Monseñor Basabe: La corrupción es un terrible pecado contrario a los mandamientos divinos

Monseñor Basabe llamó a los venezolanos a pedir a la Virgen sabiduría y valentía para poner fin al “prolongado conflicto político y social” que ha conducido al país a la “ruina y destrucción y por ende a un cada vez mayor empobrecimiento de nuestra población”.

Por:  Agencias

En un mensaje en ocasión de la 164° procesión de la Divina Pastora, el administrador apostólico de la ciudad de Barquisimeto, monseñor Víctor Hugo Basabe, invitó a los fieles a contemplar, durante la Novena de preparación en su honor, esta venerada imagen mariana sin olvidar las difíciles circunstancias que la ciudad y el país están viviendo.

Basabe también condenó la corrupción por ser un “terrible pecado contrario a los mandamientos divinos” y “origen de todos los males” que hoy padece la sociedad venezolana.

“Esas son, entre otras –agregó Basabe– las principales pestes de las que debemos pedir a la Virgen en estos días nos libere”.

La procesión que el 14 de enero, por 7 kilómetros y doce estaciones, llevará a la imagen de la Divina Pastora hasta la catedral de Barquisimeto, atrae cada año a casi 3 millones de venezolanos hacia el estado Lara, la región de central del país.

De allí, la invitación del administrador apostólico de Barquisimeto a las autoridades competentes, para que antes, durante y después del desarrollo de la peregrinación, los fieles puedan contar con los servicios básicos de electricidad, agua, transporte y combustible que les permitan vivir esos días con sosiego y tranquilidad.

Como cada año, en la vigilia de la solemnidad de la Epifanía, la imagen de la Divina Pastora, una de las advocaciones marianas más importantes de Venezuela, fue bajada del altar de la iglesia del pequeño pueblo de Santa Rosa, donde reposa desde 1736, en preparación a la procesión del 14 de enero, la tercera más multitudinaria del mundo.

Monseñor Basabe llamó a los venezolanos a pedir a la Virgen sabiduría y valentía para poner fin al “prolongado conflicto político y social” que ha conducido al país a la “ruina y destrucción y por ende a un cada vez mayor empobrecimiento de nuestra población”.

Afirmó que todos deben asumir el compromiso de “ser generadores de un nuevo tejido social que de origen a una nueva sociedad” donde la anomía, el desorden normativo de la sociedad, y la inmoralidad sean superadas y extirpadas.

Más Noticias