¿Por qué las personas envejecen de manera diferente?

Los investigadores identificaron cuatro vías biológicas diferentes que caracterizan cuatro tipos principales de envejecimiento.

Por:  Agencias

Todos envejecen, pero no de la misma manera. Envejecer a menudo puede significar aprender a lidiar con diferentes problemas de salud, pero nuevamente, diferentes personas enfrentan diferentes problemas. ¿Por qué?

Esa es la pregunta que un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford en California ha comenzado a investigar en un nuevo estudio.

La investigación del equipo involucró a un grupo de 43 participantes sanos entre las edades de 34 y 68 años que aceptaron someterse a una evaluación de marcadores de biología molecular al menos cinco veces diferentes durante 2 años.

Los científicos de Stanford eligieron este enfoque longitudinal para ayudarlos a construir perfiles detallados de envejecimiento para "mapear" los diferentes parámetros para envejecer de los individuos.

"Sabemos que hay un puñado de buenos marcadores moleculares y clínicos, como el colesterol alto, que son más comunes en las poblaciones de más edad", dice el autor principal del estudio, el profesor Michael Snyder.

"Pero queremos saber más sobre el envejecimiento que lo que se puede aprender de los promedios de población. ¿Qué le sucede a un individuo a medida que envejece? Nadie ha mirado a la misma persona en detalle con el tiempo", explica.

El nuevo estudio del profesor Snyder y sus colegas, cuyos hallazgos aparecen en la revista Nature Medicine, identificó cuatro vías biológicas diferentes que caracterizan cuatro tipos principales de envejecimiento.

Al comprender el tipo, o los tipos, de envejecimiento a los que una persona está predispuesta, es posible encontrar formas de retrasar o ralentizar esa forma de envejecimiento, argumentan los investigadores.

Los investigadores encuentran 4 ageotipos

"Nuestro estudio captura una visión mucho más completa de cómo envejecemos al estudiar una amplia gama de moléculas y tomar múltiples muestras a lo largo de los años de cada participante", explica el profesor Snyder.

"Podemos ver patrones claros de cómo las personas experimentan el envejecimiento a nivel molecular, y hay bastante diferencia", señala.

Los investigadores analizaron una variedad de muestras biológicas, incluidas muestras de sangre y heces, que recolectaban periódicamente de los participantes. En estos, buscaban cambios en la presencia y actividad de varios microbios y moléculas indicadoras, incluidas proteínas, metabolitos y lípidos (grasas).

A través de su análisis, los investigadores identificaron cuatro "ageotipos" diferentes, o vías de envejecimiento. Estos fueron: metabólicos (relacionados con la acumulación y descomposición de sustancias en el cuerpo), inmunes (relacionados con las respuestas inmunes), hepáticos (relacionados con la función hepática) y nefróticos (relacionados con la función renal).

El profesor Snyder y sus colegas explican que las personas con predisposición al envejecimiento metabólico pueden tener un mayor riesgo de desarrollar afecciones como la diabetes. A medida que envejecen, estos individuos también pueden tener niveles elevados de hemoglobina A1c, que es una medida de los niveles de azúcar en la sangre.

Sin embargo, el equipo también señala que las personas pueden estar predispuestas no solo a uno sino a dos o más tipos de envejecimiento, por lo que enfrentan un riesgo combinado de diferentes problemas de salud.

Además de los tipos de envejecimiento, el equipo encontró diferencias en las tasas de envejecimiento entre los individuos. Estos hallazgos, dicen los investigadores, tienen el potencial de ofrecer a las personas más control sobre sus vidas.

Si entendemos a qué forma o formas de envejecimiento estamos predispuestos, también estamos capacitados para idear una estrategia para prevenir problemas de salud específicos y posiblemente retrasar ciertos procesos de envejecimiento.

 Aun así, la investigación sobre los procesos de envejecimiento está lejos de terminar. "Estamos comenzando a comprender cómo sucede eso con el comportamiento, pero necesitaremos más participantes y más mediciones con el tiempo para desarrollarlo completamente", dice el profesor Snyder.

Posibilidades para retrasar el envejecimiento

El profesor Snyder y su equipo también analizaron otros factores que pueden contribuir al envejecimiento de manera diferente. Más específicamente, compararon los perfiles de envejecimiento de individuos sanos que eran sensibles a la insulina con los de los participantes resistentes a la insulina cuyos cuerpos no pudieron procesar el azúcar en la sangre de manera efectiva.

"Las diferencias en el envejecimiento entre personas sanas y resistentes a la insulina es algo que nunca se ha visto antes", dice el investigador principal.

"En general, encontramos que había alrededor de 10 moléculas que diferían significativamente entre las personas sensibles a la insulina y resistentes a la insulina a medida que envejecían", señala. De esas moléculas, muchas jugaron un papel en el funcionamiento del sistema inmune.

Pero los investigadores también hicieron otro hallazgo notable: durante los 2 años durante los cuales recopilaron datos sobre los participantes, no todos mostraron un cambio en los marcadores de ageotype.

Aún más notable, para algunas personas que cambiaron su estilo de vida, particularmente en términos de dieta, los marcadores de ageotipo incluso disminuyeron durante un tiempo, lo que, en algunos casos, significaba que estas personas envejecían a un ritmo más lento.

En algunos participantes, los cambios relacionados con la edad en los niveles de las moléculas clave hemoglobina A1c y creatina, que se vinculan con la función renal, ocurrieron a un ritmo más lento.

Algunos de los individuos en los que los niveles de creatina disminuyeron, lo que sugiere una mejora en la salud renal, estaban recibiendo tratamiento con estatinas, explican los investigadores.

En algunas personas que hicieron cambios en el estilo de vida, no hubo mejoras evidentes en el momento del estudio.

El profesor Snyder, quien también analizó sus propias muestras biológicas a lo largo del tiempo, espera que los cambios en su estilo de vida sean más efectivos.

"Comencé a levantar pesas [...]", dice, explicando que estaba decepcionado al ver que "estaba envejeciendo a un ritmo bastante promedio". Sin embargo, él piensa que su esfuerzo puede ser rentable a largo plazo.

"Será interesante ver si eso influye en mis vías de envejecimiento en otro año", dice el profesor Snyder.

El equipo también señala que sus hallazgos actuales son solo el comienzo de un viaje largo y complejo para comprender cómo funciona el envejecimiento. Quedan muchos misterios y, con el tiempo, los investigadores esperan descubrir más respuestas.

"El ageotipo es más que una etiqueta; puede ayudar a las personas a centrarse en los factores de riesgo para la salud y encontrar las áreas en las que es más probable que encuentren problemas en el futuro. Lo más importante, nuestro estudio muestra que es posible cambiar el forma en que envejeces para mejor ". -Prof. Michael Snyder

Más Noticias