Hasta $10 vale un puesto para estar entre los primeros en las bombas

Desde 2 dólares cobran por ceder  un puesto para echar gasolina en  Lagopista que es dolarizada. En otras, las colas fluyen. En Ziruma, el lunes 6-J, la  Desur de la GNB  detuvo a una "vendecupos". 

Por:  Priselen Martínez Haullier


¡Diez dólares! Ese es el monto que exigen para estar entre los primeros puestos en una bomba de Maracaibo.

Son muchas las denuncias, quejas y comentarios que han surgido sobre esta práctica.

Ante la reducción en la cantidad de estaciones de servicio para surtir gasolina  subsidiadas, las bombas asignadas para la venta a precio internacional, desde hace tres semanas, viven abarrotadas de vehículos. Y ya no importa el costo, sino tener combustible.

La viveza y la trampa, para quienes a todo le quieren sacar provecho, están a la orden del día, y el  que quiere echar de primero o estar entre los primeros debe atenerse a lo que le exijan.

PANORAMA recorrió, este jueves 9 de julio, varias bombas de la capital zuliana y pudo corroborar que "la maraña" persiste para no esperar en una bomba.

En una estación subsidiada, situada al comienzo de avenida La Limpia, que ha sido muchas veces señalada de irregularidades por la venta de puestos, usuarios señalaron a oficiales del Cuerpo de Policía Bolivariano del estado Zulia (Cpbez).

Cada quien cuenta 'el calvario' que debe pasar para echar gasolina entre las 8:00 de la mañana y las 12:00 del mediodía.

"Llegué ayer a las 8:00 de la noche a hacer la cola en una calle detrás de la bomba para garantizar mi puesto. En ese ínterin uno caminó, chequeó la avenida y a la 1:00 am se formó la fila. A las 2:30 am llegó la Policía del Estado a quitarnos, a unos se los llevaron presos porque nadie puede amanecer haciendo cola. Yo me pude esconder".

"A las 4:00 de la madrugada volvieron a llegar y el policía que nos sacó se puso de primero, metieron unos 15 carros hasta la panadería, y después a nosotros. Hubo quien les pagó 10 dólares y ya entraron desde hace rato", relató a este medio Roberto Aparicio.

"Ya me quiero ir, tengo hambre. A esta hora no  he desayunado (10:50 am). Si sé esto hubiese pagado los 10 dólares y más los 2 dólares que se pagan para surtir, es más rentable que ir a una dolarizada", reconoció el hombre de 60 años.

Tocó su turno se montó en su carro y arrancó con desespero hasta la entrada de la bomba fuertemente custodiada por oficiales del Ejército.

En medio del correteo para entrar, unos que estaban sin hacer cola aprovecharon el llamado y también se metieron. 

"Esos tienen sus contactos adentro y se metieron. Allá pagan", afirmó otro usuario de apellido Montesinos, mientras giraba su rostro en señal de decepción y esperaba su turno.

Y es que tanto en la entrada como en el resto de la avenida podía apreciarse a las personas con sus tapabocas, algunas con la nariz descubierta, y el distanciamiento, como medida de prevención del covid-19, no se respeta.

En la bomba Lagopista, ubicada en la C-1 y que recientemente pasó a manos del Gobierno regional, las "pirañas vendecupos", para quien no quiera esperar, cobran dependiendo del lugar. 

No había combustible y la cola de autos llegaba al semáforo de Cañada Honda, pero al principio podían notarse los espacios para quienes decidían caer en la trampa. 

"Yo le sugiero señora, a esta hora (11:05 am), que no pague por un puesto porque la van a estafar", dijo un hombre de unos 34 años que estaba desde las 7:00 am haciendo cola.

"Yo pagué 2 dólares allá arriba" y ya estaba casi al frente de la bomba de Hidrolago.

"Para engancharla le dicen que la gandola ya va a llegar y que esta bomba va a cerrar a las 4:00 de la tarde", soltó.

"Estoy esperando media hora más para irme", admitió resignado ante su  fallido intento.

Más adelante, a casi 150 metros, brincó un hombre.

"¡Aquí, aquí...! El puesto te vale 5 dólares porque estáis cerca para entrar. Más adelante son 10 dólares lo que se pide", dijo sin desparpajo. 

"Acomodate detrás de la camioneta esa", insistió. Mientras podía observarse la desolación en la bomba ante la ausencia del combustible.

La bomba El Carmen es dolarizada y la cola respeta los espacios de los negocios y la entrada de la funeraria.

Luego, en la estación de servicio El Carmen, en la avenida Las Delicias que también es dolarizada, la situación es distinta. 

Se observó que el orden prevalece, por parte de los funcionarios del Cpbez encargados de su resguardo, incluso, preservando el espacio del estacionamiento de los negocios y la entrada a la funeraria.

La cola se hace en la avenida 16, la parte de atrás. "Nosotros agarramos la cola a las 7:00 de la mañana por la universidad (José Gregorio Hernández), pero ha corrido y eso es lo importante; que corre", dijo Néstor Rodríguez, un jubilado.

En la avenida 16 está la cola  hasta llegar a la bomba.

Cinco cuadras más adelante, y en medio de los puntos de control vehicular de la PNB y del Ejército, está la bomba 5 de Julio custodiada  también por la Fanb y Polimaracaibo, la cola fluía, a pesar que llegaba a dos cuadras y media en la calle 78, Dr. Portillo.

En la bomba Doble RR frente a Ippluz, también en Delicias, la fila fluía. De un lado pagaban en dólares y en la otra con petros para quienes deseaban utilizar esa modalidad.

En la estación de la avenida Las Delicias con 5 de Julio la fila también fluía. 

En la avenida Universidad, está la  Ziruma que es subsidiada, también mostraba a las 11:40 de la mañana una larga cola donde el último carro daba hasta casi la entrada del rectorado de LUZ.

En esta estación también fue denunciada la presencia de personas vendiendo cupos para quienes querían tanquear sin hacer cola.

El pasado lunes 6 de julio, una comisión de la Segunda Compañía de Desur  de la Guardia Nacional Bolívariana (GNB) detuvo a una mujer de 38 años, a quien le encontraron la cantidad de 15 dólares producto, supuestamente, del apartado de puestos en las cercanías de la bomba.


A la aprehendida la señalan de cobro de divisas, obstaculización de vía pública, alteración a la tranquilidad pública y privada; así como incumplimiento al Decreto Presidencial de Cuarentena Colectiva N° 4.160.

Más Noticias