Un estudio sitúa la nicotina como posible protector contra el coronavirus

Una investigación de origen francés cuyos resultados ya intuyeron científicos chinos al comienzo de la crisis: la nicotina podría ejercer como protectora frente al virus.

Por:  Adrian Egea Sempere

La crisis del coronavirus ha golpeado de manera considerable de nuestra sociedad. Ya no se trata solo de una pandemia localizada, sino de una infección que afecta a nivel global, manteniendo a gran parte de la población confinada en casa por orden de los distintos Gobiernos. Mientras las personas permanecen aisladas en sus hogares, científicos de todo el mundo trabajar para conocer más sobre el Covid-19, cómo funciona, cómo pueden paliarse sus efectos y, sobre todo, llegar hasta la ansiada vacuna, que sería el arma definitiva.

Poco a poco, parece que el sector científico va descubriendo información interesante a cerca del virus, incluso patrones y datos que resultan sorprendentes. La última novedad, un estudio que relaciona tabaco, vapeo y COVID19. En concreto, hablamos de una investigación de origen francés cuyos resultados ya intuyeron científicos chinos al comienzo de la crisis: la nicotina podría ejercer como protectora frente al virus. Es una de las conclusiones a las que llega el estudio de los especialistas del hospital La Pitié-Salpêtrière de París, uno de los más avanzados de toda Europa.

Es más, según estas indagaciones, la nicotina aumenta su carácter protector en los casos más graves puesto que, según los datos recabados, disminuye la reacción inmunitaria que se produce en el organismo para frenar la infección. Esta teoría tuvo su origen cuando los propios médicos del centro sanitario se percataron de fumadores entre los casos graves de Covid-19, sobre todo en colectivos con alto porcentaje de adicción al tabaco.

Tan solo un 5% de fumadores entre todos los enfermos

En uno de los procedimientos para recopilar datos que respaldasen esta posición, los especialistas hicieron un seguimiento de cerca de 500 enfermos de coronavirus, entre pacientes de hospital y casos leves. Estas pesquisas arrojaron información clara: de todos los pacientes, solo un 5% de ellos eran fumadores habituales, datos que Zahir Amoura, profesor de medicina interna del hospital, hizo públicos en una radio francesa.

Expertos en la materia destacan el poder de la nicotina como posible medio defensivo ante los síntomas del coronavirus. Las hipótesis explican que la nicotina evita que el virus se adhiera a las células y, por tanto, se impide su propagación. Es una teoría que se ve reforzada por el propio estudio, en el que también se refleja que aquellos pacientes fumadores que fueron obligados a dejar el tabaco tras su ingreso en el hospital sufrieron un aumento de síntomas en cuanto a su gravedad.

En cualquier caso, aunque parece que las pruebas indican que la mencionada hipótesis va por buen camino, desde el sector científica apelan a la prudencia antes de dar por confirmada esta suposición sobre la nicotina, puesto que fumar no es un hábito saludable. Es momento ahora de seguir realizando investigaciones en esta línea ya marcada para conocer realmente si el tabaquismo puede convertirse en un aliado inesperado en la lucha ante el virus.

¿Y qué hay del vapeo?

Dentro del campo de los fumadores, también se incluye otro colectivo que por diferentes circunstancias ha optado por otro hábito: el vapeo. Es decir, la inhalación de vapor mediante un cigarrillo electrónico o un dispositivo creado especialmente para ello. Es una alternativa que muchos fumadores adoptan en su vida para, gradualmente, abandonar el tabaco. De hecho, existencia evidencia científica que establece en un 95% la reducción de los efectos nocivos para la salud del vapeo frente al tabaco tradicional.

Dicho esto, cabe preguntarse lo siguiente: ¿vapear resulta perjudicial en la lucha contra el coronavirus? Si nos acogemos a los datos que refleja el estudio del hospital La Pitié-Salpêtrière de París, no hay motivo para pensar que el vapeo tiene efectos negativos. Es más, el vapeo es una forma más de suministrar nicotina al organismo, por lo que también integraría esa hipotética función defensiva que los científicos tratan de encontrar una vez parece que se advierten ciertos patrones.

En cualquier caso, este tipo de teorías que salen a la luz todavía no han demostrado su veracidad, por lo que conviene extremar las precauciones en las que insisten las autoridades sanitarias: no salir de casa si no es por motivos de extrema necesidad, si se sale al exterior hacerlo con guantes y mascarilla, guardar la distancia social y lavarse las manos tantas veces como sea posible. Mientras la ciencia trata de avanzar en esta particular lucha contra el coronavirus, la sociedad debe contribuir cumpliendo con las recomendaciones de las autoridades competentes.

Más Noticias