Al ayudar, las obras fluyen solas: 2 venezolanos cuentan su experiencia

En Instagram se ve el trabajo los influencers @manuelconecta y @razielrod. Uno en Maracaibo y el otro en Guatire; ambos buscan impactar a la sociedad para que el mundo cambie.  

Por:  María G. Fuenmayor

Desde Maracaibo y Guatire, dos venezolanos enarbolan banderas de solidaridad para con el más necesitado. Ni la pandemia del covid-19, ni los más de 80 días de cuarentena que suma el país los han detenido. A través de sus videos en Instagram sorprenden socorriendo a personas en situación vulnerable.

Uno tiene 22 años. Manuel Alejandro Núñez estudia  Administración de Empresas, mención Mercadeo, en la Universidad Rafael Belloso Chacín (Urbe). En redes es  @manuelconecta, como el proyecto que vio la luz públicamente el pasado 18 de febrero, luego de meses ideando cómo ayudar al prójimo con las herramientas que tenía.

El otro es   Raziel Rodríguez (@razielrod), de 38 años. En el 2015 arrancó en un proyecto en el que  ha servido con constancia   a   personas e instituciones necesitadas en el estado Miranda, donde vive.

A estos dos influencers los mueve la necesidad de ayudar. Impactan con su labor. Impulsados por una fe que todo lo puede y con la ayuda de las redes sociales  y de ‘ángeles’,   han puesto   manos a la obra para servir a los demás y llevar un mensaje de amor y esperanza.

Manuel Conecta dice: “Esto te lo envía Dios”

En la capital zuliana, desde hace tres meses, Manuel Alejandro Núñez pasó a ser@manuelconecta. En  Instagram hasta el viernes 5 de junio tenía más de 110 mil seguidores.

A PANORAMA contó: “Combiné mis dos grandes pasiones que son el marketing y el ayudar a las personas para crear un proyecto en el que yo pudiera aportar algo positivo a la sociedad. De ahí nació mi marca personal Manuel Conecta”.

Núñez comenzó invitando a las personas a subir a su vehículo para llevarlos a cortarse el cabello o a cambiarse de ropa y, lo más importante para él, escuchar sus historias.

“Yo solía hacer eso en anteriores ocasiones pero dije: ‘¿por qué no lo grabo?”, explicó. Fue así que decidió filmar este viaje para que el público conociera los relatos de las personas que ayudaba y se sintieran motivadas a socorrer a otros.

El brote de covid-19 en el país a mediados de marzo lo obligó a paralizar estos paseos pero él no se detuvo ni un segundo, sino que adaptó su plan al contexto y decidió salir a las calles para desarrollar la serie El tiempo de Dios es perfecto.

En este segundo proyecto, que rápidamente fue acogido por los usuarios, sorprende en sus casas a quienes atraviesan una situación “complicada” para entregarles comida y otros insumos.

- ¿Por qué el nombre de Manuel Conecta? 

-  El nombre tiene que ver con muchas cosas, yo estoy intentando conectar a las personas alrededor del mundo en base a mi contenido. Conectar a una persona en punto A, como puede ser España, con una persona en un punto B, en Venezuela. Conectar a las personas que quieren ayudar con las personas que necesitan ayuda. De eso se trata. Conectarte realmente con el contenido que te mueva las fibras para que lo compartas y de esa manera poder llegar a muchísimas más personas. De ahí viene Manuel Conecta.

“El hecho era de llegar con una compra grandísima en la maleta del carro y decirles: ‘Mira, todo lo que está en la maleta es tuyo y esto te lo manda Dios”. “Siempre les repito a las personas que el único que hace que llegue a sus casas en ese momento es Dios”, dijo.

De igual forma, reiteró a quienes quieren imitar las buenas obras pero lo ven difícil que “todos de cualquier manera podemos ser instrumento de Dios” en base a su especialidad.

Su próximo paso será crear una fundación que lo respalde para continuar el trabajo.

Raziel Rodríguez: Todo nació por una corazonada

En Guatire es conocido por llegar y sorprender con alimentos, neveras o cuadrillas de obreros para levantar paredes o techos de casas.

Todo inició en el 2015 “cuando por una corazonada” @razielrod preguntó en su página de Facebook quién lo acompañaba a hacer una obra social para los más necesitados.

“Resulta que mi convocatoria fue de más de 30 amigos y fuimos a una casa hogar en Araira, Guatire”, rememoró. Desde entonces, comenzó a tomar forma el proyecto y nació su fundación. A la fecha, en Instagram tiene más de 235 mil seguidores.

Dos años después de aquella primera corazonada, encontró en suplir y aliviar las necesidades de los demás el propósito a la vida y comenzó a trabajar “exclusivamente para Dios y su obra”.

“Todos los días son buenos para trabajar y las obras fluyen solas. Normalmente visitamos a las comunidades de sorpresa. Lo que sí programamos bien son las megajornadas médicas y ya llevamos 17”, señaló.

Por ahora, Rodríguez cuenta con un equipo de trabajo de  4 personas que “de lunes a lunes” salen a cumplir la obra con transparencia.

Durante esta cuarentena por coronavirus, junto a su equipo ha mantenido activa una campaña para llenar las neveras de los hogares con más bajos recursos. Hasta la fecha, han beneficiado a 1.000 familias necesitadas con “poderosos mercados”, abastecieron a la Casa Hogar de Araira e incluso hicieron donaciones y reparaciones a centros hospitalarios.

“Gracias a mis seguidores en Instagram, @razielrod, se han logrado comprar varias neveras para familias que no tenían, hemos entregamos miles de medicinas para ayudar por la cuarentena y muchas cosas más”, agregó.

“El mundo cambió… ahora nos toca cambiar a nosotros para evolucionar. Es sencillo, es fácil. Hay que cumplir con el propósito de vida: amar al prójimo como a uno mismo y continuar la cadena de favores. Necesitamos imperiosamente un mundo mejor”, aconsejó.

Más Noticias