Cómo reincorporar hábitos de vida saludable en nuestro día a día

La vida pasa, y sentirse frustrado o estresado solo es un modo de llenar de obstáculos el camino que nos lleva a alcanzar nuestros objetivos vitales.

Por  Sara Dominguez

El día a día de miles de millones de personas en el mundo ha cambiado drásticamente en las últimas semanas de 2020. Decenas de países han tomado medidas de aislamiento social para intentar reducir lo máximo posible la propagación del coronavirus. Los próximos días van a marcar lo que se conoce como etapa de desescalada debido a un mayor control sobre la pandemia.

La traducción de esa desescalada va a ser recuperar de manera progresiva actividades cotidianas como salir a pasear, hacer deporte o permitir algunas actividades económicas.

Cuanddo se iniciaron las medidas de aislamiento, muchos expertos comenzaron a recomendar rutinas y consejos para sobrellevar esta situación del mejor modo posible: practicar deporte en casa, tener tiempo para desconectar, hacerse con un espacio propio en la vivienda... Justo ahora toca la práctica inversa, ofrecer claves para pasar de forma gradual de una vida sedentaria a la vuelta a hábitos saludables fuera de las viviendas.

Recuperar o iniciarse en la actividad física

Desde el blog Viajoven proponen 20 hábitos pequeños que podrían cambiar tu vida. Se trata de hábitos saludables de vida estructurados en grandes áreas: el estado físico, la salud mental, la vida laboral y las relaciones sociales.

En el aspecto físico, cuando se lleva tiempo sin practicar ejercicio o alguna modalidad deportiva, la clave radica en ir recuperando la actividad anterior de manera pausada y progresiva. Es posible que se haya perdido fondo físico o incluso motivación. La Fundación España Activa ofreció a principios de abril una serie de consejos con motivo del Día Mundial de la Actividad Física.

Esta entidad insise en armarse de fuerza de voluntad y constancia en la vuelta a la actividad física, para dejar que el organismo recupere su capacidad de intensidad y rendimiento. Es importante también encontrar motivación para volver a integrar la práctica deportiva con ganas e ilusión.

Cuando se pasan semanas en confinamiento, aunque se practique deporte en casa, es habitual perder equilibrio, coordinación, fuerza e interés por la práctica de actividad física.

Cuidar la dieta

Dieta completa y equilibrada, práctica de ejercicio físico, descanso placentero y alejarse del sedentarismo son las principales recetas para llevar una vida saludable. En las últimas semanas, estos cuatro pilares pueden haberse visto afectados.

La práctica de ejercicio físico se ha visto muy condicionada por no poder salir de casa. De manera irremediable, todos nos hemos vuelto temporalmente más sedentarios. Las rutinas de sueño y descanso también se han alterado y con respecto a la dieta, no son pocos los ciudadanos que han optado por introducirse de lleno en la comida rápida.

Una dieta completa es aquella que incluiye alimentos de toda clase, pero evitando los excesos. En la nutrición, no solo es importante la selección de alimentos, sino también los horarios de ingesta: desayuno, almuerzo y cena, con algún tentempié a media mañana y en la merienda.

Las verduras y las hortalizas, así como la fruta, deben aparecer en todas las comidas. En la dieta no pueden faltar legumbres, frutos secos, grasas saludables y alimentos ricos en proteínas. Los alimentos ultraprocesados, las harinas y el azúcar debemos evitarlos en la medida de la posible.

Recuperar hábitos de sueño

Un buen descanso es esencial para garantizar el buen funcionamiento del organismo. Esto implica no solo una mejor salud física, sino también intelectual. Dormir y descansar plácidamente es necesarios para recuperar energías y no perder lucidez.

El confinamiento ha alterado los hábitos de sueño en muchas personas. Al no tener que salir de casa y, en muchos casos, no poder trabajar, sus horarios se han visto trastocados. Con la fase de desescalada que se está iniciando ya en muchos países, se prevé que muchos empleos se puedan ir recuperando poco a poco. Ante esta situación, parece necesario volver a los ritmos de sueño adecuados.

Lo recomendado es dormir al menos siete u ocho horas diarias, porque así el cuerpo descansa y se recupera del desgaste diario. Entre los hábitos más recomendables, los expertos aconsejan no tomar cafeína ni productos excitantes cuatro o cinco horas antes de ir a dormir y evitar el uso de pantallas en la cama.

Cuidar las relaciones sociales

Otra de las cuestiones que ha virado por completo a una situación inesperada es la de las relaciones sociales. Este es, quizás, el aspecto que más va a tardar en volver a la normalidad. Vamos a tardar todavía unas semanas en volver a abrazar a nuestros seres queridos, a sentir su calor y su cariño, al menos de manera física.

Por este motivo, los mensajes y las videollamadas resultan tan reconfortantes. Asimismo, las notas de agradecimiento y los mensajes de ánimo y cariño siempre son bienvenidos. Los psicólogos recimiendan mostrar siempre agradecimiento a los demás, pues esto nos lleva a sentirnos mejor con nosotros mismos y a potenciar un mayor ambiente de paz.

La vida pasa, y sentirse frustrado o estresado solo es un modo de llenar de obstáculos el camino que nos lleva a alcanzar nuestros objetivos vitales. La vuelta a una nueva normalidad va a implicar que nos mantengamos fuertes y sanos, de ahí la necesidad de incorporar estos hábitos saludables de vida.

Más Noticias