, la tradición de estas festividades, muchos han decidido que no se dejarán vencer por ello.

 Es así como levemente aumentó el número de compradores en los locales y centros comerciales de la ciudad. Las zapaterías son las más concurridas y en segundo lugar, las tiendas de ropa.

Padres han optado por evaluar las opciones de varios locales para comparar precios y economizar. También“pescan”  promociones y ofertas comunes en esta época del año. Se esfuerzan para que sus hijos  no se vayan “en blanco” este año con los típicos “estrenos”.

“Trato de mantener la ilusión de mis hijas”, dijo una mujer, mientras  compraba a sus pequeñas modelos coloridos de zapatos que, entre risas, seleccionaron de muchos que se probaron.

El brillo en los ojos de los niños resplandece apreciando en  las vitrinas los modelos de calzado y tomados de la mano, los acompañaban a los adultos, recorriendo con la mirada precios  cercanos al millón de bolívares.

A partir de Bs. 500 mil y por encima del millón y medio de bolívares se consiguen los calzados para niños y niñas. Para damas, las sandalias de “diario” pueden marcar desde 400.000 bolívares hasta los 800 mil, mientras que los zapatos de tacón alto pueden alcanzar, fácil, los 2 millones de bolívares.

En el caso de los caballeros,  para referise a los precios de los   zapatos de vestir  y de  los deportivos, se debe hablar de millones de bolívares, pues los precios no bajan de esa denominación.

Los negocios de ropa infantil son los más acudidos, para armar o completar “la pinta”. 
Un vestido para niña puede costar entre Bs. 400 mil y el millón de bolívares. Los conjuntos de blusita y pantalón pueden costar Bs. 2 millones.
Las camisas para niños se encuentran a partir de 800 mil  y los pantaloncitos en promedio cuestan millón y medio de bolívares. 

Luis Guevara, padre de familia, fue a comprarle a su hijo un par de zapatos. Al llegar al establecimiento, los precios habían dejado corto al presupuesto que había destinado para calzar a su pequeño. El hombre no descartó buscar el dinero restante para completar la suma  y poder adquirir el “estreno”.

La felicidad e inocencia de los niños no debería empañarse por muy difícil que esté la economía, opina Melania Boscán, mercadóloga. “Un sacrificio más que se hace por ellos para que recuerden con ilusión las navidades y el año nuevo. No podemos darle el gusto a las circunstancias económicas de que nos arruinen una época tan bonita como esta”, dijo la mujer.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
3Comentarios

1

Larcel cabrera 19/12/2017 06:32 AM

Estrenos?? Eso son estereotipos impuestos que nos hacen olvidar el verdadero sentido y espíritu de la navidad. Para la gran mayoría el materialismo se impone y no les permite ver que lo verdaderamente importante es el nacimiento de Jesús el cual nació de la forma más humilde. Y que nos dijo amarnos los unos a los otros. Dar sin esperar recibir... Pero no... Nos olvidamos de lo encencial del espíritu y nos encerramos en el consumismo y materialismo


2

Jose Perez 18/12/2017 05:40 PM

....Si votan (o se abstienen de votar) por la crisis y la Míseria ¿¿Por qué chillan tanto si con su voto o con su Abstención están diciendo que están conformes?? Qué nadie me venga a decir que no les gusta la crisis entonces... CUERDA DE LLORONES Y MASOQUISTAS IGNORANTES....


3

Pedro Reyes 18/12/2017 08:36 AM

“-El brillo en los ojos de los niños- resplandece apreciando en las vitrinas los modelos de calzado y tomados de la mano, los acompañaban a los adultos”???. Pues, interesante!... No entendí el enlace del mantener el espíritu navideño con el denominador -común- llamado materialismo de la compra. El problema debe ser mío. Como siempre. Soy yo quien me alimento (yo) mismo sobre mi propia versión en la película de la realidad. Me capitalizan con un bono navideño y a seguir me siembran una tradición que me descapitalice.


AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS