¡Cuidado con las dietas milagrosas!

No es necesario pasar hambre para adelgazar.  Lea las claves para seguir una dieta que no ponga en riesgo su salud.

Por:  Agencias

No existen las dietas milagrosas y las que nos venden como tal pueden tener serias consecuencias en nuestra salud.

Lo ideal es cambiar nuestro estilo de vida para incluir hábitos saludable con una dieta variada y equilibrada y algo de ejercicio. No es necesario pasar hambre para adelgazar.

Y, para demostrarlo, especialistas explican los riesgos que conllevan las dietas milagrosas y las claves para llevar una dieta sana y definitiva.

Los riesgos: efecto rebote

Se produce en el 100% de las dietas milagrosas dado que no enseñan a adquirir unos hábitos de vida saludables que se puedan mantener en el tiempo.

Hay que aprender a comer porque eliminar algunos alimentos tiene como consecuencia el temido efecto rebote: al volver a ingerir esos alimentos nuestro cuerpo los asimila rápidamente para reponer lo que ha perdido y es cuando recuperamos el peso perdido o incluso algunos kilos más.

Carencias alimenticias

Gran parte de estas dietas basan su eficacia en el consumo casi exclusivo de determinado tipo de alimentos y la exclusión total de otros. Y ésto es un error.

Todo tratamiento de pérdida de peso debe incluir todos los grupos alimenticios (frutas, verduras, carnes,pescado, frutos secos, azúcares, minerales, lácteos…) sólo así se garantizan los nutrientes necesarios para el organismo.

Alteraciones en el metabolismo

Como decíamos, las dietas milagrosas pueden tener consecuencias muy negativas para nuestro organismo.

La médica española María Amaro, quien ha patentado su dieta, conocida como el 'Método Dra. Amaro',  explica la importancia del metabolismo basal (el gasto energético que el cuerpo hace para sobrevivir) para que nuestra dieta sea definitiva.

“Nuestro cuerpo es muy inteligente y el hecho de haberlo sometido a todo tipo de dietas hace que éste ponga en 'modo ahorro' previendo que pueda llegar otro periodo de carencia”.

Aumentar el metabolismo basal debe ser, junto a la pérdida de peso saludable, uno de los objetivos de toda dieta para que sea definitiva y no se produzca el efecto rebote.

Claves para que una dieta sea saludable y definitiva

– Ante todo, debe ser supervisada por un profesional médico, especializado en nutrición.

– Además, debe incluir todos los grupos alimenticios para que el aporte nutricional sea el adecuado y no se ponga en riesgo la salud.

– Debe incluir una rutina de ejercicio adaptada a los gustos y hábitos de cada persona.

– Debe tener en cuenta el metabolismo basal del que se parte para conseguir aumentarlo.

Y, para finalizar, la Dra. Amaro insiste en que: “si estando a dieta nos sentimos cansados, irritables o tenemos dolores de cabeza, es porque el cuerpo nos está avisando de que algo no va bien y de que hay alguna carencia. Es importante que no juguemos con nuestra salud, las consecuencias pueden ser importantes”.

Más Noticias