La Rosa Mística irradia su amor y protección desde "Los Altos III"

Su santuario llega a 19 años de emotivas historias. Conozca cómo nació la devoción en la imagen de la Virgen de las tres rosas. Sus escarchas y aceite han impactado a su feligresía.   

Por:  Agencias

El obsequio de dos imágenes de María Rosa Mística dio origen, en mayo de 2001, a una de las devociones marianas más seguidas en Maracaibo.

Aura Urbina, de la populosa zona de Los Altos III, de la parroquia Francisco Eugenio Bustamente, recibió el regalo de su vecina, Xiomara Fuenmayor. De ese sencillo gesto de amistad partió una historia de amor, fe y milagros que este miércoles  5 de agosto celebra 19 años.

La humilde casa de Aura   se  convertió en un acogedor santuario  al que a diario la gente va, reza a la   Virgen de las tres rosas su amparo y su bendición. Allí se han celebrado bautismos, comuniones, confirmaciones, matrimonios y, ppr supuesto, misas.

Para los días de tan preciado obsequio presenciaron por primera vez la manifestación de la Virgen: las escarchas.

La manifestación inicial se atribuye a la sanación de un nieto de  Aura, Carlos E. Cifuentes, para ese entonces de  3 años. Llegaba a  convulsionar a causa de un tumor cerebral y la  familia Urbina decidió pedir a la santa Virgen por la salud del infante.

Aura Urbina, de Los Altos III, Maracaibo.

Gracias a la ayuda de una vecina, Cruz Bermúdez,  miembro de un grupo de carismáticos, comenzaron a rezar el Rosario a la familia y algunas amistades de la zona. Ante la presencia de catorce personas, un día la Virgen empezó a dar su regalo de amor: las escarchas y el olor a rosas.

Los presentes no salían de su asombre y pronto la comunidad empezó a congregarse en aquel espacio, donde se dispuso un pequeño altar, que poco a poco se llenó de imágenes.

Al tiempo, el niño sanó por completo de las convulsiones y las manifestaciones de Nuestra Madre se fueron haciendo más frecuentes y más prolongadas.

El 5 de agosto de 2001, de la imagen de la Virgen empezó a brotar su aceite de rosas.

Aquella humilde vivienda era un lugar de ventas de cervezas y peña hípica y desde ese momento todo cambio para la familia Urbina”, recuerda Armando González León.

El fallecimiento de un hermano acercó a González a la Rosa Mística. “Mi vivencia personal  viene desde octubre del 2001, en el interín de la muerte de mi hermano Justo González, de  37 años, a raíz de un cáncer. De alguna manera la Virgen de Guadalupe entró en mi vida y   en mi búsqueda a la devoción mariana unos vecinos me hablaron de la manifestación de María Rosa Mística, en la vía al jardín Los Bucares.

En la segunda   ida a la zona tuve la gracia de llegar hasta ese hogar ubicado en sector Los Altos III, casa No 91-131. Esta humilde vivienda, siempre me recuerda al portal de Belén, donde en la mayor pobreza nace el Rey de Reyes, nuestro Señor Jesús.

Al llegar a ese hogar y ver el altar pude acercarme al busto de la Santa Madre, sentí el llamado de ella, luego la señora Aura, se me acercó con aquella humildad y a partir de ese acontecimiento pude empezar mi labor pastoral a María Rosa Mística. Por varios meses visite con frecuencia el hogar. Un día, sentado en el pequeño patio lateral de su hogar, le comenté a   Aura  que  levantáramos una capilla en ese espacio.

Ella con mucha duda comentó: Es muy difícil y se necesita mucho dinero y mis palabras fueron: Para Dios y María Santísima nada es imposible, si es su santa voluntad”.

Con donaciones de materiales, horas de trabajo de arquitectos, ingenieros, albañiles y mucho empeño se levantó la capilla de la Rosa Mística, que vino a fortalecer la fe en la región.

La iglesia estuvo lista en menos de 12 meses. “Con los años la feligresía colaboró con los objetos litúrgicos y ornamentos, las vestiduras distintivas que usan los sacerdotes ministeriales y también la donación del cáliz o cálice, traído desde la Vía Dolorosa en Jerusalén, así como la patena de plata y la custodia (ostensorio) de oro con incrustaciones de piedras preciosas traídos desde Bogotá Colombia”.

La   inauguración se dio con una eucaristía presidida por los presbíteros  Miguel Ospino y  Lenín Naranjo, "trasladamos a la Virgen a su nuevo nicho. Se hizo una gran procesión a lo largo de la calle principal y a medida que la procesión andaba la santa Virgen dejaba sus   escarchas en la tierra de la vía, incluso hasta dentro de la capilla. La santa imagen, de la mano del padre Lenín, ya dentro del templo brotaba aceite de tal forma que todos los asistentes estábamos impresionados. En lo personal no puedo decir con precisión las veces que la Madre de Dios tuvo regalos para mí a través de su manifestación de escarchas y otras bendiciones".             

A Los Altos III, conociendo la devoción, se acercaron, entre muchos, la recordada hermana Francisca de los Ángeles (Casa Hogar de la Misericordia) para hacer el Rosario de la Misericordia a las 3:00 pm, monseñor Pietro Parolin, cuando fue nuncio apostólico de Venezuela, y sacerdotes y prelados de varios países.

El exnuncio en Venezuela, hoy secretario de Estado Vaticano, el cardenal Pietro Parolin,

visitó el santuario en la capital zuliana.

Ciencia y fe

En julio de   2009, Enrique Villalobos, ingeniero químico, pudo determinar que el aceite era de una base de propiedades únicas para la ciencia.

Sobre las escarchas se realizaron unas pruebas en los laboratorios de la UCV y los análisis ejecutados en dos oportunidades arrojaron: "Las escarchas son delgadas, livianas, se sienten con aparente luminosidad propia y no producen encandilamiento, son adherentes a cualquier superficie y resulta difícil quitarlas, presentan dos caras, como las hojas vegetales.

 Al verlas a través de un microscopio electrónico de barrido sin tratamiento, se puede apreciar que la escarchas no son metálicas, por lo cual es imposible verlas sin antes hacerles un recubrimiento de oro a fin de que se permita con el recubrimiento metálico el desprendimiento de los electrones secundarios necesarios para poder visualizarlas a través del microscopio electrónico de barrido, tienen una estructura laminar y presentan burbujas, sus bordes son sólidos. Ante tratamientos químicos, la escarcha tratada con ácido fluorhídrico   permanece inalterada".

Más Noticias