Daniel Sega Neuman, el zuliano que llegó a la Nasa investigando los anillos de Saturno

El joven ganó una beca que otorga la Nasa a estudiantes de posgrado que están trabajando en investigaciones relevantes para la Dirección de Misiones Científicas.

Por:  M. Fuenmayor / Foto: vía Instagram (@ddsega)

Cuando solo era un estudiante de bachillerato en el colegio Bilú, en Maracaibo, Daniel  David Sega Neuman comprendió que debía estudiar física para seguir explorando un tema que lo había fascinado desde su infancia: la astronomía.

Aunque en siendo un niño no comprendiera del todo el tema, desde el primer acercamiento esa fascinación nunca lo abandonó y lo llevó primero a unirse a las noches de observaciones del Grupo Astronómico del Zulia (GAZ) durante su juventud, después a estudiar en  la Universidad de Los Andes (ULA) y finalmente a migrar a Estados Unidos, donde se graduó como físico en Universidad de Florida Central  (UCF).

Después continuaría formándose con una maestría de Filosofía de la Física en la Universidad de Oxford y hoy, además de ser candidato al doctorado en Astrofísica en la Universidad de Colorado en Boulder, es ganador del programa Futuros investigadores de la Nasa en Ciencias Terrestres y Espaciales y Tecnología (Finnest, por sus siglas en inglés)  con una investigación sobre un planeta que desde siempre ha llamado su atención: Saturno.

“(Desde joven) me fascinaban lo que eran los telescopios, me gustaba mucho Saturno, en un momento llegué a verlo por un telescopio. Nos llevaron al Planetario Simón Bolívar y eran temas que me interesaban pero no lo entendía muy bien”, comentó en una entrevista a PANORAMA.

“Ya en el bachillerato, que vi física, estaba entendiendo mejor la idea de la astronomía y astrofísica en específico y me di cuenta de que eso era lo que tenía que hacer, tenía que estudiar física y me fui para la ULA porque allá estaba el Centro de investigación de Astronomía”, agregó.

En esta alma mater  estuvo exactamente hasta el tercer año de la carrera cuando se puso en contacto con el astrónomo venezolano Humberto Campins, quien trabaja en Florida, para comenzar a investigar más sobre Saturno.

“Yo lo contacté, no lo conocía, porque quería hacer eso y él me refirió a un profesor de la Universidad de Florida Central  (UCF) que trabajaba con los anillos de Saturno. En ese momento, trabajaba con una sonda que se mandó a este planeta llamada Cassini, que es un satélite que orbitó Saturno y tomó fotos, mediciones y las envió la Tierra”, explicó.

Con la oportunidad de participar en el proyecto, Sega Neuman se transfirió de la ULA a la UFC para terminar su carrera en Norteamérica, pero la misión Cassini culminó al igual que el financiamiento para continuar investigando los misterios del sexto planeta del sistema solar.

“Estaba trabajando con este profesor en esta misión de la Nasa pero el financiamiento relacionado se acabó y la investigación terminó en 2017 (…); sin embargo, el problema que yo había trabajado con el profesor no estaba resuelto y ya yo tenía pensado un proyecto de tesis relacionado con Saturno que quería hacer pero la única forma de hacerlo era buscando financiamiento por otro lado”, recordó.

Foto: Cortesía

“No me esperaba quedar en el programa”

Luego de preparar su investigación sobre los anillos de Saturno, el marabino aplicó este año ante el programa Finnest, que otorga becas de investigación a estudiantes de posgrado que están trabajando en investigaciones relevantes para la Dirección de Misiones Científicas de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, para enterarse hace unas semanas que su trabajo había resultado seleccionado

“Honestamente no esperaba quedar en el programa porque yo el año pasado apliqué con el proyecto, quizás menos desarrollado, menos pensado y no quedé. Entonces, este año lo volví a intentar sabiendo que obviamente te pueden rechazar y fui seleccionado. Estaba muy sorprendido”, admitió.

“Me aprobaron el financiamiento para utilizar ese proyecto como una tesis de doctorado y ahora tengo un compromiso para llevar a cabo esa investigación con la Nasa”, destacó. “Fue una gran sorpresa, estuve incrédulo por varias semanas”.

Sega resaltó que antes de ganarse la beca tenía mucha incertidumbre sobre el futuro de su carrera “porque ya no había más financiamiento para trabajar” en su especialidad. “No sabía si tenía que cambiar de campo, si tenía que quizás dejar el doctorado y fue un gran alivio saber que voy a poder hacer la tesis de doctorado y voy a poder seguir mis estudios”, comentó.

Con esta beca, este zuliano de 28 años recibirá financiamiento del presupuesto de la Nasa para costear su investigación los próximos tres años.

“(…) mi investigación de Saturno es precisamente esto, la mecánica celeste de los anillos y las lunas, cómo se mueven estos objetos y cómo interactúan entre sí. Tienen un movimiento en consonancia y es un programa complejo porque hay más de 60 lunas, el anillo es muy extenso (…), entonces es complejo y como para trabajar en él por mucho tiempo”, enfatizó.

Además señaló que en la Universidad de Colorado en Boulder trabajará con un grupo de expertos en anillos de Saturno que laboran en el prestigioso Instituto de Ciencias Espaciales.

“Como esto es una tesis, ellos me van a ayudar a asesorarla y a concretar ese proyecto. El líder de ese grupo se llama Larry Expósito y técnicamente es mi tutor. Ese instituto es un lugar donde hay muchos científicos que están relacionados con distintas misiones de la Nasa (…). Ahí voy a estar trabajando”, dijo e indicó que por la pandemia, ahora, está trabajando desde casa.

Sobre el porqué escogió Saturno, explicó: “Si a mí me gusta el movimiento de las cosas, Saturno es un lugar donde hay mucho ocurriendo (…). Además está cerca de la Tierra en tanto que podemos mandar una sonda y tomar fotos de cerca y mediciones. Entonces, también hay mucha información acerca del sistema que podemos utilizar para comparar nuestras teorías del movimiento de los anillos y las lunas, por eso caí en Saturno”.

“Quiero volver a Suramérica”

En el futuro, a este científico zuliano le gustaría unir dos disciplinas: la física, que incluye la astrofísica, y la filosofía para dedicarse a la docencia.

“He estudiado filosofía y me he dado cuenta que estas dos disciplinas, la filosofía y la física, aunque parecen muy distintas, tienen muchas cosas en común pero están divorciadas históricamente. El cuestionamiento filosófico me parece muy importante para los científicos, me parece que a mí me ha sido muy útil como científico saber filosofía”, aseveró.

“Quisiera incorporar como docente eso en el pensum de estudio de los programas de Física y quisiera hacerlo en Suramérica. Quiero volver y hay varios lugares donde hay buenos ambientes para ser astrónomo y estar en un departamento de física (…)”, explicó. “En estos espacios quisiera construir esa cátedra de Filosofía de la física porque me parece  que va a ayudar a mucha gente a ser mejor científico”.

Por último, el astrofísico destacó que la situación de Venezuela a nivel de investigación es “complicada” con la migración de profesores entre otras circunstancias pero hay mucho talento y un esfuerzo por parte de los estudiantes en querer salir adelante.

Por ello, avala a un grupo liderado por un equipo de la ULA y Reina Camacho Toro, llamado Cevale2ve, en el que estudiantes graduados en Venezuela, que actualmente cursan estudios de posgrado en el exterior, dictan cursos en línea “para poder suplir estos programas que se están quedando sin docentes y eso ya se ha implementado en varias universidades en Venezuela, sobre todo en Caracas”.

La iniciativa es con el fin de “seguir produciendo el talento que Venezuela tiene. Para que los venezolanos que vienen detrás de nosotros tengan las oportunidades que nosotros tuvimos, se tiene que hacer estándar de incorporar esta gente en los programas de física”.

Más Noticias