Cómo adelgazar en 8 pasos sencillos

Ya sea que busque estrategias para mejorar su figura o sienta que su proceso de pérdida de peso se ha estancado, estos ocho pequeños cambios lo llevarán en poco tiempo hacia un cuerpo más delgado.

Por:  Nota de Prensa

Si acaba de empezar a perder peso, intente adoptar uno o más de los siguientes cambios en su estilo de vida. Sin embargo, si ya ha intentado perder peso por su cuenta y parece que no puede hacer que la balanza se mueva, considere la posibilidad de preguntarle a su médico sobre la posibilidad de contar con la ayuda de píldoras para perder peso como la fentermina, que pueden completar sus hábitos saludables y acelerar su transformación a corto plazo.

1. Tome más agua

Lo primero y más importante es asegurarse de tomar suficiente agua. Mantenerse hidratado no sólo favorece la pérdida de peso, sino que también le ayuda a mantener un peso más bajo cuando logre su objetivo. Esto se debe a que tomar agua fría estimula el metabolismo, promueve una digestión eficiente (reduciendo la inflamación y el estreñimiento), aumenta la saciedad e incluso puede hacer que se sienta con más energía.

Consuma por lo menos 2 litros de agua cada día, especialmente si hace ejercicio con regularidad, si vive en un clima muy caliente o frío, o si usted es más grande en tamaño que el adulto promedio.

2. Levante pesas

No siempre es necesario hacer horas de ejercicio cardiovascular cada semana para perder peso. Mientras que las actividades aeróbicas como correr, caminar, elípticas o nadar son indudablemente importantes para quemar calorías y adelgazar, el entrenamiento de fuerza también es crítico para su cuerpo.

Las actividades como el levantamiento de pesas y el uso de la máquina escaladora le ayudan a construir y mantener la masa muscular magra. Esto es importante porque los músculos queman más calorías que la grasa en reposo, pero desafortunadamente, la masa muscular disminuye naturalmente a medida que envejecemos. Los adultos con un mayor porcentaje de masa muscular magra son menos propensos a caerse, menos propensos a lesionarse y más capaces de mantenerse activos a medida que envejecen. Por lo tanto, la masa muscular magra es importante tanto para la pérdida de peso ahora como para el mantenimiento del peso a lo largo de la vida.

Si es posible, incluya entrenamientos de fortalecimiento al menos dos veces por semana.

3. Consuma un desayuno nutritivo

Coma más proteína para dar un impulso a sus esfuerzos de pérdida de peso. La proteína se digiere más lentamente que los carbohidratos, por lo tanto, incluir al menos un poco de proteína en cada comida y merienda le ayuda a llenarse más rápido y a mantenerse satisfecho por más tiempo. Asegúrese de incluir muchos alimentos ricos en proteína como carne magra, aves, pescado, huevos, tofu o frutos secos, además de alimentos comunes ricos en carbohidratos como el pan, la pasta, el arroz o la fruta.

Curiosamente, la elección del desayuno puede ser especialmente importante. Un estudio descubrió que las mujeres que desayunaban huevos mientras hacían dieta perdían un 65% más de peso que sus homólogos que seguían la misma dieta pero comían un carbohidrato simple en el desayuno.

4. Disfrute un café o té verde

Tanto el café como el té verde estimulan el metabolismo para que la pérdida de peso sea más fácil y rápida, pero estas dos bebidas logran este objetivo de maneras ligeramente diferentes.

La cafeína estimula temporalmente el metabolismo y aumenta la quema de grasa. Sin embargo, es mejor tomar el café en su forma original ya que cualquier beneficio potencial se deshace rápidamente si se mezcla con azúcar, sabores artificiales u otros complementos menos saludables.

El té verde también contiene una pequeña cantidad de cafeína, pero sus beneficios para la salud provienen principalmente de su alto contenido de antioxidantes (catequinas). Estos compuestos aumentan la quema de grasa y estimulan el metabolismo para ayudarle a perder peso.

5. Olvide el azúcar y agregue picante

Si quiere adelgazar, añada un poco más de picante a su cocina. La pimienta de cayena tiene la capacidad de estimular el metabolismo y quemar la grasa. Por lo tanto, agregarla a las recetas de todos los días puede reforzar sus esfuerzos de pérdida de peso. Sin embargo, tome en cuenta que los efectos de la misma son más pronunciados en las personas que no están acostumbradas a comer mucha comida picante y tienden a disminuir con el paso del tiempo.

A medida que aumente el condimento, intente también reducir el azúcar en sus comidas diarias, en especial, los edulcorantes que se añaden a los alimentos en el procesamiento de los mismos. Estos azúcares como el jarabe de maíz de alta fructosa ofrecen poco valor nutritivo, pero añaden cientos de calorías adicionales a la comida de todos los días. Como resultado, el consumo de muchos azúcares añadidos se correlaciona con un mayor riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas. Los expertos recomiendan limitar la ingesta de azúcares añadidos a no más de 100-150 calorías por día. En su lugar, disfrute la dulzura natural de una fruta fresca.

6. Cambie sus platos

Otra forma simple pero efectiva de aumentar la pérdida de peso es cambiar los platos grandes por otros más pequeños. Los estudios demuestran que comer en platos más pequeños hace que la gente se sirva menos comida, lo que a su vez significa porciones más pequeñas y menos desperdicio de comida. Todos ganan.

Curiosamente, sustituir los platos de color neutro por platos azules también puede ayudar. El razonamiento detrás de este efecto es que las personas son menos propensas a comer en exceso cuando hay un alto contraste visual entre el plato y la comida, y no hay alimentos azules naturales.

7. Cuide su digestión con un priobótico

Algunas investigaciones sugieren que la mala salud intestinal está relacionada con la obesidad. Los probióticos pueden ser beneficiosos para la pérdida de peso porque pueden ayudar a restablecer la salud intestinal fomentando el equilibrio adecuado de las bacterias beneficiosas en el intestino. Por ejemplo, un estudio descubrió que tomar un probiótico específico, Lactobacillus rhamnosus, ayudaba a las mujeres obesas a perder peso.

8. Considere tomar un supresor de apetito

Si ha intentado perder peso con dieta, ejercicio y otros cambios en su estilo de vida y no ha conseguido resultados satisfactorios considere hablar con su médico sobre todas sus opciones.

Su médico puede diagnosticar condiciones subyacentes que pueden estar interfiriendo con su capacidad para perder peso (o mantenerse), como el síndrome de ovario poliquístico (PCOS) o el hipotiroidismo. También puede hablarle sobre los supresores del apetito, como la fentermina (Acxion, Sentis). Estas pastillas reguladas con receta médica han demostrado ser eficaces cuando se usan en combinación con los cambios adecuados en el estilo de vida, pero también conllevan un grave riesgo de efectos secundarios. Siempre consulte con su médico sobre las ventajas y desventajas de cualquier método o medicamento antes de tomarlo.

Más Noticias