Los bebedores regulares de té tendrían una mejor estructura cerebral que los que no: estudio

Beberlo puede resultar en una mayor conectividad funcional y estructural en el cerebro.

Por:  Agencias

El té es una de las bebidas con cafeína más populares en todo el mundo. Tiene muchas variedades y un atractivo amplio, casi universal, a pesar de que los preparativos y las recetas difieren.

Ha habido alguna evidencia dispersa que indica los beneficios de beber té, incluidos algunos estudios que hablan sobre los beneficios del té para el cerebro. Un nuevo estudio ha analizado el impacto del consumo regular de té en la estructura de nuestros cerebros, específicamente.

La investigación ha revelado que los bebedores regulares pueden tener una ventaja sobre los no bebedores, en el que pueden tener una mejor estructura cerebral. Además,  indicó que beberlo puede resultar en una mayor conectividad funcional y estructural en el cerebro. Los resultados fueron publicado en la revista Aging.

Para este, se pidió a un grupo de participantes que completaran cuestionarios sobre los hábitos de beber té, que explicaban con qué frecuencia consumían diferentes tipos de té. Los participantes tenían 60 años o más y cada uno proporcionó detalles de su salud psicológica, estilo de vida diario y salud general. Luego, los participantes se dividieron en dos grupos: bebedores de té y no bebedores de té, y se les realizó una resonancia magnética. 

Los científicos vieron una diferencia significativa de conectividad entre los bebedores de té y los que no beben té. La investigación se centró en la red de modo predeterminado (DMN), que es una gran red que conecta varias partes del cerebro.

El informe señaló: "Las observaciones en este estudio apoyan parcialmente la hipótesis de que beber té tiene efectos positivos en la organización del cerebro y da lugar a una mayor eficiencia en las conectividades funcionales y estructurales debido a la mayor eficiencia de la red global que se encuentra en la estructura cerebral de los bebedores de té, pero ninguna mejora significativa en la conectividad funcional. Según la hipótesis, el consumo de té conduce a una menor asimetría hacia la izquierda en la conectividad estructural entre hemisferios".

Sin embargo, el estudio fue a muy pequeña escala, ya que el número de participantes totalizó solo 36 personas y el número de mujeres fue de solo seis. Por lo tanto, los resultados de este estudio pueden tomarse con una pizca de sal.

Más Noticias