Publicidad

Actualizado hace 24 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
12:38 PM / 11/06/2019
Conoce diez primeros síntomas de embarazo
Agencias
Agencias

Una mujer percibe los primeros síntomas de embarazo tiempo después de que el óvulo se implanta en la pared; es decir, entre 8 y 14 días después de la ovulación. Ya al cumplir las 8 semanas, el 90 por ciento de las mujeres manifestarán pruebas de gestación; así lo reseñó el sitio web Medical News Today.

Durante los primeros días, los signos son parecidos a los ocurridos antes de la menstruación, por lo que hace difícil cerciorarse de esto; sin embargo, hay algunos indicadores comunes a la mayoría de las mujeres.

Diez señales de embarazo en las primeras etapas son:

Ausencia del periodo

Un periodo perdido es quizás la señal más obvia y principal de esto. Esta página web afirma que, además, es normal que se presenten pequeñas cantidades de sangrado.

Igualmente, alrededor de la fecha esperada de menstruación puede ocurrir el “sangrado de implantación”, que dura entre uno y tres días, provoca manchas leves y sucede antes de lo previsto para nuestra regla.

Dolor de cabeza

Los cambios hormonales desencadenan dolores de cabeza, lo que alertan de manera temprana que se está gestando.

Náuseas y fatiga
Las náuseas y fatiga son otro síntoma ordinario. Algunas no las experimentan, mientras otras las padecen durante los nueves meses.

En cuanto a la fatiga, esta brota durante las primeras semanas con una sensación general de cansancio. Esta ciberpágina asegura que las mujeres embarazadas deben extender sus horas de sueño, mantener una dieta saludable y realizar actividad física regular para combatirla.

Extrañamente, al abatimiento del primer trimestre le sigue un aumento de los niveles de energía en el segundo, explican.

Las arcadas o vómitos iniciarían a la quinta semana, aunque en general aparecerán en algún grado desde la semana 8.

Cambios en los senos

Los cambios en los senos son otro indicio temprano de embarazo, en especial si se trata de una madre primeriza.

Durante esta etapa de la vida, el tejido mamario  crece como preparación para generar leche materna. Las venas se notan más en la piel de los pechos y los pezones se oscurecen. Algunas sienten hormigueo, dolor y sensibilidad al tocar esta zona.

Calambres

Calambres parecidos a los que se generan en la menstruación son otro síntoma usual. Se trata de cólicos uterinos leves que no incluyen sangrado.

Su aparición es habitual en los primeros meses y son causados por la expansión del útero. Medical News Today afirma que la hinchazón abdominal, el estreñimiento y la acidez estomacal son otros tres males que comienzan en el primer trimestre y persisten durante todo el estado.

Congestión nasal

La congestión nasal es de los primeros síntomas que por lo general es ignorado. Mientras aumenta la circulación de la sangre en el cuerpo, una leve inflamación de las fosas nasales estimula este malestar que se le adjudica a otras afecciones.

Antojos y apatía alimentaria

Durante toda la gestación, los antojos y la aversión hacia algunos alimentos se evidencia. Resaltan que aunque no hay relación entre los antojos con la falta de algún nutriente o  que la apatía a las comidas sea un mecanismo de defensa, tanto la madre como el bebé requieren de una alimentación balanceada llena de proteínas y ácido fólico.

Frecuentes ganas de orinar

La micción frecuente se manifiesta en muchas mujeres durante las primeras semanas. Esto pasa debido a que el útero crece y por los cambios hormonales que incrementan la circulación de sangre hacia la pelvis.

De igual manera, la presión del feto sobre la vejiga en los meses posteriores motivaría ganas de orinar más repetidamente y con mayor urgencia.

Alteración del humor

La alteración súbita del ánimo está relacionada con los cambios hormonales, la fatiga y el estrés. Exteriorizar una mayor sensibilidad emocional es  regular y una clara señal de preñez. Así mismo, condiciones como la depresión y ansiedad podrían agravarse.

Mareos

Los cambios en el volumen y presión sanguínea, problemas de equilibrio debido al aumento de peso y la anemia originan mareos.

Acontecen comúnmente cuando se cambia de posición con velocidad, como al levantarse o sentarse después de estar recostada. 

Ingerir muchos líquidos, optar por comidas pequeñas y cambiar de posición con cuidado son algunas medidas para reducir la aparición de vértigo.

Muchas de estas señales se dan también con otras enfermedades por lo que, si tiene sospechas, debe ir a un médico. El especialista utilizará exámenes de sangre y orina, una ecografía o una ecografía Doppler como método para determinar si está o no en la dulce espera.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS