Aguacero nocturno en Maracaibo trajo explosión de transformadores 

"Se iluminó el cielo... hacia la autopista 1 fue azul y hacia el centro, naranja", comentaban en Sabaneta.

Por:  Redacción Web / Foto: Tomada de @mariacquintero

Se veía venir. No bien cayeron, la noche de este miércoles 27 de mayo, las tres primeras gotas de un aguacero y comenzó la más estruendosa ola de explosiones de transformadores en Maracaibo.

La fuerte lluvia, precedida de ventarrones y tormenta eléctrica, es producto del paso de una onda tropical por el occidente venezolano, afirman meteorólogos.

Con la onda, el aguacero, el viento,  los truenos y relámpagos -- o todo junto-- vino el corte de electricidad. 

Desde Veritas, El Saladillo,  Cuatricentenario y San Francisco rodó en cascada la afirmación: ¡"Se fue la luz"! ... ¿El tono? Pues sonó a manera de resignación, rabia y frustración.

"Por aquí he visto más luces que en Navidad, de tantas explosiones de transformadores que ha habido y el centro está apagado", dijo Juan Finol, desde Haticos por Arriba.

"Se iluminó el cielo... hacia la autopista 1 fue  azul y hacia el centro, naranja", escribió en un chat Adelia Sarmiento, en Sabaneta 

"Es la segunda vez que nos quitan hoy la luz", protestaba Iris Suárez, en la urbanización San Francisco. 

También --en un chat-- desde Veritas a Sierra Maestra comentaba Silvana Naranjo a su amiga Julitza Pérez: "Escucho mucho ruido, como explosiones", decía.

"Es como una película de terror, sin electricidad, lloviendo y relámpagos", expresaba Rosalba Martínez al final de La Limpia.

Desde Puerto Cabello, estado Carabobo, en Twitter, señalaban que explotó un transformador en Planta Centro.


"El frágil sistema eléctrico en Maracaibo no está preparado para una lluvia", se quejaban tuiteros.

Si ya con este aguacero inició el periodo de precipitaciones... que Dios nos agarre confesados. Por lo pronto se harán más intensos la oración a María Auxiliadora, los rezos del Rosario a María santísima y la lectura de salmos que hacen  Angi Montiel y Fátima Batista, amigas por más de 30 años, temerosas ambas de las lluvias y truenos.

Más Noticias