¿Cómo se prepara el clásico merengue francés?

El merengue francés es el menos estable pero el más ligero si se compara con el merengue suizo o el italiano.

Por:  Agencias

El merengue francés es el más simple y común de todos. Es la preparación más fácil con solo dos ingredientes principales y solo unos pocos pasos. Esta preparación se puede usar para merengues horneados, topping para tortas y pasteles y muchos otros usos.

Se prepara batiendo primero las claras de huevo hasta que la mezcla alcance picos suaves, luego se agrega gradualmente azúcar hasta que la mezcla alcance picos rígidos. Sin hornear, el merengue francés pierde estabilidad con el tiempo. Por lo tanto, se usa mejor como base para soufflé o se coloca en una bandeja para hornear suspiros.

El francés es el menos estable pero el más ligero si se compara con el merengue suizo o el merengue italiano.

Ingredientes:

Instrucciones

  1. Coloca las claras de huevo en el tazón para mezclar. El tazón y batidor deben estar libres de cualquier tipo de grasa y agua para que las claras de huevo puedan ganar volumen.
  2. Comienza con velocidad baja y aumenta gradualmente a media. Las claras de huevo se verán espumosas en un minuto. En este punto, agrega el jugo de limón.
  3. Continúa batiendo a velocidad media. La espuma se volverá  más blanca y espesa. En ese momento, agrega poco a poco el azúcar y bate hasta alcanzar la consistencia deseada: si quieres usar el merengue cuando esté en pico suave, deja de batir si el merengue forma un gancho, se cae sobre sí mismo al girar el batidor. Si quieres llegar al pico rígido sigue batiendo a alta velocidad hasta que el merengue apunte hacia arriba cuando levantes el batidor. Para no sobre batir, detén la máquina de vez en cuando y verifica cuando el merengue alcanza la consistencia deseada.

Más Noticias