¿Tiene gripe? Estas recetas con limón son infalibles

Esta prodigiosa fruta cítrica sigue siendo una de las mejores opciones contra la tos, el resfriado y la irritación de garganta.

Por:  Redacción web

En esta época de peligrosos virus debemos prestar un poco más de atención a nuestras defensas para no caer en la trampa de resfriarnos. La gripe va buscando cuerpos bajos en defensas para atacarlos… ¡Pero esos no será los nuestros si nos cuidamos!

Para ello, y siempre de forma natural, compartimos con ustedes jarabes y remedios caseros con limón que han pasado de generación en generación, siempre con resultados positivos.

Jarabe de ajo y limón para la irritación de garganta: pelamos seis dientes de ajo y hacemos el zumo de un limón. Batimos los ajos con el zumo de limón y añadimos un vaso de agua fría hervida. Añadimos tres cucharadas de miel.  Colamos el resultado y lo añadimos a un recipiente de vidrio. Tomaremos una cucharada tres veces al día y lo conservaremos en la nevera.

Jarabe natural de cebolla y limón contra la bronquitis: pelamos una cebolla y la cortamos en rodajas. Colocar en un recipiente de vidrio y cubrirlas con media taza de miel. También añadimos el zumo de dos limones. Lo mezclamos todo bien, tapamos el recipiente y los dejamos reposar 24 horas. Una vez pasado un día lo colamos y lo guardamos en la nevera. Tomaremos una cucharada tres veces al día.

Jarabe natural expectorante de tomillo, limón y miel: sin calentar los ingredientes, ponemos media cucharada de tomillo picado fino en medio vaso de agua y dejamos reposar 10 o 15 minutos. Después agregamos el zumo de medio limón y una cucharada de miel de azahar. Lo beberemos a sorbos pequeños y sin prisa.

Jarabe natural de limón y manzana para la tos seca: exprimimos un limón y rayamos media manzana, agregamos una cucharada de miel de azahar y añadimos la misma cantidad de agua. Podemos consumirlo cada vez que tengamos tos.

Para calmar la tos y el resfriado de forma natural también podemos acudir a las zanahorias, limón y miel: pelar 5 o 6 zanahorias grandes, cortarlas en varios trozos y hervirlas en poca agua durante unos minutos hasta que queden blandas. Deja reposar hasta que la mezcla esté fría. Machacar las zanahorias con un tenedor, añadir el jugo de un limón y 4 o 5 cucharadas de miel. Mover bien hasta integrar los ingredientes y guardar en el refrigerador en un envase de vidrio bien cerrado y etiquetado. Tomar de 4 a 5 cucharadas al día de este jarabe hasta que los síntomas desaparezcan por completo.

Más Noticias