Guía para comprar los mejores jamones calidad-precio

Existen tantos tipos de jamón como precios. Aprende a elegir un jamón atendiendo a la raza de los cerdos, su alimentación o el tiempo de curación..

Por:  Israel Guerra

El jamón es una de las joyas de la gastronomía española, el máximo representante de la calidad de los productos de esta tierra fuera de sus fronteras. Pero hay tantos tipos de jamón como precios, y con esta guía se pretende aclarar cómo elegir un jamón atendiendo a la raza de los cerdos, su alimentación o el tiempo de curación que necesitan.

En España no es ibérico todo lo que reluce, es decir, no es imprescindible que sea un jabugo de bellota para que un jamón sea de muy buena calidad y pueda disfrutarse de todas las cualidades organolépticas que ofrece este manjar.

La variedad de la oferta es amplia. Estas son algunas claves a la hora de acertar con un buen jamón.

Diferencia entre un jamón y una paleta

Para comenzar, se debe distinguir entre los jamones y las paletas. Los jamones son las patas traseras y las paletas las partes delanteras del cerdo. El precio de las paletas suele ser más reducido por necesitar un menor tiempo de curación, aunque tienen más grasa, pero eso ya puede ser una ventaja o no en dependencia de los gustos de los consumidores. Los jamones pueden superar los 8 kilos de peso, mientras que las paletas suelen rondar los 4 o 5 kilos.

Raza del cerdo

El cerdo ibérico es una raza autóctona de la Península Ibérica, y entre otras características los animales son más pequeños que los cerdos blancos. La piel y las pezuñas son oscuras, y por eso recibe el jamón el nombre popular de pata negra.

Dentro de los jamones ibéricos, las diferencias vienen determinadas por de alimentación al que se somete a los cerdos. Los animales que pastan libremente por las dehesas y se alimentan única y exclusivamente de bellotas son los más valorados, es el que se denomina jamón ibérico de bellota, pero como cabe suponer, su precio es bastante más elevado.

En cambio, si este jamón se escapa del presupuesto, hay una magnífica opción calidad precio, mucho más asequible para el bolsillo y que permite degustar un jamón de excelente calidad y propiedades, con un sabor único e inconfundible. Se trata del jamon iberico de cebo. La mejor calidad se puede encontrar en la compra online de venta de jamon iberico de cebo y jamon iberico de cebo de campo a través del enlace anterior.

Diferencias entre el jamón ibérico de cebo y el jamón ibérico de cebo de campo

La normativa de calidad del ibérico establece una clasificación de las distintas calidades del ibérico, que apoya la nomenclatura con un sistema de colores en el etiquetado para que el consumidor pueda identificar y diferenciar claramente cada una de ellas.

Las 4 categorías en que se divide el jamón ibérico se corresponden con el grado de pureza de la raza y el tipo de alimentación del animal. Este artículo se centra en las categorías de jamon iberico de cebo y jamón ibérico de cebo de campo, por guardar una excelente relación calidad precio.

Los jamones de cebo son los más económicos para los que quieran disfrutar de un jamón ibérico, mientras que el jamón ibérico de cebo de campo es la mejor alternativa por calidad-precio.

Jamón ibérico de cebo de campo

El jamón ibérico de cebo, como su nombre indica, es aquel que se alimenta de pienso, mientras que el jamón ibérico de cebo de campo procede del cerdo ibérico que se cría en el campo recibiendo una alimentación en base a cereales y leguminosas, además de hierbas y raíces que encuentran en su hábitat. De manera extensiva, se cría en el campo por lo que la calidad que adquieren las piezas en relación a su precio, significativamente más bajo que el de bellota, es considerable.

Al haber sido criados en el campo con piensos y cereales, alimentándose al mismo tiempo con hierbas y raíces, estos animales desarrollan mejor su musculatura y se incrementa la calidad de la carne. Es muy importante para determinar las cualidades finales de este producto tan excepcional que los animales hayan realizado ejercicio.

Sus características de sabor, aroma y textura lo han convertido en un producto que ha sabido ganarse a sus consumidores por su calidad y precios asequibles. La pureza del animal tiene que ser de al menos el 50%, pero se pueden encontrar piezas con una pureza del 100 %.

¿Cómo diferenciar este tipo de jamones?

Los consumidores, a la hora de seleccionar los jamones que quieren adquirir, deben fijarse bien en la brida indicativa de las piezas. Mientras que en el cebo campo es de color verde en el de cebo es de color blanca.

En la etiqueta de este producto, se puede ver el porcentaje de pureza del animal en relación a la raza ibérica, que puede ser del 50, el 75 y el 100%. Este tipo de jamón ibérico es el más adecuado para los que quieren comprar un jamón de gran calidad a un precio más que asequible.

Más Noticias