Remedios caseros efectivos para tratar la fiebre en niños

Por lo general, la fiebre es tratada en casa con los medicamentos pertinentes pero también existen remedios caseros que ayudan a que los niveles de temperatura bajen más rápido.

Por:  Agencias

Como padres, se debe tener en cuenta que los niños aún no han desarrollado en totalidad su sistema inmunológico, por lo que pueden contraer fácilmente las infecciones u otras partículas dañinas en el aire.

La fiebre no es un enfermedad, es uno de los principales síntomas o indicios de que el niño padece de cara a una infección, cuadro viral o la reacción de que algo no va bien en su cuerpo.

Entre los principales remedios caseros los más recomendados por los pediatras son:

Hidratación

En estos casos, el agua es uno de los mayores aliados de los padres. Los líquidos hacen que el niño baje su temperatura corporal, que a su vez, lo ayuda a reponer fuerzas si está sudando mucho.

Entre las bebidas destaca el agua, jugos de cualquier fruta, sueros, leche materna o artificial, caldos y sopas ligeras, según el portal web Bebés y más.

Compresas o pañitos con agua natural en el cuerpo

Uno de los remedios caseros más utilizados por las abuelas, es el uso de compresas o pañitos mojados en agua natural, los cuales son puestos en la frente y otras zonas en el cuerpo del niño.

Se sugiere que este remedio casero no sea utilizado con agua muy fría, porque con la fiebre, podría significar un cambio súbito en la temperatura corporal del enfermo y causar convulsiones.

No tener tanta ropa

Si el niño presenta altas temperaturas corporales, lo menos que querrá es una chaqueta u otra prenda que genere más calor del que ya siente.

Lo ideal, es dejarlo con aquellas prendas ligeras que ayuden a que el aire ventile en su cuerpo.

Ambiente equilibrado

Cuando se tiene al niño fatigado por la fiebre, lo recomendable es ubicarlos en una zona neutral, es decir, ni mucho frío, ni mucho calor.

Como observación, los menores de edad con fiebre no pueden ser expuestos a las corrientes de aire provenientes de ventiladores o electrodomésticos que se encarguen de climatizar las zonas de la casa, porque alteraría abruptamente su temperatura y agravaría su salud.

¿Una fiebre es motivo para dirigirse a urgencias?

Todo depende de la fiebre que pueda tener y las condiciones. Usualmente, tras la condiciones suele dejar algún indicio de lo que verdaderamente está sucediendo como dolores de garganta, dolor de estómago o algún otro dolor que podría apuntar a cuadros virales o infecciones.

Pero ahora bien, cuando el niño presenta el síntoma - lo normal - es esperar 24 horas en observación y así, poder detectar exactamente las afecciones. Si en dado caso, la fiebre continúa o son muy elevadas, lo más correcto es dirigirse a un médico cuanto antes.

Más Noticias