Publicidad

Actualizado hace 85 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Ciudad
08:00 AM / 20/07/2019
Corto o largo: hasta una grúa se ve en la ruta de Sabaneta
Luis Dagand
Alberto Briceño

La falta de autobuses y carritos por puesto sigue siendo un dolor de cabeza para los marabinos.

Cada día en las calles se ven improvisadas  unidades de transporte y hay vehículos que se roban las miradas de los peatones. Este es el caso de una grúa que es utilizada para movilizar a vecinos del sector Sabaneta. Se le ve recorrer la vía haciendo contraste con el paso del Metro de Maracaibo.

Los pasajeros  suben a la grúa  para llegar al centro de la ciudad o, en dirección contraria, ir del centro hasta la urbanización  La Vanega donde también culmina el recorrido del tren.  

Esta grúa ofrece su "servicio" sobre todo cuando el Metro paraliza sus operaciones debido a las fluctuaciones eléctricas y cortes programados del servicio.

José Perdomo es el propietario del particular transporte, que sale todas las mañanas y tardes desde La Chamarreta, en la circunvalación 3.

En su rutina diaria, a Perdomo lo acompaña su primo  Ricardo Perozo, quien hace de colector. “Nosotros hacemos hasta cuatro viajes en un día, la demanda por grúas es inexistente,  y con lo que hacemos garantizamos la comida del día, además de reparar lo que necesite la grúa".

Por viaje cobran un pasaje de 500 bolívares. Aunque el precio establecido  por las autoridades en Maracaibo es de Bs. 300, la mayoría de los vehículos que ofrecen este servicio en forma improvisada cobran tres veces más la tarifa.

Algunos pasajeros perciben ventajas en este improvisado medio colectivo. “Yo uso una silla de ruedas, y aquí nunca me niegan el abordaje,  la gente siempre me  ayuda a subir y voy ‘cómodo’ si hay donde sentarse”, declaró Juan Víctor González.

Sacos, bolsas, bultos y hasta cestas de vegetales son los asientos adicionales creados por los usuarios para movilizarse.

“Soy  comerciante en Las Pulgas y siempre debo pagar  más por mi mercancía; aquí no lo hago, y uso mis  cestas como sillas. No nos merecemos esto, pero la adaptación ya es algo nato en el marabino”, expresó León Castro. 

Una opinión contraria dio Petra Suárez, quien ve como “decadente” y “peligroso”  viajar en  la unidad. “Es decadente tener que viajar y lo peor es que nos acostumbramos, es muy peligroso porque los mecates no son garantía de viajar seguro”, comentó.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS