Publicidad

Actualizado hace 5 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Ciudad
06:20 PM / 01/05/2016
Hasta 1.000 bolívares pagan los zulianos por rubros ‘detallados’
S. Rivero (Pasante) / J. Gutiérrez (Editora)
Panorama
Virginia Mejía

Hasta mil bolívares pagan los marabinos para adquirir “un poquito” de mantequilla, azúcar, harinas, arroz y hasta salsas, empaquetados en bolsas de plástico o envases nuevos y reciclados.

En el sector Los Claveles, de la parroquia Cecilio Acosta, Luzmarina Jusayú llega a una bodega cerca de su casa a preguntar por el precio de medio kilo de azúcar. Eglis la atiende y le indica que el paquete cuesta 400 bolívares. 

“No lo compro porque está muy caro”, dijo Jusayú, al tiempo que indicaba que le ha tocado comprar “de poquito”, según lo que encuentre en las tiendas. “No es justo que uno vaya a una bodega y no haya lo que uno necesita”, manifestó.

Y Luzmarina no es la única. Desde hace aproximadamente cuatro meses los vecinos de distintos sectores, como Andrés Eloy Blanco, Cuatricentenario, Las Marías, Felipe Pirela y otros, han recurrido a este sistema de comercio informal.

Wendy González, habitante del barrio Simón Bolívar, parroquia Francisco Eugenio Bustamante, es dueña de una tienda en el sector y dijo: “La gente llega diciendo ‘déme un cuarto de kilo’ y se lo vendo, porque la situación está horrible”. Además indicó que a veces debe emplear otras estrategias para garantizar la venta de la mercancía. “Yo tengo que venderles como muchas veces me los venden a mí: en combo. Si se van a llevar azúcar o harina, deben llevar también verduras u otras cosas”, dijo.

Aparte de productos como el arroz, el aceite, el café y el azúcar, se han vendido detallados artículos menos comunes. Ciudadanos han manifestado haber comprado pasta dental, salsas, especias y hasta mezcla de harina por porciones y empacadas en casa.

“Aquí tengo margarina, mayonesa y salsa de tomate en vasitos de plástico. La margarina en 1.000 bolívares y la salsa de tomate en 400”, expuso Gloria Pirela, quien tiene un local en el sector Las Delicias.

“Yo he comprado mostaza, salsa de tomate y mayonesa mucho más caras”, indicó un cliente en el abasto de Gloria.

 Vecinos del sector Cuatricentenario, ubicado al sur de Maracaibo, declararon que ‘no es una actividad de ahora’. Simón Rivero dijo: “Yo me acuerdo que hace años también nos tocaba comprar lo que fuéramos a comer ese día. Ya la gente no hace la compra, sino que sale a la tiendita, como antes, a comprar un poquito de azúcar, el poquito de arroz o la mantequilla”.

Hay personas que se rehúsan a este tipo de comercio. “Eso pasa si uno acostumbra a la gente a verderle una  cucharadita de algo. Lo menos que yo vendo es medio kilo”, enfatizó Pedro Yepez, comerciante del sector Andres Eloy Blanco.   

Es importante resaltar que la inadecuada manipulación de los alimentos podría generar enfermedades e infecciones bacterianas.

Recientemente, Dianela Parra, presidenta del Colegio Nacional de Médicos precisó al respecto que estas ventas informales podrían “traer consecuencias, porque la conservación de estos productos no cumplen con los requisitos cuando se trata de la preservación, pues generalmente deben estar empacados para que puedan tener los preservativos adecuados, que impiden el desarrollo de bacterias, de hongos y de otro entes perjudiciales para el organismo humano”.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS