Cuando el problema es que no se levanta

Este problema de falta de rigidez en el órgano sexual masculino está catalogado como un trastorno benigno. Pero esto no impide que la repercusión afecte de manera notable a la salud psicológica de la persona que lo padece.

Por  Israel Guerra

Aumenta el número de casos de disfunción eréctil en España. Nada menos que el 42 % de los españoles han sufrido este temido mal, al menos una vez en su vida. Un problema que trata de ocultarse y, cuando se acude a la consulta, se hace solo, a escondidas, aunque está más que demostrado que en la muchos casos todo mejora si se trata en pareja.

Los casos de disfunción eréctil aumentan con la edad, y con ella el miedo, la inseguridad, el temor al rechazo. Todos estos elementos hacen que sean muy pocos los que se atrevan a reconocer este problema. Nada menos que al 20 % de los afectados no se les ha diagnosticado, sufriéndolo con vergüenza y silencio la mayoría de las veces.

¿En qué consiste la disfunción eréctil?

Cuanto antes sepa el paciente que posee una enfermedad ampliamente compartida por otros varones, antes dejará de considerarla un tabú y se encontrará en disposición de acudir a un especialista.

Se considera disfunción eréctil a la incapacidad que tiene el varón para lograr la suficiente rigidez en su pene, ya sea perdurable o reiterada, y para mantenerla el tiempo suficiente para obtener una relación sexual satisfactoria.

Es un término que solo hace referencia al poder que tiene el pene para conseguir mantenerse erecto, una afección que ha tenido que venir sucediendo durante un periodo mínimo de meses (no se cuenta como patología un gatillazo puntual). Puede estar acompañado de otros problemas de índole sexual, como pueden ser trastornos en el deseo, la eyaculación o el orgasmo.

Es esencial eliminar el concepto de perdida de varonilidad de la ecuación, ese estereotipo masculino inquebrantable que muchos creen estar perdiendo al acudir a un médico espcializado. Lo primero que hará será controlar y comprobar el estado de salud del corazón. Y es que, las cardiopatías, son una señal bastante común para sufrir disfunción eréctil. Es, por tanto, un factor importante para ir al médico cuando, de forma reiterada, el pene no se endurece. Se debe acudir al médico por si el corazón tiene problemas.

Este problema de falta de rigidez en el órgano sexual masculino está catalogado como un trastorno benigno. Pero esto no impide que la repercusión afecte de manera notable a la salud psicológica de la persona que lo padece, pudiendo ocasionar una disminución considerable en su calidad de vida y de la pareja.

Las causas que lo producen pueden tener un origen múltiple: psicológico, farmacológico, neuronal, hormonal y vascular.

Prótesis para el pene, una cuestión de doble o nada.

Cuando todos los fámacos orales o inyectables, cuando las ondas de choque de baja intensidad no funcionan, cuando la psicoterapia sexual no hace ninguna diferencia...entonces la única solución eficaz es la colocación de una prótesis en el pene. Alrededor de un tercio de los pacientes no ofrece respuesta positiva a medicamentos específicos como el Cialis, la Viagra o el Levitra. Las ondas de choque suelen ayudar, pero no en todos los casos. Si estas priemras soluciones no son efectivas, se suele pasar al siguiente nivel: inyecciones intracavernosas como caverject. Por último, la intervención quirúrgica con la prótesis de pene es la última frontera para muchos hombres.

En España, se llevan a cabo más de 800 intervenciones anuales, considerandose seguras y efectivas. Aun así, el número de ciudadanos nacionales que podrían beneficiarse de las prótesis podría ser mucho mayor, ya que la sanida pública suele ofertarla poco, en casos muy concretos. En comparación con la medicina norteamericana, se realizan 10 veces menos implantes.

Tipos de prótesis

Existen dos tipos de prótesis de pene, que se aplicarán en dependencia del diagnóstico realizado por el profesional y que se dividen según su construcción.

Prótesis maleables, implantes semi rígidos o no inflable

Conocido popularmente como bombita sexual o pene ortopédico, es parcialmente rígido. Su interior está compuesto por un trenzado metálico formado por una aleación de plata y cobre, lo suficientemente maleable como para que el paciente pueda manipularlo hacia arriba y hacia abajo. En palabras del Dr. Cruz, experto de la Clínica Andromedi consultado por este medio "realmente no solo en el nuestro, sino en todos los centros españoles, esta opción es cada vez menos demandada. La comodidad que otorga la prótesis hinchable, que es accionada a demanda por el paciente, supera con creces la necesidad de manipuación de la prótesis maleable. Aún así su menor precio y su facilidad de uso, es algo que convence a muchos hombres aún hoy día."

Prótesis de pene hidráulicas / inflable de dos o de tres piezas

Esta es, como bien comentaba el Dr. Natalio Cruz, la opción más extendida en la actualidad, ya que permite tener una erección cuando se quiera. Es fácil de ocultar y está considerado como el tratamiento más natural que existe para la disfunción eréctil. Puede ser de dos piezas cuando se compone de los cilindros, llenos de una solución salina para provocar la erección, y la unidad de depósito y bombeo. El de tres piezas (multi componentes) ofrece un aspecto completamente normal, tanto cuando está erecto como cuando está flácido. Este modelo es más cómodo y satisfactorio para el paciente.

Más Noticias