Cómo saber si tu perro está enfermo: Síntomas

A falta de un lenguaje verbal, muchas veces nos cuesta detectar si el animal se encuentra mal de salud por lo que puede transcurrir algún tiempo hasta que notemos señales de alarma.

Por:  Agencias

Nuestra mascota es, indudablemente, parte de nuestra familia. Por eso cuando nuestro perro luce apático, con poca energía y apagado solemos preocuparnos, temiendo siempre que algo importante le ocurra. Aquí te presentamos algunas señales concretas de alarma:

Una de las señales más comunes que indican que tu perro está enfermo o que algo importante le ocurre, es la pérdida repentina del apetito. Todos sabemos que los canes son glotones por naturaleza y que siempre están dispuestos a comer cuanto les pongas, por eso si tras un par de días su plato no se vacía y tu perro no quiere comer, ni siquiera sus galletas favoritas u otro tipo de comida diferente al pienso, es momento de acudir al veterinario.

Siempre es importante estar atentos a las evacuaciones de nuestro perro, pues la diarrea persistente es una señal inequívoca de que tu perro está enfermo, posiblemente de algún parásito, en especial si este síntoma viene acompañado de vómitos.

Los animales comen muchas cosas que encuentran en su camino, y suele ocurrir que en ocasiones algunas les sientan mal. Si tu perro ha vomitado solo una o dos veces, o cuenta con una leve diarrea pero en un par de días se recupera, no hay necesidad de preocuparte. Pero si los síntomas persisten por más de dos días, deberán acudir al veterinario.

Así como ocurre en el caso de los humanos, la fiebre es también una señal de que tu perro está enfermo, normalmente debido a alguna infección. Si tu animal tiene la temperatura alta está apagado, sin deseos de jugar demasiado y con poco apetito, es posible que se encuentre con fiebre. Debido a que esta condición siempre tiene un origen, es importante detectarlo para atender al perro adecuadamente, por eso será necesaria la ayuda de un veterinario.

Exceso en la ingesta de agua fuera de los días en los que realiza mucha actividad física o que hace demasiado calor. Un aumento repentino en el consumo de agua pudiera ser señal de alguna enfermedad crónica, como la diabetes.

Orina con sangre o muy turbia, esta puede ser señal de una infección o de problemas renales.
Que tu animal se toque demasiado una parte concreta del cuerpo, por ejemplo las orejas, lo que indica que en esa zona algo no anda bien.

Acudir a su veterinario siempre será una buena opción.

Más Noticias