Publicidad

Actualizado hace 5 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
03:33 PM / 03/04/2019
Enojarse por unos minutos es beneficioso para la salud, indica investigador
Agencias
Agencias

Enojarse por un periodo de 30 a 40 minutos resulta beneficioso para la salud porque nos vuelve competitivos; así lo señaló  Eduardo Calixto González, académico de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de México (Unam).

"El enojo es una reacción que tiene el sistema nervioso central para manifestarse, estar en contra, evadir algún tipo de molestia y obtener algún beneficio. De hecho, llevado a cabo adecuadamente nos hace competitivos, y por eso resulta benéfico”, explicó el experto al medio universitario Gaceta Unam.

De hecho, según González, el enojo permite la producción de noradrenalina -una hormona que incrementa la tensión y el ritmo cardíaco- dopamina, glutamato y baja los niveles de serotonina y vasopresina.

Señaló que a diferencia de lo producido por el amor, los cambios neuroquímicos que provoca el enojo son instantáneos.

“Prácticamente se anula la parte más lógica y congruente del cerebro para incrementar la actividad cardiovascular y respiratoria”, enfatizó.

El especialista agregó que este estado anímico provoca que el individuo se prepare para pelear o huir, "donde se incrementan los procesos memorísticos inmediatamente".

“Al mismo tiempo, nos engañan con menor facilidad y atendemos con mayor detalle algunos objetos que en un momento dado no se darían”, agregó.

Destacó que es normal que nos enojemos por unos 30 o 40 minutos, pero si esta emoción dura más de cuatro horas, el cuadro se torna "patológico y es nocivo para el cerebro".

Después de ese tiempo, se debe autolimitar el enojo.  “Aquel que dura más tiempo enojado es porque está actuando o tiene un proceso de aprendizaje y le funciona estar enojado para obtener lo que quiere”, estimó González.

Acotó que en los jóvenes el enojo es más intenso, mientras que desde los 35 años en adelante el sentimiento es más leve y controlado.

Reveló que no se le debe pedir a alguien enojado que se calme porque "un cerebro enojado lo que quiere es tener la razón y quiere escuchar que tiene la razón”.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS