La comida chatarra y los dulces matan los espermatozoides

Una dieta de mala calidad también afecta los niveles de testosterona, reveló un estudio.

Por:  Redacción web

Si el esperma fuera un animal, la ciencia podría preocuparse de que se dirija hacia la extinción en las naciones occidentales.

El recuento total de espermatozoides en América del Norte, Europa, Australia y Nueva Zelandia se redujo hasta un 60% en los 38 años entre 1973 y 2011, según una investigación, una aceleración de una tendencia que comenzó en la década de 1940. Estudios más recientes muestran que la tendencia continúa.

Al mismo tiempo, los estudios muestran una disminución simultánea en los niveles de testosterona: la hormona necesaria para desarrollar la masa muscular y ósea de un hombre y aumentar su deseo sexual.

¿Por qué? Nadie sabe con seguridad. Se debate sobre el papel de la radiación, la contaminación del aire y los productos químicos en nuestros alimentos, ropa y agua. Fumar, el consumo de alcohol y la obesidad probablemente juegan un papel importante.

También influiría la baja calidad nutricional de la dieta occidental típica, según un nuevo estudio publicado el viernes 21-F en la asociación especializada Jama Urology.

“Este estudio es el más grande hasta la fecha para examinar el patrón de dieta con función testicular de los hombres”, dijo la autora del estudio Feiby Nassan, investigadora de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

El estudio encontró que, en promedio, los hombres que generalmente comían una dieta occidentalizada de pizza, bocadillos, dulces y alimentos procesados producían alrededor de 68 millones menos de espermatozoides al eyacular que los hombres que comían una dieta más saludable y equilibrada.

Se considera que un hombre tiene un recuento bajo de espermatozoides si tiene menos de 39 millones de espermatozoides por eyaculación o menos de 15 millones de espermatozoides por mililitro. Un recuento bajo de espermatozoides puede afectar negativamente la capacidad de un hombre para embarazar a su pareja, y puede ser un marcador clave para la salud general del hombre.

“La fertilidad no solo es importante para tener bebés”, dijo Nassan, y agregó que una nueva investigación recientemente muestra que la fertilidad está relacionada con la salud general y la esperanza de vida de un hombre.

Una gran diferencia

El estudio analizó a 2.935 hombres daneses de peso normal, con una edad promedio de 19 años, que se sometieron a un examen físico para determinar su aptitud para el servicio militar (algo que todos los hombres en Dinamarca tienen que hacer después de cumplir 18 años).

Se tomaron muestras de sangre y semen, y los hombres completaron un cuestionario que preguntaba con qué frecuencia habían comido 136 alimentos en los últimos tres meses.

El estudio analizó cuatro patrones de alimentos:

- El patrón “prudente” y saludable, en el que se consumía principalmente pescado, pollo, verduras, frutas y agua.

- El “patrón de sándwich abierto”, una dieta típicamente danesa con una mayor ingesta de carnes frías procesadas, panes integrales, mayonesa, pescado frío, condimentos y lácteos.

- El patrón vegetariano, con una alta ingesta de verduras, leche de soja y huevos, con poca o ninguna carne roja o pollo.

- Y el patrón occidental “poco saludable”, con más pizza, bocadillos, papas fritas, dulces, bebidas azucaradas, carnes rojas y procesadas, y granos altamente procesados.

Los hombres que siguieron de cerca el patrón de alimentación prudente, caracterizado por una gran cantidad de pescado, pollo, verduras, frutas y agua, se asociaron con el mayor conteo de esperma. Esto fue seguido por el semivegetariano y luego el “smørrebrød”, o estilo de alimentación danés.

“El recuento medio de espermatozoides de los hombres que tenían la mayor adherencia al patrón ‘prudente’ fue 68 millones más alto que los hombres que tenían la mayor adherencia al patrón ‘occidental'”, dijo Nassan, con intervalos de confianza del 95% de 43 y 93.

Además, el recuento medio de espermatozoides de los hombres que tenían la mayor adherencia al patrón vegetariano fue casi 33 millones más alto que los hombres que en su mayoría consumieron la dieta occidental menos nutritiva.

"Esperma en disminución progresiva”.

CNN escribió sobre los resultados preliminares del estudio el año pasado. En ese momento, Charles Lindemann, profesor emérito e investigador de la Universidad de Oakland en Michigan, quien no participó en la investigación, dijo que los hallazgos del estudio “podrían ser una pista importante si resiste el escrutinio”.

Una dieta rica en alimentos procesados, dijo, “puede ser responsable de la tendencia conocida que se ha registrado en el pasado reciente de conteos de esperma en disminución progresiva”.

Nassan dijo que sus hallazgos muestran que comer mariscos, aves de corral, nueces, granos enteros, frutas y verduras le dan al cuerpo los antioxidantes y los ácidos grasos omega-3 “esenciales para una buena producción de esperma”.

“Cambiar el patrón de dieta puede ser un cambio simple y económico” para proteger la función testicular de un hombre, dijo Nassan.

“Creo que no es solo ‘eres lo que comes’ sino también ‘tu esperma es lo que comes'”.

Más Noticias