Publicidad

Actualizado hace 20 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Ciudad
08:12 PM / 23/07/2019
Crónica: Calor y resignación reinaron en este mega apagón
Priselen Martínez Haullier
Alberto Briceño

Como un Deja Vu del pasado 7 de marzo vivieron los marabinos, el mego apagón que se inició a las 4:45 de la tarde de este lunes 22 de julio en 16 entidades del país y que luego a las 7:00 de la noche sumó a siete estados más.

La incertidumbre de estar incomunicados y en penumbras les hizo recordar lo vivido hace exactamente 143 días, solo que frente al caos observado en marzo, esta vez prevalecieron la calma,  la tranquilidad  y la resignación a la espera de una solución más rápida a la caída del Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Nuevamente, los porches, los techos de las casas, las soteas de los edificios se convirtieron en improvisadas habitaciones.

El calor hizo mella desde la medianoche. La incandescente luna que pudo apreciarse no permitió ni una ventisca que refrescara el ambiente.

Sentada en un sillón frente al pequeño porche de su casa, ubicada en la avenida 12 del sector Belloso de Maracaibo, pasó la larga noche Johanna Urdaneta, una paciente renal de 49 años, esperando que en algún momento se normalizara el servicio eléctrico en la región zuliana y en  el resto del país que se vio interrumpido, según informó el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, por un “nuevo ataque electromagnético” al SEN,  situado en el Guri, estado Bolívar.

“No sabemos nada de lo que está pasando”, contó la mujer que este  martes 23 de julio le correspondía asistir a su primera sesión de diálisis de la semana en la Unidad Maracaibo, ubicada en la calle 71 con avenida 16.  “No fui porque allá no hay planta. No las ofrecieron, pero no  la enviado”.

“Aquí amanecí, sentada en esta silla con los pies hinchados y el resto de mi familia en un colchón”, expresó angustiada.

Carlos Durán, quien trabaja como vigilante en una empresa, afirmó: “No tuve problemas porque en el trabajo hay  planta, pero cuando llegué a la casa esta mañana me encontré que mi niña de seis años no pudo dormir en toda la noche por el calor”, contó este vecino de Belloso.

Marcos Azuaje, del sector Punta Iguana Sur,  parroquia José Cenovio Urribarrí del municipio Santa Rita, dice que ya suma cuatro meses, desde el mega apagón del 7 de marzo, “pasándola mal”.

“Estamos mal, esto nos tiene estresado porque no se le ve solución”, expresó este sexagenario mientras conversaba sobre el tema con unos compañeros en la acera del Hospital Chiquinquirá, en pleno casco central de Maracaibo. 

En Veritas, Ciro Guerrero, de 45 años, salió  en su silla  de ruedas a las 8:00 de la mañana aprovechar la sombra del vecino del frente de su casa.

“La pasamos fatal hizo demasiado calor. La electricidad se nos fue a un cuarto para las 5:00 de la tarde. Nos tocó dormir en el porche de la casa”, contó acompañado de su vecina Angie Amesty.

Elizabeth González pasó parte de largo apagón trabajando en el laboratorio de una clínica privada. “La planta estuvo encendida hasta las 6:00 de la mañana de este  martes y gracias a Dios no recibimos ninguna emergencia”, contó la joven.

En el municipio San Francisco,  cuando ocurrió la sorpresiva suspensión del servicio,  gran parte de los sectores se encontraban con el plan de administración de carga.

“Cuando se dio el apagón ya en ‘Domitila Flores’ (una parroquia de esa localidad) estábamos en racionamiento”, recordó una residente que vino al centro de Maracaibo a realizar una diligencia.

El sector comercio, en el casco central, abrió sus puertas a media máquina. Algunos negocios levantaron sus santamarías y esperaron a su clientela con normalidad, otros encendieron sus plantas para cumplir con la jornada.

En Las Pulgas también recibieron a los compradores que decidieron aventurarse previendo que pudiera extenderse la restitución del servicio eléctrico por días como ocurrió en marzo y abril pasado.

En la avenida La Limpia, los supermercados y el mercado periférico permanecieron abiertos.

“Hemos visto una buena movilización de los ciudadanos y más del 60% de los comercios abrieron en  los municipios”, afirmó el gobernador Omar Prieto al ofrecer un balance al salir de la reunión con el Estado Mayor Eléctrico en el Palacio de Gobierno.

También pudo observarse, en el recorrido hecho por PANORAMA, que las bombas que cuentan con planta eléctrica mantuvieron su ritmo de despacho de combustible a los vehículos con normalidad, pese a la contingencia.

A las 4:30 de la tarde, la empresa Corpoelec a través de sus redes sociales informó que “iniciaron las pruebas para restablecer el servicio en la Costa Oriental” y  a las 5:30 de la tarde vecinos de sectores la zona norte de Maracaibo comenzaron a reportar la llegada del fluido eléctrico.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS