Un buen nivel de vitamina D en el organismo puede proteger contra el cáncer

Esta vitamina es conocida comúnmente por su papel crucial en la salud ósea, pero los autores señalan que también regula el sistema inmune.

Por:  Agencias

De acuerdo con una nueva revisión de investigación, un buen estado de vitamina D es beneficioso tanto en la prevención del cáncer como en el pronóstico de varios tipos de esta enfermedad, informó Science Daily.

Los efectos anticancerígenos de la vitamina D son especialmente pronunciados en la prevención y el tratamiento del cáncer de colon y el cáncer de sangre. Además, la alta capacidad de respuesta a la vitamina D puede estar relacionada con un menor riesgo de este mal. No obstante, la capacidad de respuesta a la vitamina D varía entre las personas, lo que afecta su necesidad de suplementos.

El artículo de revisión, publicado en Seminarios en Biología del Cáncer y escrito por el profesor Carsten Carlberg de la Universidad de Finlandia Oriental y el profesor Alberto Muñoz de la Universidad Autónoma de Madrid, proporciona una actualización sobre la base molecular de la señalización de la vitamina D y su papel en la prevención del cáncer y terapia.

Esta vitamina es conocida comúnmente por su papel crucial en la salud ósea, pero los autores señalan que también regula el sistema inmune y sus efectos anticancerígenos están mediados principalmente por las células inmunes, como los monocitos y las células T.

Asimismo, ejerce sus efectos a través del receptor de vitamina D (VDR), que es un factor de transcripción involucrado en la expresión y regulación epigenética de numerosos genes.

Según la revisión, los estudios que se centran en el efecto de la vitamina D en diferentes tipos de cáncer proporcionan la evidencia más sólida de sus beneficios en el cáncer colorrectal y en los cánceres de sangre, como las leucemias y los linfomas.

De igual forma, es importante tanto para la diferenciación de las células sanguíneas durante la hematopoyesis como para las células madre adultas en tejidos que se regeneran rápidamente, como el colon o la piel. Un estado de vitamina D demasiado bajo conduce a una función subóptima del VDR y a un mayor riesgo de que estas células no se diferencien por completo y comiencen a convertirse en células cancerosas en crecimiento no controladas.

Incluso en otros tipos de cáncer, como el cáncer de mama y de próstata, un estado bajo de vitamina D, medido como el nivel de 25-hidroxivitamina D en la sangre, se ha asociado con una mayor incidencia de cáncer y un peor pronóstico. Sin embargo, tomar suplementos no ha demostrado de manera consistente que reduzca la mortalidad por cáncer en ensayos controlados aleatorios.

El grupo de investigación del profesor Carlberg ha demostrado anteriormente que los individuos difieren en su respuesta molecular o sensibilidad a la suplementación. Por ejemplo, el 25% de la población finlandesa parece ser de baja respuesta, necesitando una dosis más alta de suplementos de vitamina D para alcanzar el beneficio clínico completo. En términos de riesgo de cáncer, se espera que ser un alto respondedor tenga un efecto protector.

Más Noticias