Publicidad

Actualizado hace 284 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Ciudad
02:15 PM / 23/05/2019
'Los tres golpes' en las colas de gasolina
Luis Dagand
Enrique Rivas

Largas colas para abastecer combustible son el panorama sin fin en la ciudad. La interminable espera ha obligado a los usuarios de las estaciones de servicio a inclusive  servir los tres platos diarios en pleno caos, como es el caso de Benito Valero, quien desde la madrugada sale con su familia a apartar su puesto en la oscuridad absoluta de la calle por la falta de alumbrado público.

“Nosotros nos venimos a hacer la cola, como no sabemos cuánto nos tardaremos, mis hijos están pendiente por si los llamo para que me traigan alimentos”, contó el hombre residenciado en La Florida, quien esperaba tanquear en el estación de servicio Miranda, pero sin saber a ciencia cierta si el combustible llegaría a la bomba. 

El gasto va más allá de obtener combustible, como lo explicó Leonardo Rivas. “Esto no es solamente esperar, durante doce horas gastas en agua, comida, un duro frío, que si el niño se antoja de una chuchería, y pare de contar. Esto sale caro”, reprochó el hombre que ya había gastado en agua y refrescos para ‘vacunarse’ del intenso calor.

Días de trabajos deben ser sacrificados para llenar el tanque. “Yo  trabajo repartiendo bombonas de gas doméstico, ya llevo un día perdido de mi trabajo, estoy obligado hacerlo porque es lo único que tengo para subsistir”, expresó Emilio Bracho, quien viajó desde la Costa Oriental del Lago, con la esperanza de obtener el carburante necesario para su ruta de transporte.  

 

“La vista de la ciudad ha cambiado mucho, en cualquier estación de servicio hay colas y lo peor es que obstaculizan el tráfico, generando caos en la vía”, dijo Carmen Velásquez, quien resolvió el día al comprar 20 litros de gasolina por 10 dólares.

Usuarios concuerdan que la principal razón que ‘frena’ la circulación de los conductores en las bombas es la corrupción de funcionarios y empleados. “Me pasó que tuve que pagar cinco mil bolívares para que me surtieran, luego de esperar 12 horas, la razón que me presentaron es que mi chip estaba dañado  y si quería irme con el tanque full tenía que pagar, tuve que hacerlo porque vivo de mi carro”, declaró Juan Brito, taxista. 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS