Como ramas y no me duele nada: la abuela 'Leo' llegó a sus 100 años este 20 de enero

Leonidas Salcedo de Araujo nació en Piñango, estado Mérida. Hace 50 años se vino a Maracaibo buscando una mejor vida con su esposo y  sus hijos. Tiene 27 nietos, 43 bisnietos y 15 tataranietos.

Por:  Priselen Martínez Haullier

Leonidas Salcedo de Araujo celebró este  lunes 20 de enero sus 100 años de vida. Esta abuela reside en el sector El Manzanillo del municipio San Francisco.

Llegó hace 50 años desde Las Trincheras,  pueblo que se ubica entre los límites de su tierra natal Mérida con Zulia, a la calle Carabobo en Maracaibo con su esposo José y 12 de sus 16 hijos buscando una mejor calidad de vida.

Nació en Piñango el  20 de enero de 1920. Es la mayor de cuatro hermanos. Tiene 27 nietos, 43 bisnietos y 15 tataranietos, contaron sus hijas Esmeira y Elizabeth, quienes se encargan día a día de atenderla.

“Me siento muy bien”, dijo al recibir a PANORAMA.  Agradeció a Dios el haberle permitido llegar al centenario llena de salud y lucidez con la que contó una de sus anécdotas.

“Una vez me traje una gallina de otra casa, y cuando fueron a preguntar por ella le dije (al vecino) que nos la habíamos comido hacía ocho  días”, dijo entre risas rodeada de parte de sus familiares.

La abuela “Leo” dice que su buen estado de salud se lo debe “al ají” que comió desde pequeña. “Antes se comían muchas ramas, muy sano. A mí no me duele nada”, comentó mientras saboreaba un café y recibía las felicitaciones vía telefónica y de conocidos que recordaron su cumpleaños.

Las ramas como el cilantro, el perejil y el cebollín no faltan en las comidas de esta abuela. 

Siempre se dedicó a ser ama de casa, mientras que su esposo a la agricultura.

“Mi madre siempre nos dice que echemos pa’ lante, a pesar de la edad que tiene le podemos contar las  buenas noticias y las no tan buenas, y siempre nos termina dando aliento. Ella es la que nos da la fuerza en la familia”, agrega Esmeira.

Hasta una banda de abuela centenaria lució la abuela Leonidas. 

“Es un relojito con las meriendas. No le gusta dormir por mucho tiempo. Le tenemos cinco gallinas para que no pierda la costumbre de criarlas. Le damos el alimento para que ella misma se los dé. La mantenemos entretenida”, comenta su otra hija Elizabeth, quien también se encarga de cuidarla.

Saúl Uzcátegui es uno de sus 27 nietos. “Me vine hace 22 años de Mérida a Maracaibo. Viví cinco años con ella y aunque ya estoy casado está pendiente hasta de que me tengan la comida lista".

“Es una maravilla que esté con nosotros. Su apoyo es importante para todos”, expresó con orgullo.

En diciembre pudo reunirse con gran parte de la familia. El Pesebre, como tradición andina, aún está puesto en el rincón de la entrada a la casa. 

Poco a poco, la mañana de este lunes 20-E,  se fueron sumando nietos y bisnietos, quienes con fuegos artificiales comenzaron el festejo que se iba a extender hasta la tarde con una misa de acción de gracias en la iglesia Jesús de Nazareth, allí mismo en El Manzanillo.

Además de la torta que le preparó su familia, la Alcaldía de San Francisco le llevó otra de regalo, así como una bolsa de comida y medicinas por ser “una abuela centenaria”, dijo Ligia Román, coordinadora del programa Bansur acompañada del equipo de Desarrollo Social.

La abuela "Leo" no dejó de probar una de las tortas que recibió de regalo. 

Más Noticias