Consejos caseros para eliminar la humedad en la casa

Es importante mantener un nivel de humedad adecuado, no solo por las manchas o el moho en las paredes, sino también porque un exceso de humedad puede provocar problemas respiratorios en personas asmáticas o mayores.

Por:  Alba Forte Martínez

La humedad es un problema muy común en todos los hogares del mundo. Este inconveniente puede resultar un auténtico calvario para la familia, ya que se generan manchas y hongos que pueden provocar olores desagradables. Para erradicar la humedad, existen múltiples consejos caseros. No obstante, lo más efectivo es comprar un equipo deshumidificador. En este sentido, cabe señalar que en el sitio web purificadoresdeaire.net comparan los mejores deshumidificadores del mercado para que el usuario pueda elegir el que mejor se adapte a sus necesidades.

Los mejores remedios caseros para eliminar la humedad

Como se ha dicho anteriormente, existen múltiples formas de acabar con la humedad de la vivienda. Por ejemplo, el uso de carbón vegetal reduce considerablemente la humedad de una habitación. Esto se debe a que el carbón está formado por unos componentes naturales que absorben la humedad y disminuyen el moho. Por tanto, si la persona desea un entorno más seco y limpio, el carbón vegetal es una buena opción.

Otro método para eliminar la humedad es el vinagre blanco. Es un producto muy bueno para erradicar el problema del moho y las manchas. No importa si la humedad se encuentra en las paredes o en los azulejos, ya que funciona en cualquier superficie con gran efectividad. Tan solo hay que echar el vinagre y dejarlo actuar durante media hora aproximadamente. A continuación, hay que limpiar el espacio, aclararlo con agua y secarlo correctamente. Se puede repetir el procedimiento las veces que sean necesarias para eliminar definitivamente el moho.

Por otra parte, cabe destacar la sal. Este sencillo condimento que tiene infinidad de usos también se utiliza para eliminar la humedad. Para ello, tan solo hay que colocar un kilo de sal gruesa en un recipiente durante un par de días. Después, tan solo hay que entrar a la estancia para comprobar que se ha reducido gran parte de la humedad. En cuanto la sal aparezca muy húmeda o se haya ennegrecido será el momento ideal para cambiarla.

El aceite de árbol de té y el bicarbonato contra la humedad

Además del carbón vegetal, la sal y el vinagre blanco, también se utiliza el aceite de árbol de té para erradicar la humedad de la vivienda. Este aceite se puede encontrar en cualquier herboristería y es muy práctico para quitar el moho y las manchas, ya que cuenta con atributos antifúngicos. Para un buen uso, hay que mezclar agua y aceite de árbol de té en un pulverizador y esparcir el líquido resultante por toda la humedad de la zona. Por último, hay que dejarlo actuar.

De la misma forma, el bicarbonato también funciona a la perfección para erradicar de una vez por todas la humedad del hogar. Tan solo hay que poner el bicarbonato donde hay humedad y dejar que vaya actuando a lo largo del día. Finalmente, hay que quitar el bicarbonato y se podrá comprobar que el moho y los malos olores han desaparecido.

Otras recomendaciones para erradicar la humedad

Para eliminar la humedad y todo lo que conlleva es importante no abusar de las plantas interiores, ya que, aunque favorecen la purificación del aire, también generan mucha humedad. Para evitarlo, hay que reducir el número de plantas dentro del hogar o decantarse por especies como el bambú porque ayuda a prevenir la humedad en su justa medida.

También, es conveniente abrir las ventanas, ya que el aire reseca el ambiente e impide que los hongos y las bacterias puedan desarrollarse. Al mismo tiempo que elimina los olores desagradables propios de una habitación cerrada. Por otro lado, hay personas que, en lugar de eliminar la humedad, tapan las manchas con pintura favoreciendo que el moho se propague más rápidamente. Por consiguiente, es importante no tapar las manchas y erradicar el problema desde la raíz.

El deshumidificador: la mejor opción para eliminar la humedad

El deshumidificador es un aparato que favorece la condensación de la humedad. De esta forma, ya no habrá que preocuparse del moho o de las manchas provocadas por un exceso de humedad en la estancia. Según los expertos, el índice óptimo de humedad se sitúa entre el 45% y el 55%.

Es importante mantener un nivel de humedad adecuado, no solo por las manchas o el moho en las paredes, sino también porque un exceso de humedad puede provocar problemas respiratorios en personas asmáticas o mayores. Además, el deshumidificador es ideal para eliminar ácaros y hongos, aliviar las enfermedades articulares y evitar la corrosión en las tuberías y en los electrodomésticos como consecuencia de la humedad.

El deshumidificador funciona de una forma muy sencilla. Aspira el aire húmedo presente en el ambiente y lo pasa por la batería del evaporador para que se enfríe. De esta forma, la humedad del aire se condensa y cae en forma de agua a una bandeja que tiene el deshumidificador para evacuarla posteriormente a través de una tubería. A continuación, el aire sin humedad es recalentado por la batería condensadora y sale de nuevo a la superficie.

En definitiva, el deshumidificador es una gran herramienta para mantener a raya la humedad. En purificadoresdeaire.net se comparan los mejores deshumidificadores para que el usuario pueda escoger el que más se adapte a sus necesidades.

Más Noticias